Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cashback escriba una noticia?

La mesa electoral

23/11/2012 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A veces nos olvidamos de que los derechos que poseemos conllevan obligaciones. El derecho a una seguridad social, sanidad universal y educación pública amén de otros muchos servicios te obliga a pagar impuestos a diestro y siniestro. El derecho al voto, que los que no hemos vivido una dictadura no valoramos en su justa medida lo que costó conseguirlo, lleva pareja la obligación de acudir sin rechistar cuanto te llaman para estar en una mesa electoral.

Actividad poco valorada esa de la mesa electoral. A nadie le apetece pasar un domingo de su vida de 8 de la mañana a 11 o 12 de la noche postrado en una mesa apuntando nombres, contando papeletas y escrutando votos sin más recompensa que 60 eurillos (en Telepizza pagan mejor la hora), un bocadillo de mortadela y la sensación de estar participando en el proceso democrático. Tampoco apetece demasiado cuando el nombramiento es de suplente y tienes que levantarte a las 7 en domingo, acudir allí sin saber si tendrás que quedarte o no, firmar y regresar a tu casa seguramente a continuar durmiendo.

Y como no apetece unas semanas antes de la cita electoral, cuando los nombramientos llegan a manos de los afortunados, se pone en marcha la gran máquina de la picaresca española. Y telefónica se forra a base de llamadas a amiguetes médicos que puedan firmar un justificante para que el presidente de mesa se quede en su casa el día de las elecciones. Llamadas también a otros amiguetes trabajadores en una agencia de viaje que puedan expedir billetes de avión falsos que demuestren que el vocal segundo está en un supuesto viaje. Y un largo etcétera de picarescas varias.

Puesto que todo el mundo se quiere librar, no resulta tan sencillo librarse. El verdadero problema llega cuando te llaman para ir de suplente de la presidencia a una mesa electoral y una está viviendo en los Estados Unidos. Cuando llamas para informarte de lo que tienes que presentar para que te concedan la exención te atiende una funcionaria que parece haber recibido el curso que les deben dar a todos sobre cómo no ser nada amables, que seguramente estará pensando en que es su hora del almuerzo mientras habla contigo y que te dice ni más ni menos que los documentos tienes que presentarlos en castellano. Tú replicas amablemente: "Pero es que vivo en EEUU y los documentos expedidos aquí están en inglés", "Pues tienen que estar en castellano, si no no los admiten". Ahí queda eso.

Y ahí me teneis a mí, apretando los dientes para contener el grito que está a punto de hacer saltar las tuercas de mi teléfono: "Pero señora que es inglés!!!! Que los documentos no están en kazajistaní leche!!! Es que no hay ni dios en la junta electoral que sea capaz de entender el mensaje de algo escrito en inglés???" Así va el pais… Como si esto fuera poco te dan solo tres días para reunir todo el papeleo bilingüe que casualmente cohinciden con el fin de semana. "Aquí vamos a estar abiertos todo el fin de semana" dice la tipa. "Ostras tú, que le he dicho que estoy en EEUU!!!" Otro curso que le dan a los funcionarios sin el cual no pueden ejercer la profesión, el de no escuchar lo que les estás diciendo. Y para rematar la faena van y te sueltan que si no te conceden la exención y no acudes a la mesa electoral sin justificación la pena no es una multilla y te vas para casa, no, de seis meses a un año de cárcel, ni más ni menos.

Ya estaba yo imaginando mi foto en todos los aeropuertos españoles. La delincuente más buscada del país señoras y señores, un delito que no veas, no fue de suplente a una mesa electoral. Mi admirado Berlanga tendría para una de sus grandes películas con esto, parece un chiste pero es real. Y es que aunque estoy de acuerdo con la premisa de que los derechos conllevan obligaciones, y comprendo que a veces hay que ser estricto para evitar lo más posible la mentada y siempre presente picaresca española, una cosa está clara, que alguien tiene que aprender inglés!!!! Aunque sea solo para entender lo que todos decimos y es una verdad como un templo: Spain is diferent.


Sobre esta noticia

Autor:
Cashback (9 noticias)
Fuente:
ldopinion.wordpress.com
Visitas:
336
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.