Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Alfonso Pérez Duval escriba una noticia?

La riba

11/06/2010 22:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si no se arriesga capital o se aporta trabajo, no es justo que se obtenga un beneficio

Japerezduval@gmail.com

http://www.diarioonline.tk/

La palabra riba es un termino antiquísimo que actualmente se emplea en el idioma árabe y que significa "un además de, o un aumento de, una cosa más allá de su tamaño original o la cantidad."

Riba es un préstamo con la condición de que el prestatario devolverá al prestamista más y mejor que la cantidad prestada.

Es básicamente una plusvalía sin contraprestación, una ganancia sin esfuerzo, un beneficio injusto y es sinónimo de interés y usura.

Los musulmanes dividen la riba en dos categorías principales:

Riba An-nasia, que es el interés del dinero prestado.

Riba Al-Fadl, que es el intercambio de la misma materia prima, pero de desigual calidad y cantidad.

Partamos de la base que el Islam, el cristianismo, el judaísmo y muchas otras religiones prohíben la usura con un nombre u otro.

Eso no significa que prohíban el comercio en sus diversas formas, lo que prohíben es el beneficio sin contraprestación, el beneficio injusto.

¿Entonces como se financia una empresa?

Pues dando partes proporcionales de la empresa según el capital aportado por los inversores, el valor de la idea y del trabajo del empresario, etc.

Se puede correr un riesgo junto con otros, pero no obtener un beneficio fijo del riesgo de los demás.

Un sistema basado en el reparto de beneficios también armoniza los intereses entre los inversores y los empresarios aumentando la eficiencia.

De está forma la atención social se desplaza hacia los empresarios, cuya actividad se convierte en la única fuente de ingresos junto con los salarios, dándoles la preeminencia y respeto que se merecen en la sociedad como creadores de riqueza.

En contra de lo que podía parecer el Islam no se propagó por el mundo por la fuerza de sus guerreros, ni por la predicación de sus imanes, sino por el trabajo de sus empresarios, en especial de sus comerciantes.

Esa es también la realidad actual, aunque muchos no la quieran ver cegados por su propio fanatismo.

Con la abolición del interés, el dinero y el trabajo se orientan hacia las actividades comerciales y empresariales, utilizando el vehículo de la banca islámica, dan como resultado el aumento del poder económico, político y religioso de los musulmanes en los países en que viven.

Todo interés es usura

Podríamos referirnos en este artículo a la opinión de los primeros cristianos y de los escolásticos del Siglo de Oro español sobre la usura, para ellos la usura era el precio cobrado en cualquier préstamo, ya que entendían que el dinero no se reproduce y de acuerdo con esta interpretación, todos los bancos practican la usura.

También podríamos mencionar el año sabático hebreo, en el que no se sembraba la tierra y se redimían las deudas de los pobres.

Así como otras muchas normas e instituciones de otras religiones, todas ellas de una forma u otra, se enfrentan a la usura y al interés.

Pero la banca islámica existe, me diréis y estoy de acuerdo con vosotros, existe.

Como podría existir una banca verdaderamente cristiana.

Una banca en la que no existieran los intereses, una banca con cheques a la vista y tarjetas de debito.

Una banca que guardara los ahorros de forma segura y garantizada.

Una banca que invirtiera de forma productiva en acciones de grandes empresas y en participaciones de pymes, corriendo un riesgo como los demás socios.

Una banca que fuera un servicio y no un amo.

ESA BANCA EXISTE ES LA BANCA ISLAMICA

No confundir con bancos radicados en países islámicos que no es lo mismo.

Hoy millones de fervientes musulmanes practican una economía distinta a la economía capitalista en que nos encontramos envueltos los españoles.

Muchos de esos musulmanes se encuentran en España.

Nos parece raro que en cada esquina aparezca un comercio, un locutorio, una pyme propiedad de una familia musulmana.

Pues aquí está en muchos casos la verdadera razón, son fieles a una doctrina económica que prima el trabajo de los empresarios, que les da respeto y honor.

Aunque en España también sean sangrados por los impuestos, como todos los demás.

Aunque ellos guardan la mayor parte de sus ahorros en oro, dinares de oro cuando les es posible, y cualquiera se da cuenta que el oro ha incrementado su valor 60 veces en menos de un siglo.

Parece ser que no son tan tontos.

La religión islámica en sus distintas variantes es la que más crece en el mundo hoy día, por algo será, digo yo.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Alfonso Pérez Duval (204 noticias)
Visitas:
2156
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.