Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

La política en España

31/08/2010 11:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Una zorra, a la cual un cepo le había cortado la cola, estaba tan avergonzada, que consideraba su vida horrorosa y humillante, por lo cual decidió que la solución sería aconsejar a las demás hermanas cortarse también la cola, para así disimular con la igualdad general, su defecto personal.

Reunió entonces a todas sus compañeras, diciéndoles que la cola no sólo era un feo agregado, sino además una carga sin razón.

Pero una de ellas tomó la palabra y dijo:

Oye hermana, si no fuera por tu conveniencia de ahora, ¿nos darías en realidad este consejo?" La zorra que no tenía rabo. Esopo. Fábulas.

Existe un lugar común según el cual "la mayoría de los políticos son honrados"; es verdad, según esta idea, que hay algunos casos de corrupción que, aunque sea muy grande en cuanto a la cantidad son muy pequeños en número y nos da la sensación de que "todos" los políticos son corruptos cosa que, según sigue dicha creencia, no es cierta.

Veamos cómo funciona la "cosa" política, que ya se ha convertido en una "casta", que no en una "clase": la diferencia entre "casta" y "clase" es que la primera "es así y no puede ser de otra manera", y no va a cambiar nunca nada, y la "clase" es que sí puede desaparecer dicha clase haciendo que la igualdad sea posible entre los hombres.

Uno se mete a político, en primer lugar no para representar a los ciudadanos, sino como "forma de vida". Cuando se es adolescente nos preguntamos qué queremos estudiar o a qué dedicarnos para ganarnos la vida. Dadas las circunstancias de nuestro país, existe un "camino" que consiste en que, sin trabajar y sin esforzarse, uno se gane la vida: es el político.

Tal y como está concebida la política en España una persona, desde joven, entra en un partido político en el cual no se le exige nada, pero ¡nada!, y desde ahí pasa a ocupar un puesto en el Estado el cual, ¡para asombro de los demócratas!, ocupa el puesto de la "representación".

O sea, desde el partido se pasa a ocupar un puesto en la administración del Estado, la cual se identifica con el Estado, y desde ahí se decide sobre todas las instituciones, las cuales emanan del Estado y no del Parlamento.

Desde el partido se le propone a dicha persona, que no ha estudiado nada, para Alcalde o Concejal o Parlamentario, y como no representa a los ciudadanos sino al partido, pone toda la maquinaria de dicha institución a favor del partido, la cual consiste en dar obras a gente del partido, o dar "cursos de formación" a gente del partido, o coger dinero de los presupuestos municipales o parlamentarios para favorecer a gente del partido y se dice, eufemísticamente, que favorece a la sociedad; pero todos sabemos lo del "tanto por ciento para el partido"

Cuando una persona ha puesto todo el presupuesto público a servicio del partido y deja de ser Alcalde o Concejal o Parlamentario, se le pone al frente de una institución que sin ser elegida democráticamente sí puede "favorecer" económicamente al partido: se le nombra consejero de una Caja de Ahorros, o de una gran empresa que aunque se la llame privada, tiene "todos" los contratos con la alcaldía o concejalía que él ha dejado pero que ocupa otra persona de "su" partido, y que tiene la misma preparación nula que él.

Por supuesto las "concesiones" parlamentarias o municipales son para él, las cuales las obtiene por "ser del partido", no por su "esfuerzo" o "saber" sino todo lo contrario.

Ocurre también que se le puede nombrar de una institución que no vale para nada pero que maneja muchísimo dinero, y me refiero a las Diputaciones Provinciales o Delegaciones del Gobierno (y subdelegaciones): si ya la ideología es patente en las otras instituciones, en estas ya no se puede disimular, y aquí es primar al del propio partido por ser del propio partido.

Una vez "noqueada" la sociedad, la cual sólo es reconocida en cuanto que está plasmada en una ideología y a la cual se le trata de sustraer todo el dinero posible, se dice que es la "única sociedad posible"; y como en la fábula de Esopo, se dice que es la sociedad óptima y la "mejor de las posibles".

Si los Alcaldes, Concejales, Parlamentarios, Diputaciones, Consejeros, etc... cogen del dinero de la sociedad para el partido correspondiente y para sus afiliados, se justifica diciendo que "así está hecha la sociedad", que "así funcionan otros países" y que "así es la democracia" puesto que así "es la naturaleza humana".

Me pregunto si la sociedad estuviera basada en el esfuerzo, en el trabajo, en el respeto parlamentario, en el acatamiento a la ley, en la independencia judicial, en la pluralidad, en la transparencia municipal, en el estudio y saber y en la representación de sí misma; me pregunto, digo, si hablarían así los políticos tradicionales de los grandes partidos.

Como en la fábula de Esopo, han perdido toda dignidad y nos quieren hacer creer y convencer de que es mejor vivir sin dignidad aunque eso nos lleve al desastre tanto moral como económico.

Antonio Fidalgo

Secretario de cultura del CDS.

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
86
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.