Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

Julio González visita a Picasso en Málaga

18/06/2009 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Fundación Picasso Casa Natal de Málaga, en colaboración con el IVAM valenciano la exposición Julio González. Los límites del metal, una exposición que exhibe 14 esculturas, 17 dibujos, 6 relieves, 2 pinturas, 12 piezas de orfebrería y un grabado del artista Julio González que forman parte de los fondos de la colección del IVAM.

La muestra reúne la diversidad de técnicas y lenguajes utilizados en a lo largo de su trayectoria artística y están representados los periodos creativos de su cronología: desde su pintura y orfebrería de principios del siglo XX, a sus experimentos figurativos iniciados en la década de los años 20, e incluye tanto sus grandes esculturas de los años treinta como algunas obras realizadas en los últimos meses de su vida. En la exposición se puede ver, también, la única obra hecha en común por Picasso y Julio González, un grabado de 1929-1930 y una significativa selección de piezas de joyería realizadas entre 1908 y 1940.

Uno de los grandes

Julio González (Barcelona 1876, París 1942), es uno de los principales escultores del siglo XX. Su obra se encuentra distribuida entre los más importantes museos de arte moderno entre los que destacan las colecciones del Musée National d'Art Moderne (Paris), la del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid), y del Museum of Modern Art de Nueva York. La colección considerada como la más completa de las existentes sobre la obra del escultor es la del IVAM, que consta de aproximadamente 394 obras (esculturas, dibujos, orfebrería, pinturas y relieves). La Colección Julio González del IVAM se inició en 1985 a partir de adquisiciones y donaciones.

Julio González realizó sus primeros trabajos artísticos mientras seguía el proceso de aprendizaje del oficio paterno en el taller de forja artística que su familia regentaba en Barcelona. Fue durante sus años de formación en la Escuela de Bellas artes de la Lonja de Barcelona cuando se produjeron los primeros encuentros de los hermanos José y Julio González con Pablo Picasso.

Más sobre

En 1900 Julio González se trasladó a París con su familia e instaló un taller de orfebrería, que sería prácticamente la única fuente de ingresos de Julio González a lo largo de su vida y también su ocupación principal hasta los comienzos de la década de los años 20. Antes de este periodo, además de su dedicación a la orfebrería, Julio González había cultivado también la pintura y la escultura, bajo las influencias del Modernismo y del Novecentismo y en su escultura aparecen referencias a Rodin, a Maillol y a Gauguin, (de cuya obra pudo tener conocimiento a través de su amigo Paco Durrio) Algunos de los temas de estas obras de juventud, como la maternidad o la mujer peinándose, se mantuvieron en su obra posterior, así como ciertos rasgos de su personalidad artística, como la sensibilidad por los materiales pobres, la austeridad de recursos expresivos o la emotividad contenida.

Relación con Picasso

Hacia 1928, el interés de Picasso por la escultura en metal, le condujo al taller de Julio González para aprender la técnica de la soldadura, hasta 1931 ambos amigos compartieron horas de trabajo, aportaron soluciones técnicas en la creación de obras de gran audacia formal, fue de esta experiencia de donde surgió el Picasso escultor y Julio González definió su vocación por la escultura empleando el hierro y la soldadura.

La obra de Julio González aunque inicialmente acusa la influencia del modernismo alcanzó a consolidar una transacción entre realidad y abstracción, supone una vía intermedia entre el clasicismo de la masa con forma humana y la construcción del volumen abstracto, incluso en sus obras más próximas al cubismo en sus esculturas plasma variaciones sobre el cuerpo humano que conviven con una arquitectura abstracta. Julio González inventó un estilo directo, ascético, que transforma la realidad en signos, que pueden ser vistos como abstractos, en algunas de sus obras la materia se reduce a líneas que acotan un vacío y constituyen "un dibujo en el espacio". Julio González recuperó un material para la escultura, el hierro y enseño una nueva manera de trabajarlo para los fines del arte.


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
626
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.