Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Granadanews escriba una noticia?

La Junta de Andalucía invierte 26.500 euros y doce meses en la restauración de la Virgen del Rosario de Santo Domingo

07/10/2010 14:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La delegada del Gobierno elogia el trabajo de recuperación de la escultura del XVI realizado en los talleres del Instituto Andaluz de Patrimonio

La delegada del Gobierno, María José Sánchez y Cultura, acompañada por el delegado de Cultura, Pedro Benzal, ha presentado hoy la talla de la Virgen del Rosario que ha sido restaurada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía a través del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico y devuelta a su lugar de origen en el convento dominico de Santa Cruz la Real de Granada antes del día de la celebración de su santo, el 7 de octubre. La restauración ha supuesto una inversión de 26.500 euros y doce meses de trabajo.

La imagen de la Virgen recibe culto en el magnífico camarín de estilo barroco, realizado en el año 1695, obra de Melchor de Aguirre. Es titular de la Archicofradía del mismo nombre cuya fundación se llevó a cabo a finales del siglo XV en el citado convento, orden vinculada con esta advocación mariana. Por sus características morfológicas y estilísticas la imagen de la Virgen pudo haber sido realizada en el siglo XVI. Sin embargo el vestido de plata que lleva fue realizado en 1628 aunque el Niño no lo conserva.

La indumentaria de plata de la Virgen se compone de una saya entera con mangas de punta colocada sobre el cuerpo y el verdugado. Estas dos prendas eran las más características del vestido femenino español de ceremonia durante la segunda mitad del siglo XVI y principios del XVII. El cuerpo era un corsé rígido colocado en punta encima de la falda y sobre la camisa, forrado de una tela basta y bordeado de alambre, que alargaba el talle y comprimía el pecho de la mujer. El verdugado era una enagua armada con aros de alambre o madera para ahuecar las faldas y darle un aspecto acampanado y sin arrugas. Esta vestimenta se reproduce en el retrato que el pintor Sánchez Coello realizó en 1571 a Ana de Austria, esposa de Felipe II, su traje refleja perfectamente la moda femenina de la segunda mitad del siglo XVI.

En esta época el recato en el traje femenino llegaba a tal extremo que para impedir que los pies quedaran a la vista cuando las damas se sentaban se había provisto a las faldas de un alto pliegue como se observa en el citado retrato y reproduce también el vestido de la Virgen del Rosario. Ésta última presenta además un recogido por detrás creando una serie de plegados en paralelo.

El vestido está ornamentado con piedras de colores colocadas sobre elementos que simulan un sol o una estrella y otras aplicaciones que son los anagramas del Ave María la A y M entrelazadas y el de Jesús Hombre Salvador, JHS, con los tres clavos de Cristo, ambos anagramas llevan encima una corona. En la cenefa decorativa central aparecen también unos elementos que podrían simular las cuentas del rosario.

Al parecer durante la invasión francesa fue expoliado dicho vestido de plata de las piedras preciosas que tenía. Gómez Moreno en su Guía de Granada, publicada en 1892, comenta es una ‘ bonita escultura del siglo XVI, cuyo vestido de plata fue hecho en 1628 conforme a la moda entonces reinante, pero siempre está cubierto con otros de ricas telas por hallarse algo maltratado’ .

Además la indumentaria de la imagen se completa con un rostrillo y un velo que se le colocó en una restauración realizada en 1960 por el orfebre Miguel Moreno.

En esta restauración se repusieron las piedras que faltaban y se le hizo una manteleta. Posteriormente a finales de los años noventa del siglo XX fue de nuevo restaurada la imagen.

El proyecto de intervención ha comprendido tanto la restauración de los elementos escultóricos de la talla, cabeza y manos de la Virgen e imagen del Niño, como de la indumentaria de plata.

La labor de conservación restauración realizada se ha desarrollado según los contenidos del Informe Diagnóstico y Propuesta de Intervención en la imagen de la Virgen del Rosario, formulado por el IAPH.

En primer lugar se llevaron a cabo los estudios previos: estudio con microendoscopia óptica, examen de la obra con iluminación ultravioleta, toma de muestras tanto de los componentes metálicos como de la policromía para conocer la composición de los materiales constitutivos de la obra, estudio estratigráfico de la superficie con policromía constatando la presencia de tres capas superpuestas y estudio gemológico.

Mediante los estudios previos se ha podido conocer en mayor profundidad las características técnicas de la escultura y de la indumentaria de plata. Se ha podido constatar que el soporte correspondiente a la saya es un cono realizado mediante la unión de tablas de madera que en la indumentaria propia de la época se corresponderían con el verdugado, armazón de aros, cuya función sería la de mantener rígida la saya. Las láminas metálicas correspondientes al corsé rígido están claveteadas sobre un soporte de madera ahuecada en el que se inserta la cabeza de la Virgen. En la parte superior de los laterales la madera presenta dos grandes agujeros por los que se introducen los pernos de las mangas.

La imagen descansa sobre una peana tallada con sendos orificios en los laterales por donde se introducen las andas cuando se traslada y que también ha sido objeto de la intervención. Es una pieza plana moldurada en sus extremos, de forma octogonal, compuesta por varios tablones ensamblados y reforzados mediante clavos y espigas.

Entre las alteraciones que presentaban las imágenes se podían destacar las pequeñas lagunas en la policromía y el desgaste que se observaba en algunas zonas por el roce de los atributos y adornos metálicos como corona, zapatos y joyas.

Además el Niño tenía fracturados los dedos de la mano izquierda debido a una incorrecta colocación del cetro. Las principales alteraciones entre las que destacan las fisuras, la falta de adhesión al soporte y las lagunas, afectaban a los estratos policromos. Por otro lado, la capa de suciedad y polvo depositada sobre la superficie pictórica confería un aspecto manchado a la policromía.

Por lo que respecta a los elementos metálicos que conforman la indumentaria podemos mencionar la suciedad generalizada por la presencia de distintos productos utilizados a lo largo del tiempo para limpiar la plata que se han ido acumulando en los lugares más inaccesibles, la presencia de una capa desigual de sulfuro de plata, la pérdida de elementos decorativos, la presencia de elementos sueltos o desplazados de su ubicación original, las abolladuras en las láminas metálicas y el rayado de su superficie, las pérdidas de esmaltes especialmente en el caso de los remaches, la sustitución de sistemas de anclaje originales de plata por otros menos estables como en el caso de las puntas y clavos de hierro o el desgaste del dorado en los motivos decorativos superpuestos.

La intervención ha consistido en primer lugar en el desmontaje del velo, la imagen del Niño, las mangas y la peana para poder tener acceso al interior de la obra y conocer su estado de conservación como paso fundamental para establecer las pautas de intervención, especialmente en el caso de la estructura de madera.

A continuación se llevó a cabo la limpieza superficial de la policromía, fijación de las zonas con peligro de desprendimiento, estucado de lagunas y reintegración cromática en la talla. Al mismo tiempo se realizó la limpieza del interior de la estructura de madera como de las piezas metálicas. También se ha procedido a la fijación de los elementos metálicos decorativos que se encontraban sueltos, la reubicación de los que estaban desplazados de su sitio. Además se han diseñado elementos nuevos, discernibles de las originales, que se integran estéticamente en el conjunto y se han repuesto las gemas que faltaban con vidrio incoloro para recuperar la lectura de la obra.

Por último se realizó el montaje de todos los elementos anteriormente mencionados. Y se aplicó una protección a la superficie metálica con dos capas de una resina acrílica que tiene la finalidad de aislar el metal del entorno para retrasar posibles fenómenos de oxidación.

A esto hay que añadir la intervención en la peana que ha consistido en la eliminación de la repolicromía de purpurina plateada, consolidación y reintegración del soporte y de la policromía, estucado, reintegración cromática y protección final.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Granadanews (3994 noticias)
Fuente:
granadanews.es
Visitas:
188
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.