Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Paco Bono escriba una noticia?

El lado oscuro de Intereconomía

14/03/2010 20:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Que en España existe un pacto tácito entre medios y políticos para soterrar la injusticia a golpe de silencio, queda patente tras lo experimentado (...)

¡Qué triste, señores! Transcurridos ya seis años del atentado que truncó el porvenir de España, dejando un enorme reguero de sangre, con sus huérfanos, sus viudas y sus madres sin consuelo, las vidas de la mayoría de los políticos, policías, guardias civiles, periodistas, empresarios y ciudadanos que protagonizaron aquel acontecimiento, continúan como si nada hubiera sucedido, aceptando una mentira como única solución. No lo comprendo, amigos, no consigo entenderlo.

Hoy he podido escuchar la introducción que, en el programa “Es la noche de César”, de Esradio, hacía el conocido historiador, escritor y periodista. César Vidal realizaba una magistral crónica del 11 de marzo, de lo que supuso en su momento, de lo acontecido desde entonces, remarcando la injusticia que rodea a la mayor masacre terrorista de la historia de España, y ensalzando la figura de las víctimas, las grandes olvidadas en este lamentable asunto. Otra vez, junto con El Mundo, de Pedro J. Ramírez, han vuelto a abanderar “los liberales de Federico” (permítanseme los términos) la lucha por la verdad y la justicia al respecto del fatídico 11 de marzo.

No voy a relatar aquí las numerosas pruebas que demuestran que ni sabemos quiénes perpetraron la masacre, ni sabemos quiénes colocaron pruebas falsas, ni por qué mandaron desmantelar los trenes sólo una semana después de la masacre. Siquiera pretendo centrarme en detalles como la reciente filmación en la que se da constancia de que el explosivo encontrado no era TNT, sino Tytadine, tal y como mantenía el gobierno de Aznar. No es éste mi objetivo en esta noche para la memoria y la denuncia por partes iguales.

Que en España existe un pacto tácito entre medios y políticos para soterrar la injusticia a golpe de silencio, queda patente tras lo experimentado desde el mismo instante de las explosiones hasta el día número 2192 después de éstas, en el cual nos encontramos. Sólo los valientes referidos en el párrafo anterior han dado muestras de su dignidad y su coraje al no cesar en la batalla moral y legal, en la investigación continuada, para que no se consienta que los muertos que aún se descomponen en nuestra memoria marquen para siempre el devenir de la España de nuestros hijos. Porque, ¿acaso podemos confiar en un Estado de Derecho que se sustenta en la injusticia? ¿Cómo va a mejorar esta España nuestra sino garantizamos antes la justicia para las familias de las víctimas y, así también, para nosotros mismos?

Si hace una semana compartíamos la bandera de la vida con ustedes, hoy sentimos vergüenza y rabia. No tienen excusa

“Una jornada para el recuerdo”, decía “Intereconomía” en su noticiario “Crónica 2”. Yo mismo he compbrobado esta noche que nii se han dignado a incluir tan importante noticia entre sus titulares. El contenido que, este canal de la derecha española, que tan bien nos representa y da cobertura, por contra, en acciones como la lucha frente al aborto (asesinato), ha editado sobre el 11-M, se ha limitado a dos escasos y vergonzosos minutos. Su mensaje puede resumirse en unas breves frases: Esperanza y Gallardón guardan silencio. Luego Cobo y Alberto se interpretan a sí mismos bajo la cúpula ruinosa del homenaje a las víctimas. Después, el Congreso de los Diputados posa con la expresión más bobamente solemne que es capaz de mostrar. Alguna víctima habla... Bono dice: “nunca estaréis solos”. Vomitivo, señores, vomitivo.

No quiero elucubrar qué monstruosos intereses se ocultan tras la injusticia reiterada al respecto del 11 de marzo. Pero en lo que no albergo ninguna duda es en que, si algún día sabemos la verdad, no será gracias al empeño de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, ni a la resolución de nuestro sistema judicial, ni a la actuación de nuestros políticos. La verdad implicará sudor y supondrá persecución, exigirá valor y paciencia, mucha paciencia y sacrificio por parte de aquellos españoles que no se resignen a dar carpetazo al génesis de la historia ZP, la más calamitosa de toda la democracia.

Podía esperar de muchos otros la complicidad ante el cruel e infame olvido. Pero no concibo la actitud de “Intereconomía” en este asunto. ¡Qué pena! Si hace una semana compartíamos la bandera de la vida con ustedes, hoy sentimos vergüenza y rabia. No tienen excusa. Se contradicen y nos muestran su lado más oscuro. ¡Qué miedo! Y es que no se puede defender la vida mientras se ignora a la vez la injusticia de las otras víctimas inocentes. Por eso les digo que hoy no "estoy orgulloso de ser de derechas”. Hoy son ustedes más de lo mismo.

Paco Bono

Más en http://www.pacobono.com

Colaborador en http://www.espana-liberal.com

NOTA ANEXA: Este artículo se escribió tras visionar el informativo "Crónica 2" del día 11 de marzo de 2010. Con él no quiero defenestrar a Intereconomía, pero sí reflejar la indignación de tantos por el silencio continuado de este excelente medio de comunicación para con la verdad del 11 de marzo y las nuevas pruebas surgidas. Seguimos queriendo saber la verdad.


Sobre esta noticia

Autor:
Paco Bono (52 noticias)
Visitas:
1004
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.