Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

La cultura de la dimisión

29/08/2019 19:56 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Facua presenta una querella en los juzgados de Sevilla contra la empresa Magrudis, fabricante de la carne mechada contaminada con 'Listeria monocytogenes'

Dimitir es un acto de decencia, y se ha perdido esta decencia de dimitir en la política española, si es que alguna vez la tuvimos. Y es que la renuncia a un cargo no se ve como un gesto honorable, sino como una manera vergonzante de claudicación, de derrota, fracaso o derrota, acaso de fragilidad personal y descrédito para el partido. Al contrario de lo que ocurre en el resto de Europa, aquí el que dimite es porque es un indolente.

Esto ha traído un incremento de pícaros y corruptos, ávidos y despreocupados en el ámbito político y social que han hecho de nuestro país una España putrefacta y decrépita. Es verdad que robar no es nuevo. Ni tampoco permitirlo por omisión. Lo nuevo es la gangrena ética y moral a que nos están habituando estos parásitos, garrapatas chupa-bienes, que han hecho de la indigna contumacia a negarse a dimitir, una virtud política de resistencia impúdica.

Ya en la época de Felipe González se llegó con estos ideales a aplazar una descomposición que al final termino con Aznar en el gobierno, y es que la retahíla de dimisiones que debieron darse entonces fueron ya importantes, aunque aún se daban algunas. El problema es que el afianzamiento de estos gorrones inútiles encima ha sido premiado en las urnas por los votantes, lo que legitima a estos vividores a parapetarse en los sillones y explotar al máximo la mina de oro de las prebendas políticas.

Por supuesto, no hay que olvidarse de mariano Rajoy y su cuajo para aferrarse a la silla, y a una gran parte de los suyos. Al menos, en la etapa González hubo algunos ministros que lo dejaron: García Valverde, por la venta de unos terrenos de Renfe; Corcuera porque el Tribunal Constitucional tumbó su infame ley de la patada en la puerta; Asunción, por la fuga de Roldán y algún otro, evidentemente debimos ver más dimisiones, o cuando menos, algunas mucho antes, como la de Alfonso Guerra, que aguantó hasta ser cercado por los negocios de su hermano. Salvo las salidas de Ana Mato (Gürtel) y José Manuel Soria (papeles de Panamá), durante el marianismo ha cundido el enroque.

Facua ha cuestionado a Aguirre por su labor al frente de la crisis sanitaria

Hoy tenemos otro caso de extrema gravedad, la sucesión de errores y falsedades en las que ha incurrido la Consejería de la Junta de Andalucía, y el injustificado retraso con el que ha dado a conocer la marca de carne mechada contaminada.

¿Dimitirá este paquete de Aguirre, paradójicamente, médico de profesión, y que indicó que para diagnosticar si un enfermo tiene listeriosis "hay que hacer un cultivo de heces", cuando en realidad, basta con realizar un análisis de sangre? Quien además matizó la “mágnífica labor" de la empresa de la carne mechada con Listeria monocytogenes por el simple hecho de haber cumplido con su obligación de haber facilitado a la Consejería datos sobre las ventas del producto. "Se han brindado de una forma muy positiva", dice este merluzo.

¿Nadie le va a decir a este zoquete que es de extrema gravedad la sucesión de tantos errores y falsedades en las que ha incurrido él y la Consejería, que además se suman al injustificado retraso con el que dio a conocer la marca de carne mechada contaminada? Esto es España.


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (286 noticias)
Visitas:
5645
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Carmen Isabel (29/08/2019)

Cuánta razón tienes.