Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Paco Bono escriba una noticia?

La auténtica telebasura

18/02/2010 10:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Uno ha llegado a la conclusión de que la televisión, si bien entretiene, no informa, sino que inocula breves noticias que se suceden con premeditación, banalizando los asuntos importantes y mezclándolos de forma superficial con otros que carecen de interés público

El otro día, mientras hacía zapping, pues uno es humano y, en ocasiones, se deja caer por la caja tonta, visioné durante unos minutos un programa de humor de Antena 3 cuyo título rezaba “La Escobilla Nacional”. Si el nombre ya resultaba chocante, no digamos el contenido, un remolino de imitaciones, a cual más ácida y satírica, de los acaudalados y frívolos personajes de la prensa del “corazón”.

Allí aparecía Ángel Yácer, presentador del espacio, acompañado de Jesús Mariñas y Jesús Mariñas clon. Aunque el imitador no interpretaba mal su papel, no es menos cierto que, en esta ocasión, el original resultó más convincente que la réplica. Mostrarán sorpresa y sentirán curiosidad por saber la razón de que haya emprendido la redacción de este escrito con semejante esperpento paródico y mediático.

Muchas veces nos obcecamos en brindar protagonismo a personas que no aportan nada, aunque parlamenten como los ángeles “del infierno”, y obviamos aquellas entrevistas distendidas en las cuales se suelen escapar mensajes la mar de acertados e interesantes. Algo así percibí cuando observé cómo Ángel inquiría la opinión de Jesús acerca de los contenidos de la televisión en España y esgrimía la siguiente pregunta:

- Querido Jesús, ¿qué te parece que a los programas del corazón se los califique como “telebasura”?

Mariñas observó con atención, frunció el ceño y tensionó el contorno de sus ojos en un intento de seducción. Después se acarició la barbilla y contestó con calma:

En cambio, otros programas, como 59 segundos, transforman y frivolizan con la realidad y las miserias de los ciudadanos, practicando el engaño y tratando de condicionar a los televidentes

- Verás, Ángel. Nosotros, quienes nos dedicamos a la llamada prensa “rosa”, vivimos de retorcer y parodiar el ficticio mundo del corazón. Nuestra labor se desarrolla como un juego cuyo fin es el mero entretenimiento, y del cual se benefician tanto los informadores como, por supuesto, los protagonistas de la noticia, cómplices de la sátira. En cambio, otros programas, como 59 segundos, transforman y frivolizan con la realidad y las miserias de los ciudadanos, practicando el engaño y tratando de condicionar a los televidentes con el único objetivo de servir a los intereses del grupo periodístico al que pertenecen, y a sus propósitos políticos y empresariales. Eso sí que es televisión basura.

Es posible que no me haya ceñido a las palabras exactas, dado que, de la visión, he pasado a la visualización para lograr plasmarlo en papel. Pero sí recuerdo perfectamente como el público del plató dedicó una gran ovación al popular periodista. El clon, por contra, pasó a la sombra. Enseguida, Yácer cambió de tema y nuestros protagonistas comenzaron a hacer el idiota con horteras vestimentas. El espectáculo se transformó en la clásica bufonada aburrida. Cambié de canal y recapitulé. En ocasiones, la casualidad permite disfrutar de una nota de humor que dignifica la triste realidad de quienes sufren.

Uno ha llegado a la conclusión de que la televisión, si bien entretiene, no informa, sino que inocula breves noticias que se suceden con premeditación, banalizando los asuntos importantes y mezclándolos de forma superficial con otros que carecen de interés público. Los programas de debate político en España no actúan con menos cinismo, cuando esgrimen la farsa del bueno y el malo, los azules y los rojos, forjando eternas discusiones en las que los tertulianos interpretan su papel a golpe de grito, como sicarios al servicio de intereses partidistas o empresariales. ¿Acaso no se puede determinar esta actitud como corrupta con repecto a la información?

Mientras ciertos personajes se llenan los bolsillos juzgando las desgracias ajenas, los damnificados se ven reducidos a cobayas en su cruda realidad. Luego se quejarán de intrusismo periodístico. Si internet se ha convertido en el último refugio para la libertad y la verdad, será porque la mayoría de medios se nos antojan una comedia. Y es que cada cual defiende lo suyo, pero esta vez tenía razón Jesús Mariñas.

Paco Bono

Para ver más contenidos mi blog personal: http://www.pacobono.com

Colaborador en http://www.espana-liberal.com


Sobre esta noticia

Autor:
Paco Bono (52 noticias)
Visitas:
903
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.