Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bankimia escriba una noticia?

Más jueces consecuentes y sensatos: ahora es Barcelona quien no permite continuar la ejecución tras la subasta

16/02/2011 15:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Chantal Català

Català Advocats

A través de un usuario de twitter he conocido un auto dictado por la Magistrado Juez del Juzgado de Primera Instancia nº 44 de Barcelona, notificado el 14 de febrero, día de San Valentín.

Siguiendo la línea primeramente conocida de Estella, resuelve que no ha lugar a la continuación del procedimiento de ejecución por las cantidades que la parte ejecutante solicita (diferencia entre valor de adjudicación e importe del principal de la deuda), aunque le deja abierta la vía de ejecución por las cantidades que en su día puedan resultar de la tasación de costas y liquidación de intereses que se practiquen (que ya será dinero).

En esta ocasión el bien hipotecado estaba tasado a efectos de subasta en 312.500, 00 euros y la deuda que se ejecutaba era de 254.343, 73 € de principal. El principal sería lo que se debía cuando se inicia el procedimiento, normalmente las cuotas mensuales impagadas con sus intereses moratorios y el resto del préstamo que queda pendiente.

Al no haber postores el banco acreedor ejecutante pide su adjudicación por el 50% del valor de tasación, es decir 156.250 € , que se acuerda, por así decirlo la ley, el 24 de enero de 2011. A los diez días naturales, el famoso banco solicita que prosiga la ejecución por la diferencia, que si no me fallan las matemáticas son 98.093, 73 euros.

La Magistrada Juez de Barcelona se lo deniega. El auto es todavía apelable y seguro que se apelará, el banco no tiene nada que perder (pues no parece personado el deudor, por lo que no habrá costas) y sí mucho que ganar (unos cien mil euros si los encuentra).

Argumentación del Auto del Juzgado de Barcelona

Lo importante: la argumentación.

Como considero que la misma es muy clara, la reproduzco íntegramente, subrayando lo más importante.

"El artículo 579 de la LEC establece " cuando la ejecución se dirija exclusivamente contra bienes hipotecados o pignorados en garantía de una deuda dineraria se estará a los dispuesto en el capítulo V de este Título. Si, subastados los bienes hipotecados o pignorados, su producto fuera insuficiente para cubrir el crédito, el ejecutante podrá pedir el embargo por la cantidad que falte y la ejecución proseguirá con arreglo a las normas ordinarias aplicables a toda ejecución".

Más sobre

Partiendo del referido precepto, aunque la redacción literal del mencionado precepto no parece ofrecer dudas interpretativas, ello no quiere decir que pueda ser siempre y en todo caso aplicable.

Así, con carácter general no se puede olvidar que la ejecución no debe atender a criterios puramente formales y rigoristas, sino simplemente a dar satisfacción al acreedor, ya que existiendo una deuda que no paga el ejecutado, a través del procedimiento de ejecución, lo que hacemos es proceder a la subasta del bien hipotecado por el ejecutado-deudor, finalizando el procedimiento.

Lo que se observa en el presente caso, es que el ejecutante a través del mecanismo del artículo 671 de la LEC se adjudica el bien por una cantidad IGUAL al 50% del valor de tasación, por lo que el valor de dicha adjudicación resulta insuficiente para el pago total de la cantidad reclamada por principal, intereses y costas.

Ahora bien, la especialidad con la que nos encontramos, en el caso que nos ocupa es la confrontación entre el valor de adjudicación (156.250 € ) y el valor real o tasado por la parte ejecutante del bien hipotecado a efecto de subasta (312.500 € ) siendo la reclamación por principal la de 254.343, 73 € , cantidad inferior a la de tasación.

No debe olvidarse que la adjudicación no se produce a favor de un tercero, en cuyo caso el ejecutante recibiría solo el valor de la adjudicación o aprobación de remate, sino a favor del propio ejecutante que, si bien, nominalmente paga por el bien una cantidad igual al 50% del valor de tasación, en su patrimonio no entra con tal valor sino el real del mercado que, atendiendo a la valoración de la subasta acordada en la escritura de crédito hipotecario es de 312.500 € .

Es decir, el valor de mercado del bien hipotecado y subastado supera la cantidad reclamada por principal, no habiéndose efectuado por el momento la tasación de costas ni liquidación de intereses en la ejecución hipotecaria.

Por todo ello es evidente que la petición de la continuación de la ejecución solicitada por la parte ejecutante no es procedente, dado que la parte ejecutante ha logrado la satisfacción de su crédito mediante la adjudicación del bien, por lo que la pretensión se muestra abusiva para el presente caso concreto, y no solo por los principios que inspiran este procedimiento, sino por los principales del art.11 de la LOPJ, que proscriben el atender cualquier petición que supongan un manifiesto abuso de derecho, como sería el hecho de que a pesar de que el bien adquirido por el ejecutante tiene un valor superior a la deuda del principal.

El ejecutante se extralimita en su petición, como consecuencia real, por lo que la ley debe privarla de protección al suponer un perjuicio para el ejecutado.


Sobre esta noticia

Autor:
Bankimia (4546 noticias)
Fuente:
bankimia.com
Visitas:
146
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.