Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan B. Viñals Cebriá escriba una noticia?

El jueves día importante en la Valencia antañona

13/12/2011 21:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Miscelaneas de la Valencia de otros tiempos

Los que nos encontramos metidos de lleno en eso que en los últimos tiempos se ha dado en llamar la tercera edad y que algunos de nosotros octogenarios nos sentimos tan gozosamente incluidos en lo de tercera edad.

Cuando los de la llamada tercera edad vemos fotografías como la que nos precede de inmediato nos vienen al pensamiento remembranzas que descollaron en aquella Valencia antañona.

En nuestra ciudad, -incluso en nuestra región, en otros tiempos el dijous (jueves), era un día muy señalado, -donde se celebraba entre otros y aún se celebra el histórico Tribunal de las Aguas que nació en el siglo X y que continúa vigente al día de hoy y cuya sesión pública semanal tiene lugar como todos sabemos los jueves en la Puerta de los Apóstoles de la catedral, en el mismo lugar donde fue fundada nuestra ciudad.

Recordar que aquellas primeras reuniones del milenario Tribunal de las Aguas se celebraban en la puerta de la antigua mezquita debido a que no se podía acceder a ella.

Otros de los acontecimientos (ahora desaparecidos), y que antaño despertaban inusitado interés entre nuestros labradores, -era el mercado de ganado equino.

Estas pequeñas aportaciones son debidas a los conocimientos que poseía mi muy querido abuelo paterno quien muy pacientemente me explicaba.- “Que desde muy joven y durante toda la vida se había dedicado a la profesión de –“corredor d'orella-". Apelativo de aquella desaparecida profesión en aquellos tiempos tan enraizada entre los labradores y ganaderos de las tres provincias valencianas.- “Corredor d'orella”-, hemos de significar que se trataba de un oficio de hombres que gozaban de toda credibilidad y que mediaban entre vendedor y comprador para que la operación en ciernes llegara a feliz termino con la complacencia y satisfacción de ambas partes.

Mi abuelo me explicaba.- “Los primeros tratos de compra venta de caballerías que se hicieron en Valencia tuvieron lugar frente a la Lonja después se trasladaron a la calle de las Barcas, y tiempos después concretamente en el año 1880 se celebraba en la calle Guillén de Castro cerca de la calle Hospital y finalmente se celebraba en el puente de Serranos " (1).

Una anchurosa rampa junto a la derecha del puente de Serranos daba acceso desde 1886 al mercado de las caballerías que todos los jueves por la mañana se celebraban en la planicie de esa parte del lecho del río Turia donde personas y caballerías llenaban de bullicio ese tramo del río llegando más allá del pont de Fusta.

Muchos de aquellos labradores tanto los compradores como los vendedores (venían acicalados con las típicas blusas negras) y aprovechaban las tardes de asueto en la gran ciudad, para visitar alguna de aquellas casas licenciosas o 'mueblés' que se encontraban en aquellas calles o callejas tan peculiares, alrededor del Mercado de Abastos o bien visitaban el City Bar, frente a la plaza de toros donde por las tardes celebraban unos modestos varietés en un ambiente sobrecargado del buen aroma de los puros habanos o el intransferible olor de los puros “caliqueños” que fumaban los menos favorecidos económicamente, otros, aprovechaban las tardes de asueto en la gran ciudad para ir a presenciar en el originario Trinquete de Pelayo donde los jueves se organizaban ex profeso para los huertanos del -mercat de cavalls- aquellas tan disputadísimas -partides de pilota-.Milo, en algunos de sus escritos hace mención a esa circunstancia.

Y por último no olvidemos que el jueves por la tarde era festivo por antonomasia para las muchachas que trabajaban como empleadas de hogar y que por entonces se les llamaba –criadas o sirvientas- y que las tardes de los jueves llenaban los paseos con aquellos atuendos o uniformes tan peculiares que algunas de aquellas muchachas se les obligaba a vestir de esa manera diferenciada para distinguir quien era la sirvienta y quien la señora.

1 Traducido del Valenciano

Foto.-Julio Cob


Sobre esta noticia

Autor:
Juan B. Viñals Cebriá (1591 noticias)
Visitas:
1280
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.