Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

La espantada de Zapatero

07/04/2011 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Somos muchos los que, a comienzos de la década de los 90, disfrutamos lo nuestro siguiendo aquellos Videos de Primera, que presentaba en Televisión Española Alfonso Arús Leita. Se trataba de videos caseros, enviados por los propios telespectadores. Los protagonistas, que aparecían en estas grabaciones caseras, centraban su argumento en caídas y golpes espectaculares y se veían envueltos en abundantes situaciones llamativamente estrambóticas. Y si los mismos videos eran la mar de simpáticos, los comentarios que hacía el conductor del programa no se quedaban atrás y te mondabas de risa con ellos.

La espantada de José Luis Rodríguez Zapatero del pasado día 2 de abril, ante el Comité Federal del PSOE, me recuerda a uno de esos videos. Se trataba de un simulacro de encierro, en el que unos cuantos muchachos corrían alocadamente delante de una vaquilla, tratando de sortear su embestida. Pero no todos esos chavales eran igual de hábiles. Entre ellos, había uno extremadamente lento y torpe que, ante la proximidad de la vaquilla, se lanza sin más precipicio abajo para librarse de ella. Se dio un buen golpe, eso sí, pero se ahorró la fuerte arremetida del animal, aunque a costa de quedar definitivamente fuera de la carrera.

Ese es el caso de Rodríguez Zapatero, que se ha comportado como un auténtico maletilla de esos Videos de Primera. La complicada situación económica, agravada por su inconsciencia y su amateurismo irresponsable, ha llevado a España a un endeudamiento de proporciones históricas nunca vistas. Por el mismo motivo, los sufridos ciudadanos se sienten tremendamente agobiados, como consecuencia de las excesivas tasas y los abusivos impuestos que les exigen las diversas administraciones. Si a todo esto unimos su manifiesta incapacidad para generar riqueza, es muy lógico que los barones de su partido temblaran ante la posibilidad de quedarse sin sus comederos habituales. De ahí el acoso incesante de estos sobre Zapatero para que renuncie cuanto antes a encabezar la candidatura a las próximas elecciones. No le querían, ni en los mítines de sus respectivas comunidades autónomas.

La moral de un Rodríguez Zapatero, tan amante de las fotos y tan celoso de su imagen, sufrió un duro revés ante la agobiante presión de los suyos para que abandone definitivamente y no intente aspirar de nuevo a otra legislatura. También es desmoralizante para él, el desastre electoral que cosecharía si concurriera a la reelección en 2012 y la frialdad y la desconfianza con que le reciben los demás mandatarios europeos. Así que, tremendamente abatido, decide tirar la toalla y huir de sus responsabilidades. Pero, eso sí, no se va del todo. En vez de adelantar las elecciones, aguantará ahí, hasta marzo de 2012, al frente del Gobierno y de la Secretaría General de su partido. Desde este puesto, quiere influir decididamente en la búsqueda de su sucesor. Él sí dijo que, cuando llegue el momento, no habrá "dedazo". Pero todos sabemos el valor que tienen las promesas y las afirmaciones de Zapatero.

Como Zapatero es un hombre tremendamente orgulloso, no quiere que los ciudadanos se enteren de que fueron sus propios barones los que le obligaron a tomar semejante determinación. Se sentiría profundamente humillado y quiere disimular esa prosaica realidad. Intenta hacernos ver que es él el que deja voluntariamente el poder. Con más cara dura que vergüenza, disimula su defenestración anunciando en su discurso que, desde que fue elegido presidente en 2004, ya había decidido permanecer únicamente dos legislaturas en el cargo, por ser esto, según dice, lo más conveniente para el país. Y para dar más verosimilitud a su generosidad altruista, agrega: "Permitidme que añada que también pensaba que sería lo más conveniente para mi familia". Y asegura con toda su osadía, que renuncia ahora a la candidatura en 2012, guiado exclusivamente por la "responsabilidad personal" con su país y con su partido.

A estas alturas de la película, no es fácil que Zapatero nos haga creer que su abandono es debido a una noble determinación que tomó allá por el año 2004. Fiel a sí mismo, intenta una vez más disfrazar la realidad. Y lo hace precisamente ahora, cuando los suyos le han puesto entre la espada y la pared y cuando es consciente de que si se presenta de nuevo a las elecciones, sufriría con toda seguridad una derrota mayúscula. El gobernante que decide poner un plazo a la duración de su mandato, no espera a que se aviste la hecatombe electoral, lo hace desde un principio, como hizo José María Aznar.

Zapatero quiere hacernos ver que ejercerá su responsabilidad como presidente "hasta el final, hasta el último día", cumpliendo meticulosamente todos los compromisos que tiene adquiridos ante los ciudadanos. Pide a los suyos que no ahorren esfuerzos y se vuelquen en las elecciones autonómicas y municipales, porque en ambas, según dice sin rubor alguno, "está en juego el día a día de nuestro estado social, el rigor en la gestión de las cuentas públicas, la sensibilidad de los servicios públicos y sus destinatarios y, además, la búsqueda de la cooperación entre administraciones para alcanzar la prestación más eficiente posible de esos servicios". Afirma rotundamente que si los socialistas actúan así, con garra y con fuerza, "siendo más fuertes que nadie", revalidarán la confianza mayoritaria de los ciudadanos. Pero para lograrlo, tenemos que seguir concentrados en el trabajo que estamos haciendo por el país.

Recomienda al partido que respete los tiempos y los procedimientos para activar el proceso de primarias. Será el Comité Federal quien los determine una vez pasadas las elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo próximo. En ningún caso, dice, podemos distraernos "de nuestra tarea principal que es desarrollar las reformas, consolidar la recuperación económica y abrir el tiempo de la creación de empleo". Esto demuestra que Rodríguez Zapatero sigue soñando despierto. Como es incapaz de percibir la auténtica realidad que le rodea, no sabe que muchos de nuestros problemas económicos comenzarían a resolverse en el mismo momento en que anuncie el adelanto de las elecciones generales.

El llamamiento de Zapatero, para que se aparque el debate de primarias hasta después del 22 de mayo, está condenado al fracaso. Antes de concluir la reunión del Comité Federal, ya se habían desatado las hostilidades entre los barones del partido y los zapateristas. Y la batalla sucesoria que se avecina va a ser de época. Las primeras puñaladas del marrullero Rubalcaba, tratando de descolocar a Carmen Chacón, no se han hecho esperar. Claro que la ministro de Defensa tiene unos antecedentes nada recomendables. Es de dominio público su connivencia con las tesis de Pepe Rubianes y, hasta su llegada al Gobierno, nunca disimuló sus insultantes aspiraciones separatistas.

Pero a Rubalcaba le conocemos todos muy bien. Es un habitual de las cloacas del Estado, donde se mueve mejor que nadie, y no se arredra ante la mentira, por obscena que sea ésta. Fue el portavoz del Gobierno durante el apogeo de los GAL, y en 2004, con motivo del siniestro atentado del 11M, se saltó cínicamente hasta las más elementales normas fijadas para periodos electorales, no respetando ni siquiera la jornada de reflexión. Tampoco podemos descartar que no estuviera detrás de aquellos misteriosos SMSs que dieron lugar a aquellas concentraciones "espontaneas" ante las sedes del Partido Popular. Fue entonces cuando Rubalcaba, haciendo una excepción, pronunció la única verdad de su vida: "Los ciudadanos españoles se merecen un gobierno que no les mienta, que les diga siempre la Verdad.". Después vendría la nefasta negociación política con ETA, el pestilente caso del bar Faisán y la posible colaboración con banda armada. Esperemos que haya alguna persona con mejor bagaje para hacerse cargo de la Secretaría General del Partido Socialista.

José Luis Valladares Fernández

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1594 noticias)
Visitas:
240
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.