Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Vinaches escriba una noticia?

La "nana" del toro

24/03/2010 17:39 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como mantener la fiesta taurina sin dañar al toro

Era una tarde calurosa de Junio. La plaza rebosaba festividad, color y alegría. Ante la novedad, yo estaba espectante ante todo lo que sucedía a mi alrededor. El alboroto del gentío, con sus neveras portátiles y fiambreras, no impedía que nos deleitásemos con los típicos pasodobles que sonaban amenizando el momento interpretados por la banda municipal de música. Era la festividad de San Juan, y por primera vez presenciaba una corrida de toros, invitada por un empresario. Jamás pude imaginar que aquel ambiente festivo pudiese dejar aquella amarga huella en mí. Han pasado ya veintisiete años de aquella tarde en que presencié aquel espectáculo y desafortunadamente todavía resuenan en mis oídos los mugidos de dolor de aquel animal y el manantial de vida que se le escapaba a borbotones con forma de sangrienta carnicería. Fué mi primera y última vez.

El toro de lidia es una raza autóctona española. Desde hace ya varios siglos es criado casi exclusivamente con fines comerciales, enfocados al espectáculo. Las vacas, cerdos, corderos, pollos y demás fauna doméstica en el mundo, también se cría con fines comerciales, pero en estos casos la única diferencia con el toro de lidia, es que no pasa por un espectáculo antes de llegar a nuestra mesa. El hombre por naturaleza es omnivoro. Matamos a los animales para comérnoslos, al igual que hace el león con la tierna gacela, con la diferencia que al ser una especie dominante, civilizada y avanzada, en vez de cazarlos para satisfacer nuestro apetito, los criamos en granjas para después llevarlos al matadero.

Alrededor de este tema se respira un aire de hipocresía. La naturaleza es bella y amarga. Un vegetariano, el cual merece todos mis respetos, puede pensar que al comer carne atentamos contra la vida del animal, asesinándolo para comérnoslo, pero la gran mayoría al verse frente a un gran entrecot de ternera... ¿hemos pensado alguna vez como ha sufrido ese animal antes de morir? Sinceramente creo que no, ya que como he dicho antes somos omnivoros, y si la naturaleza en general hubiese tenido este sentimiento desde sus principios, pienso que la raza humana no existiría tal y como la conocemos y posiblemente tampoco existiría el león que mata a la pobre gacela para subsistir.

En realidad, creo que el problema no está en que muera el toro en la plaza, si no en la forma en que sucede. Sale a la plaza asustado y durante toda la corrida va sufriendo herida tras herida hasta que es atravesado con el estoque. Con un poco de suerte muere instantáneamente, pero en muchos casos hay que rematarlo con la puntilla después de estar un buen rato desangrándose y sufriendo dolorosamente su agonía. He de decir, que soy totalmente profana en este mundo del toro, pero ante el gran revuelo que hay formado alrededor de este tema, pienso que se debería llegar a un consenso. ¿Porqué nos empeñamos en eliminar una fiesta nacional, la cual nos reporta muchos beneficios, si en realidad podríamos mantenerla cambiando las formas? Ver al toro luchar contra lo imposible, desangrándose lentamente, no deja de ser una aberración. Una cosa es ser omnivoro y otra muy diferente es recocijarse ante el sufrimiento y agonía de un animal.

Matémos al toro... pero no lo hagamos sufrir

Como he dicho antes, no soy ni por asomo entendida en este mundo, pero pienso que una de las formas de mantener las corridas de toros, y como consuecuencia la crianza del toro de lidia, podría ser "cantandole una nana al toro". Después de leer esto, más de uno habrá soltado ya una gran carcajada o tal vez piense que no estoy en mis cabales, pero si en vez de matar al toro sangrientamente, pudiesen estudiar la forma de cambiar los artilugios carniceros, por nuevos instrumentos que administrasen bien narcóticos o bien estimulantes, según lo que cada momento requiera, sería una forma de evitar sufrimiento al animal, manteniendo todos los momentos del "cuerpo a cuerpo" con el toro. El primer ataque al toro comienza con el picaor. Picar al toro, tiene como finalidad restar bravura al animal, a la vez que inflige dolor en la parte superior de la cabeza para que la levante lo menos posible. Las banderillas es la segunda tanda de heridas que sufre, y estas tienen la función de reanimarlo sin restarle fuerzas. Y por último, despues de ser toreado, se le mata con el estoque. Tal vez con un poco de imaginación, se pudiesen encontrar las fórmulas para evitar este sufrimiento,

Por supuesto, al finalizar la corrida, con el toro bien "dormidito", se le debería llevar inmediatamente al matadero, y allí correr la misma suerte de los demás animales que vemos envasados en los supermercados. Esto haría, que la industria que genera el toro de lidia, funcionase como hasta ahora, y tal vez la fiesta taurina, dentro y fuera de nuestras fronteras, adquiriese incluso más relevancia y acallaría las voces de los que hoy nos rebelamos en contra del martirio que sufren estos animales antes de morir.

Si como bien he leído por ahí, "toda la lidia converge en la muerte del toro, ya que ese es el fundamento del toreo", matémos al toro... pero no lo hagamos sufrir.

Soy consciente de mi absoluta y total ignorancia en estos menesteres del toreo, pero solo quise expresar, que ante la imposibilidad de luchar contra nuestra naturaleza omnivora, podríamos seguir manteniendo esta fiesta dañando lo menos posible al animal.


Sobre esta noticia

Autor:
Vinaches (26 noticias)
Visitas:
1113
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.