Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enrique Madrazo escriba una noticia?

La roja de Rajoy

14/04/2012 17:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La roja, una vez más, sigue siendo noticia. Y no me refiero a la selección, qué más quisiera, sino al homenaje que le viene haciendo el Ibex 35, desangrándose a cuentagotas, dejando un panorama de desolación que ya apenas deja indiferente a nadie

La roja, una vez más, sigue siendo noticia. Y no me refiero a la selección, qué más quisiera, sino al homenaje que le viene haciendo el Ibex 35, desangrándose a cuentagotas, dejando un panorama de desolación que ya apenas deja indiferente a nadie. Lo que el año pasado se suponía que era una crisis de confianza, se ha transformado ahora en una crisis de desconfianza. Lo dicen desde diferentes medios extranjeros, los más conocidos, y tan machaconamente que la imagen de España en el exterior es ya símil de “pasarla putas”; también la oposición lo menciona; incluso los números rojos de las bolsas parecen querer hacer llegar ese mensaje: las fórmulas de recorte no son la solución. No se puede cerrar el grifo de repente y pretender que siga abasteciendo a todos (si es que se espera eso).

Mientras tanto, lo mismo que sucedía en la película “El sentido de la vida”, la prima de riesgo sigue engordando pastelito a pastelito, manteniendo en vilo el instante en que por fin explotará. Ha llegado hasta los 426 puntos cuando hace algunos meses situábamos el límite en los cuatrocientos puntos, una frontera que jamás de los jamases debíamos sobrepasar. Hoy la situación se ve diferente. En rojo tirando a negro. Poniendo en el patíbulo lo que hasta hace bien poco ni si quiera se nos pasaba por la mente. Porque parece ser que hemos estado viviendo de prestado. Hay tanta deuda acumulada que, democráticamente, sólo podemos pagarla entre todos. Eso sí, después de haber vaciado las arcas con rescates a bancos que ahí siguen, con la noticia de han tenido menos ganancias, en algún caso hasta un 70 % menos que el año pasado. Dato importante, sobre todo si la empresa se encuentra en el tercer trimestre consecutivo en pérdidas, motivo más que procedente para que pueda sanear sus cuentas con algún que otro despido.

Ahora está en el punto de mira el desbordante despilfarro de las autonomías. Advierten que tan sólo quieren sanear la situación, deshacerse de lo inservible, que me huele a mí que se refieren a lo no productivo. Y de eso hay mucho. Las agencias de turismo, por poner un ejemplo. Por lo pronto han dicho que van a echarle un vistazo, tijeras en mano, guiados por un instinto monetario que dudo mucho sea el más ecuánime. Y como, después de esto, las cuentas seguirán sin cuadrar, los dictados de Merkel exigirán un nuevo sacrificio, y no habrá más remedio que aplicar una subida del IVA, o se creará un nuevo impuesto que grabe por ciertos productos, como por respirar, por ejemplo.

El problema que tiene el gobierno de Rajoy se encuentra precisamente en lo que no ha tocado aún. Mientras se pueda seguir ganando dinero apostando por la caída de éste país, mientras la liquidez de dinero no fluya desde los bancos al mercado (es decir, mientras que éstos no otorguen su confianza al país), seguiremos a merced de los especuladores. En manos de gente que busca el dinero fácil. Dinero que no proviene de la riqueza, sino de la ausencia de tal. Pero romper con esta política sería como romper con Alemania, que nos ha llevado del brazo hasta ahora. Sería como romper con Europa. O tal vez sería Europa la que estaría rompiendo con nosotros, en vista de sus imposiciones. Acortar la deuda significa que al siguiente año no se deberá tanto, es decir, que se devolverá parte del dinero. Esto, con una tasa del paro que ronda el 25 por ciento de la población, significa más pobreza, menos poder adquisitivo y, por lo tanto, más dificultad para pagar esa deuda. Las reformas que se realizan puedes ser necesarias, incluso urgentes, pero están diseñadas para hacer salir a España de la crisis, no a los españoles. Se pretenden modificar las reglas, cerrar las rutas de escape, remodelando la supervivencia económica de nuestro futuro. Primero se crearán trabajadores baratos y prescindibles. Gente con pocos recursos económicos. Lo cual significa menos ingresos en las arcas y, por lo tanto, menos gastos públicos que puedan mantenerse. Y quien lo quiera, que los pague, y además en instituciones privadas, la gran esperanza de esta economía. Pues bien, todo esto lo ha hecho ya el gobierno de Rajoy, de un plumazo, en sus primeros cien días de mandato. Muy previsoramente. Con la pretensión, mucho me temo, de que todo cambie a peor para que todo siga igual.


Sobre esta noticia

Autor:
Enrique Madrazo (65 noticias)
Visitas:
886
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.