Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Candela Moreno escriba una noticia?

La Mala Educación

19/05/2009 12:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Volvamos a comunicarnos, toquemos a nuestros hijos, valoremosles como personas, y enseñemosles a ser ellos mismos para que puedan elegir su camino, en lugar de empecinarnos en que sigan el que no pudimos seguir nosotros, los padres

Desde el punto de vista de la razón nos han educado peor que nunca.

Los niños y niñas de este tiempo viven sometidos a una presión de la que se hace uso de una manera tan sutil que da la sensación de que viven mejor que nunca, cuando en realidad son muy pocos los que consiguen superar la infancia.

Enfocando la infancia como se está haciendo, está dando como resultado niños hiperactivos, deprimidos, obesos e insatisfechos, por no hablar del fracaso escolar provocado, sobre todo por la presión a la que están sometidos.

La sobreprotección, esa que hace que cada instante de la vida del niño está supervisado, nos da como resultado adultos con unos índices terribles de ansiedad y temores. Canadá y Suecia han llegado a prohibir las peleas con bolas de nieve por motivos de seguridad y a los niños se les cría en cautividad, se les encierra en espacios cerrados y se les traslada en coche de un sitio a otro. No salen a la calle a jugar como hacíamos antes.

Y es que se tienen pocos hijos, y cuantos menos se tienen más preciosos son y más se les sobreprotege, y todo esto lo único que les provoca es la percepción de que no saben y no pueden hacer nada por ellos mismos. Los niños se crían en la cultura del manual, esa que dice que no hay que tocarlos, ni mecerlos, ni comérselos a besos, para que sean independientes. Independientes de que? cuando no se recibe cariño en la infancia, cuando se les permite llorar toda la noche por no cogerlos en brazos, no se puede esperar que cuando sean mayores sean capaces de dar amor y cariño. Sin embargo todo esto es muy "moderno"

Nos hemos alejado de la naturalidad, porque el problema de los padres de hoy es que han perdido la confianza en la capacidad de educar y necesitan recurrir a los manuales. Pero lo cierto es que todos conocemos perfectamente a nuestros hijos, y solo necesitaríamos pasar más tiempo con ellos para saber donde necesitan empujes y donde necesitan que les dejen hacer cosas por ellos mismos, pero el miedo a que algo les ocurra impide que esto se pueda llevar a cabo. Con esto lo único que ocurre es que el mensaje que recibe el niño es que no es capaz.

Invertimos más dinero, pero el modelo fracasa, porque se ha profesionalizado la educación, seguramente todo muy bien intencionado, pero para mantener el ritmo del exceso de actividades escolares, deberes, deportes, etc, los niños acaban medicados.

Los padres de hoy han perdido la confianza en la capacidad de educar y necesitan recurrir a los manuales

Da la sensación de que solo hay dos posibilidades: O saca las mejores notas, toca el piano, va al mejor colegio de pago y es el primero en el deporte que practica o es un desgracìado. Filosofía esta que afecta a todo el conjunto, porque el cuerpo ha de ser perfecto, los dientes también, las vacaciones, el coche de papá, ...en definitiva...una presión feroz, por no decir terrorífica.

En esta sociedad, antes que cambiar el entorno, hacemos que los niños tengan que adaptarse a él sin ninguna contemplación, alteramos nuestro cerebro para que se adapte al entorno. Y así empezamos a considerar la timidez, la ira, tristeza y culpa como una enfermedad y no como algo inherente al ser humano.

Los niños viven continuamente vigilados y medidos con metas y objetivos, cuando deberían jugar más, salir a la calle y observar. El juego básico con papel y lápiz o una caja de cartón es mucho más fértil y sano para su desarrollo creativo que cualquier juguete carisimo supereducativo que venden como la panacea para la educación de manual.

Los niños deberían saber lo que tienen que saber, porque aprobar examenes no los prepara para el futuro. En FInlandia, se anteponen las necesidades de los niños a los deseos de sus padres burocratas, empiezan el colegio con 7 años, pasan menos horas en el colegio y tienen menos deberes. Seguramente disponen de más tiempo para desarrollarse como personas, porque es fantástico que los alumnos aprendan tecnología para enfrentarse al mundo, pero lo más importante es crear niños y luego adultos con pasión por aprender, descubrir, seres humanos completos. Los deberes no llevan a los niños a buscar otra dimensión sino que les hace aburrir el aprendizaje.

Los padres tienen la sensación de vivir en la locura, y hay miedo de dar el primer paso, ese de reducir la presión, porque si lo hicieran los niños fracasarían, por eso los agobian con tanta actividad y tanto ser el mejor en todo, pero qué es ser el mejor en estos casos? un ser con éxito social pero fracasado interiormente, pues no sabe nada de sí mismo.

Tampoco se habla de la educación sentimental, porque es más importante tener un despacho, vestir traje y ganar mucho dinero que cualquier otra cosa.

Volvamos a comunicarnos, toquemos a nuestros hijos, valoremosles como personas, y enseñemosles a ser ellos mismos para que puedan elegir su camino, en lugar de empecinarnos en que sigan el que no pudimos seguir nosotros, los padres.

La niñez se ha transformado en una carrera contra reloj, sometida a una presión aplastante


Sobre esta noticia

Autor:
Candela Moreno (3 noticias)
Visitas:
2164
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.