Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Evagomez escriba una noticia?

Julián Simón, campeón del mundo de 125cc

19/10/2009 08:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El piloto español se proclama vencedor en el GP de Australia a dos carreras del final del mundial

Rebotado del dos y medio, donde corrió los dos últimos años y dejó entrever la calidad que escondía pero no pudo ratificarlo con resultados de altura (no logró ninguna victoria), Julián Simón (Toledo, 1987) ha podido al fin autoconvencerse de que sirve para esto de las motos, que es bueno, como dice él mismo, una vez que ya tiene en el zurrón su primer título mundial, en este caso de 125cc. Así, Simón se convierte en el undécimo español que logra un campeonato del mundo de motociclismo, y al mismo tiempo coge impulso para afrontar el reto que se le plantea de cara a la próxima temporada, cuando afrontará su primer curso en Moto2, la nueva categoría que se pone en marcha en 2010. Allí, otra vez, volverá a ser uno de los principales candidatos a la victoria final. Tras el gatillazo que le sobrevino en Estoril, hace dos semanas, al rodar por el suelo mientras lideraba la prueba en solitario y circulaba como virtual campeón, el toledano debía cruzar bajo la bandera de cuadros, en Phillip Island, por delante de Nico Terol y de Bradley Smith. Lo ha hecho por delante de ellos y de todos los demás, a lo grande, tras atar en corto al británico y darle una estocada, en una frenada milimétrica al abordar una curva a la derecha, en la última vuelta.

Esta corona le vendrá de perlas a Simón, un piloto del que nadie en todo paddock tiene una sola palabra torcida, que es afable y encantador fuera de la pista y una máquina de precisión suiza cuando se sube a la moto y salta a la arena. En este sentido, las horas y horas que se ha pasado subido a una máquina de motocross, dando brincos de acá para allá, entrenando, han jugado un papel decisivo porque le han ofrecido una técnica depuradísima que salta a la vista en el asfalto. "Es increíble cómo cruza la moto, cómo derrapa, algo casi inaudito en 125cc", asegura Emilio Alzamora, campeón del mundo del octavo de litro en 1999. Aún hoy sale a entrenar muchos días con Jonathan Barragán, uno de sus amigos de la infancia, con el que coincidió en sus inicios en el cross, que forma parte del equipo oficial de KTM que participa en el campeonato del mundo y que se ha convertido en uno de los mejores especialistas del momento. "Julián ha sabido llevar a la velocidad la técnica que emplea en el motocross", explica Barragán. Y añade: "Está muy fuerte y es muy hábil, por eso creo que aún le irá mejor el año que viene, cuando lleve una moto un poco más grande".

Otro de los que mejor conoce a Simón es Dani Pedrosa, uno de sus amigos en el paddock, fruto de los años que ambos coincidieron bajo el paraguas de Alberto Puig, el agente de Pedrosa. "Ya de muy pequeños, yo terminé el tercero en el campeonato de España de minimotos de 1997 y él fue campeón en motocross (alevín). Allí me fijé en él", reconoce el catalán, que a la hora de describirlo en una frase lo tiene muy claro: "Es muy buena persona. Yo le digo siempre que tiene que aquí, en el Mundial, tiene que ser un poco más canalla", conviene Pedrosa.

La relación con Puig terminó hace dos años, cuando Simon fichó por el equipo oficial KTM de la categoría de plata. La escapada del Mundial de las motos naranjas, que este año ya no han competido en dos y medio, hizo que Simón se replanteara el futuro y que finalmente decidiera dar un paso atrás, descender de categoría, rearmarse, para volver a subir más adelante con mucha más fuerza. Aspar, un especialista en revitalizar pilotos - recuperó a Álvaro Bautista, que fue campeón hace tres años -, le abrió las puertas de su estructura, que es la referencia de la categoría. Junto al equipo del piloto valenciano, el toledano se ha encontrado un grupo de lo más humano que desde el primer momento se pusieron a su lado y le animaron, conscientes del potencial que había dentro de él. "Además de servirme a mí para confirmarme, este título también es del equipo, también les sirve a ellos porque ratifica el potencial que tienen", zanja el flamante campeón. Esta noche, en Pinos, uno de los pocos restaurantes que hay en Cowes, el pueblo más cercano a Phillip Island, habrá fiesta y de las gordas. Paga Simón.


Sobre esta noticia

Autor:
Evagomez (25 noticias)
Visitas:
207
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.