Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que A.schezmd escriba una noticia?

La Lacra de la Morosidad

11/05/2009 16:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Existe un cocktail de circunstancias que pone en entredicho la viabilidad de la mayoría de las empresas españolas. Una justicia saturada y una banca sin liquidez abocan a nuestro tejido productivo y a los emprendedores que lo forman, a la bancarrota.

España, es el país de la Unión Europea que mayor impunidad ofrece a los "morosos" (aquellas personas que de forma sistemática no cumplen con sus obligaciones de pago). Esta conclusión se desprende de los recientes estudios publicados en diferentes medios de comunicación como Financial Times, entre otros; así como, por los estudios de morosólogos de la categoría del Sr. Pere J. Brachfield en sus diferentes publicaciones.

Son muchas las circunstancias, coyunturales, estructurales y culturales que sitúan a nuestro país, en la cabeza de las listas de los países con la peor tasa de retorno de deudas. De hecho, el plazo medio de pago en España se encuentra ya próximo a los 100 días, únicamente superado por Portugal y Grecia. Lo cual, no es algo de extrañar, cuando son las propias administraciones públicas las primeras en eludir sus obligaciones. Resulta un ejercicio fascinante y asombroso indagar dentro de nuestro refranero popular, y encontrar como este esta lleno de viejos proverbios, que nos recuerdan como la lacra de la morosidad y la picaresca que la rodea, forma parte indiscutible de nuestra propia idiosincrasia.

La realidad es que las cifras son escalofriantes, en la actualidad hay mas de 100.000 millones de €uros en concepto de crédito comercial pendiente de cobro, a la cual, mensualmente hay que sumar 18.000 millones mas. Por supuesto la actual crisis económica ha disparado estas cifras que se sitúan en sus niveles más altos del último siglo.

Según varios informes publicados recientemente por la CE, el 62% de los impagados anteriormente descritos, se realizan con intencionalidad. Lo que convierte el uso del "impago" como una herramienta de financiación gratuita para el moroso, en muchos casos. Y por tanto, transfiere al acreedor correspondiente (sea este autónomo, comerciante, o pyme) la facultad de convertirse en el Sr. Botín, sin que esta sea su actividad y por supuesto, sin percibir el correspondiente tipo de interés y comisiones por haber realizado una operación de financiación o préstamo.

La falta de formación e información sobre la gestión del crédito empresarial desemboca en el cierre forzoso de la gran mayoría de pymes.

Sin embargo, el dilema de la morosidad, no acaba aquí. La impunidad a la que nos referimos en las primeras líneas, se acentúa al contar con una Justicia tremendamente lenta (no informatizada) y de altos costes en abogados y procuradores. En la actualidad, hay más de 2.700.000 procedimientos judiciales pendientes de resolución que únicamente agravan el problema. Dicho esto, no es de extrañar que casi el 90% de la pequeña y mediana empresa no inicie procesos judiciales para el reclamo de las deudas que tienen contraídas con terceros. Además la realidad evidencia, que en el 75% de los casos, el acreedor desestima el cobro de la deuda con el paso del tiempo, dejando esta por imposible. Esto proyecta la imagen de impunidad que anteriormente comentábamos.

Los costes financieros que supone la morosidad, tienen repercusiones más allá de no haber entrado en "caja" la venta o servicio realizado. Dado que la declaración del IVA se realiza en el momento de emisión de la factura y no en el cobro de la misma. Por lo que el "impago" provoca una clara distorsión en la balanza de pagos de la empresa, que tiene que continuar cumpliendo con sus obligaciones fiscales sin percibir el ingreso por el que ha declarado. Por ello hay muchas escuelas de negocio, que enseñan a no valorar la venta hasta que no haya sido cobrada.

Para mayor INRI, o colmo de males, junten lo anteriormente descrito con que su banco o caja de ahorros, de repente, prescindan la línea de crédito o descuento que hace años casi le regalaron. La asfixia por iliquidez es un hecho, y significa la muerte de nuestro sistema productivo tal y como lo conocemos; y con el, la perdida de riqueza y de miles de puestos de trabajo.

Gracias por su paciencia, quedo a la espera de sus constructivas criticas, en la próxima entrega expondremos alternativas para luchar contra los impagados y los morosos.

 


Sobre esta noticia

Autor:
A.schezmd (18 noticias)
Visitas:
618
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.