Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

La frontera

31/05/2016 11:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Walt Whitman, hizo famoso el verso que repitió Carlos Oroza hasta su muerte: "Dejad que el trigo crezca en las fronteras", como una invitación a la tolerancia, frente al egoísmo de los necios y la torpeza de los ignorantes

Walt Whitman, hizo famoso el verso que repitió Carlos Oroza hasta su muerte: "Dejad que el trigo crezca en las fronteras", como una invitación a la tolerancia, frente al egoísmo de los necios y la torpeza de los ignorantes.

La poesía es esa arma peligrosa en manos de aquellos que saben de sus dobleces y sus ambigüedades, a merced de las interpretaciones, las palabras son hojas que se mueven a capricho del viento.

Cuando la palabra raya la frontera entre la verdad y la mentira, entre lo cierto y lo incierto, sentimos la zozobra en nuestros pensamientos y es en ese justo momento en el que descubrimos nuestra ignorancia, esa que se pierde entre la bruma de lo desconocido, más allá de la frontera de lo que está por descubrir.

De esa frontera, en medio de esa bruma, surgen nuestros sueños, preñados de geniales ideas, pero a veces de fantasmas que producen tormentos.

Eso sucede cuando nos adentramos en tierras desconocidas, donde no se ha sembrado el trigo del conocimiento.

Entonces descubrimos que podemos inventar un mundo nuevo más allá de la frontera de lo que conocemos, donde se puede encontrar el Elíseo o el más profundo de los abismos.

Donde podremos comer el arroz con leche con cucharillas de oro, disfrutar de las  vírgenes y alcanzar la vida eterna en un mundo sin fronteras de ninguna clase.

Así pues rechazamos el abismo que produce el vértigo de las dudas, ese que conduce inevitablemente al razonamiento, al esfuerzo por descubrir dónde, se esconden las palabras más allá de la frontera…más allá de la certidumbre… de lo conocido.

Las fronteras son las trincheras de la ignorancia y del odio

Y ese dónde, hace surgir el maná que alimenta la mentira, escondida en forma de menú, que alimenta a los muertos, aquellos que yacen en la oscuridad de sus tumbas, cargadas de sueños   para que puedan volver a la vida.

Nada nos va a hacer más eternos que la caducifolia que alegra la primavera, marchitada por el tiempo, a la espera de ser abono, de nuevas hojas que darán vida a nuevos sueños…el árbol de la sabiduría.

El árbol prohibido, que engendra la manzana del saber, el árbol en el que se esconde la serpiente de la ciencia que nos atormenta con sus dudas y nos hunde en el mar de las incertidumbres.

El árbol arraigado en la tierra por sus raíces, que esparce sus semillas con el viento, el mismo viento que sopla nuestras vidas, y alimenta nuestros cuerpos.

Es un árbol sin fronteras, que aún siendo talado resurge de nuevo a la vida, para seguir esparciendo sus semillas, las de las ideas escondidas en el envés de sus hojas.

En un mundo poblado de leñadores, dispuestos a hacer leña del árbol talado, resurgirán nuevos árboles.

"porque soy como el árbol talado, que retoño:

porque aún tengo la vida"

"Para la libertad"  de Miguel Hernández

 

Maldigo las fronteras, las imaginarias y las ciertas, que conducen a la muerte, al odio y a la ignorancia.

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago  garcía-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1393 noticias)
Visitas:
4369
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.