Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

José María Aznar critica al Gobierno socialista

05/02/2010 12:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Miguel Sala

Seguramente José María Aznar tiene algo de culpa en la imagen que muchos guardan de él. Y me refiero a su imagen exclusivamente. Aznar no pasó por la historia de España siendo un político simpático, dicen sus detractores; aunque a mí, que soy de los que defienden a Aznar – reconociendo también sus errores – como el mejor gobernante desde Canovas, me tiene sin cuidado la simpatía de un presidente, porque me interesan más sus ideas y sus resultados.

Si algo me frustra cuando participo en alguna discusión sobre política, y concretamente sobre este asunto, es comprobar casi invariablemente que la cultura y la preparación del español medio sobre la materia son muy escasas. La mayoría de las críticas y descalificaciones que he escuchado sobre el expresidentes y su mandato se basaban en dos argumentos: Aznar tenía bigote y metió a España en la guerra de Irak. Con semejante argumentarlo, no es de extrañar e que las campañas de difamación y las cadenas de sms tuvieran tanto éxito durante los días posteriores al 11-M.

Hace un par de días que José María Aznar hizo unas declaraciones criticando al gobierno socialista y su gestión económica durante los pasados años. El ministro socialista Alonso contestó a tales declaraciones asegurando que Aznar hablaba desde el rencor, y pretendió dar lecciones de liderazgo al Partido Popular, precisamente en el momento actual, en el que dentro del PSOE hay quien empieza a cuestionarse la continuidad de ZP como presidente del gobierno y líder del partido socialista.

Aznar no fue un presidente perfecto. También cometió errores y se dejó llevar por la inercia de la mayoría absoluta durante su segunda legislatura. Pero los hechos están ahí, sustentados por estadísticas y cifras. Las legislaturas de Zapatero jamás podrán compararse a los logros de las de Aznar, ni la capacidad resolutiva de los gobiernos socialistas se acerca al coraje con el que, a partir de 1996, el gobierno de Aznar decidió afrontar los problemas económicos que asolaban España, en lugar de negarlos u ocultarlos.

En realidad las palabras de Aznar, que van más allá de la mera declaración política para convertirse en testimonio de la tragedia económica y social que sufre España, son un recordatorio más de la constatación de la mentira socialista. Los españoles de izquierda, centro o derecha, deberían en estos tiempos dejar a un lado los respectivos sectarismos de ideología y de partido, y reconocer que la realidad actual es testigo de cargo contra un gobierno al que los hechos, día a día, dejan por mentiroso absoluto. La última polémica sobre la ampliación de la edad de jubilación, las continuadas y fallidas promesas de recuperación económica, la negación sistemática de la existencia de la crisis económica y su posterior recesión, la creación de nuevos medios de comunicación y la intervención política en otros para blindar a Zapatero contra la libertad de información, las sentencias firmes, como el caso Prestige, que han venido a demostrar que el PSOE, en su etapa de oposición, fue manipulador de noticias y voluntades, o la ocultación de gravísimos escándalos como no se han dado otros, excepto algunos comparables en la época felipista, destapan la verdadera categoría moral no solo de Rodríguez Zapatero y su gobierno cómplice, también de los responsables socialistas que han participado en tantas maniobras de esta clase.

En el discurso adjunto, José María Aznar incide en uno de los puntos débiles de la política energética y económica: la fragilidad de recursos y suministros españoles para mantener las necesidades energéticas y de crecimiento de España. También en este campo, el gobierno socialista de Zapatero ha decidido llevar a la nación a la completa dependencia del exterior, con su política antinuclear basada en energías alternativas que aún no son capaces de suministrar la demanda necesaria del tejido eléctrico español.

Clases Medias Aragón


Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
122
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.