Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

El Langui: "Yo sería un cura de acción, de los que van al poblado a ayudar a los chavales"

7
- +
03/01/2018 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

DANIEL G. APARICIO

  • Este viernes se estrena la comedia española 'Que baje Dios y lo vea'.
  • El Langui es uno de los protagonistas de esta 'Sister Act' a la española.
  • El actor ha contado a '20minutos' su vínculo emocional con el fútbol.

image

El próximo viernes 5 de enero llega a los cines Que baje Dios y lo vea, una comedia a lo Sister Act pero con curas en vez de monjas y equipo de fútbol en vez de coro. Esta película, debut en la dirección cinematográfica de Curro Velázquez, creador de la serie Chiringuito de Pepe, cuenta la historia de un monasterio en quiebra a punto de ser convertido en un parador de lujo y cuya única oportunidad de salvación está en ganar la Champion Clerum, un torneo de fútbol europeo solo para religiosos.

Entre los protagonistas se encuentran Alain Hernández, Macarena García, Tito Valverde, Karra Elejalde y J.M. Montilla "El Langui", que ha hablado con 20minutos sobre el filme y otros temas de actualidad.

¿Qué debería ver Dios?

Pues mira, en cierto modo, que baje Dios y vea cómo está el percal aquí abajo. Son demasiados fuera de juego los que se están cometiendo en este mundo por parte de muchos. Y bueno, uso esta expresión porque también vale para resumir un poco esta película, que va de fútbol y que es muy divertida.

Se está aficionando a la comedia, ¿le gusta?

Sí, la comedia es muy agradecida... y difícil, porque es muy complicado hacer reír. Siempre decimos "a la comedia no se la premia". Bueno, ahora cada vez se la está premiando más en la Academia, pero sí que siempre ha sido reacia. Es que un drama, un thriller parece más trabajoso. Pero yo he trabajado en un drama, como ha sido El truco del manco, y sí que nos llevamos los Goya y tal, pero cuando me he tenido que poner en personajes de comedia, casi me ha resultado más difícil, porque no siempre se logra hacer gracia, y hay que hacer reír de verdad.

¿Es muy futbolero?

Era antes muy futbolero, de pequeño, cuando soñaba que yo iba a ser futbolista, que es lo que me hizo a mí superarme. ¿Tú quieres bajar a jugar al fútbol con los amigos? Apréndete a calzar, a ponerte un calcetín, a abrocharte las zapatillas, aprende a ducharte, a vestirte, a levantarte del suelo si quieres jugar, si quieres el balón. Pero cuando descubrí con trece años que ya no iba a ser futbolista profesional pues pasó a un plano muy, muy inferior el fútbol.

Pero el fútbol.

Con fuerza. Ahora yo soy padre de dos hijos, y mi hijo mayor, el de 11 años, ese ha sacado toda la vena futbolística. Es futbolero a más no poder, juega en el Rayo y al tío es superestadísticas. Se conoce las estadísticas de jugadores míticos de hace décadas. Te dice sus comienzos, su progresión... Así que cuando yo descuelgo del fútbol, con tirar de Hugo resuelvo todas las dudas.

Así que hay un vínculo emocional con el tema.

Exactamente. Tiene un vínculo emocional importante. Cuando me llegó el guion y vi que hacía de monje y encima iba de este tema dije "ostras, otra vez volvemos a tocar la espinita del fútbol", pero muy bien, muy bien.

Usted sería cura de acción, ¿verdad?

Seguro. Yo sería cura de los que hacen el trabajo de calle, de los que irían directamente a los parques, a los soportales o al poblado en busca de chavales con un montón de necesidades, de grandes y pequeños, para llevarlos no a la iglesia a adorar sino a talleres donde darles las herramientas y el aprendizaje para que ellos saquen el talento que tienen dentro y tengan la fe en ellos mismos para conseguir salir adelante. Esa clase de cura sería yo.

En la película también hay algo de crítica a cierta parte de la Iglesia.

Sí, sí, a esa cúpula, esos arzobispos, esos cardenales de lo ostentoso, de lo establecido, de lo conservador. Necesitamos más de lo otro, del misionero, de la vocación verdadera de querer ayudar sin casi pedir nada a cambio más que su sueldo de mes, como tiene cualquier otro trabajador, y de darlo todo.

¿Qué echaría más de menos si tuviera que estar encerrado en un monasterio?

Lo que echaría más de menos sería el amor con mi compañera Rocío, los roces, las caricias. Y lo que menos echaría de menos, el tener que abrir el armario y decir, "puf, qué me pongo, qué sudadera, qué niki, qué pantalón, hoy tengo esta entrevista, hoy tengo tal cosa que me obligan a ir un poco así...". Lo otro es calzona y me pongo el hábito, el que esté limpio, y listo.

Está muy implicado en la lucha contra el acoso escolar, ¿ha conocido casos de bullying?

Sí, sí, he conocido casos. No solo ahora con la campaña sino tiempo atrás. Ya en otras ocasiones trabajé para campañas sobre el acoso escolar, canciones como el de la película Cobardes, de Corbacho, que ya trataba el bullying.

Esta última campaña está funcionando muy bien.

Sí, esta ha sido una campaña bastante grande, bastante bestial. Yo creo que es necesario dar visibilidad a todos estos casos. Es como lo que está pasando ahora con la violencia de género, que dicen algunos "es que está de moda". No, es que hay que darle visibilidad para que la gente se rebele, para que la gente dé un paso adelante e intervenga. Es la única manera muchas veces de erradicar y de acabar con la lacra, y en este caso con el acoso escolar nos estamos llevando una satisfacción.

¿Y cómo lo vive?

Da subidón, porque yo creo en el compromiso, tío. Y yo no soy el que mejor lo hace ni el más bueno de los artistas. Yo hago poco, por así decirlo. Algunos dirán, "no, tú haces mucho". No, yo hago poco, más podría hacer, pero sí que tengo la necesidad y creo en ese compromiso. Tenemos un poder mediático que podemos poner a disposición de las minorías o de las personas más necesitadas. Algunas veces puedes dedicarle más tiempo, otras veces puedes dedicarle menos, pero estás ahí, al pie del cañón, y ves las necesidades que hay en un barrio como es el de Carabanchel, como es Pan Bendito.

Y usted predica con el ejemplo.

Sí, y ves que da igual que esté la derecha, que esté PP o que esté Ahora Madrid con Carmena. Bajan, te callan la boca con dos tonterías para que no sigas reivindicando y... si te he visto no me acuerdo. Y los parques siguen desnudos, sin columpios, sin canchas, las porterías arrancadas, no hay luces... y bueno, si por ejemplo desde mi asociación puedes darle a los chavales esos espacios de cultura, de talleres de música, de deporte... y sacarles el talento que tienen y hacerles sentir que son uno más, que son válidos y que tengan fe en ellos mismos y que pueden conseguir muchísimas cosas, que también es un poco de lo que trata.

Eso entronca un poco con la película.

Sí. Que baje Dios y lo vea habla de creer en ti mismo y sobre que, con valores como el esfuerzo, la amistad, etcétera, podrás conseguir muchísimas cosas. Y sobre todo, además de lo que vas a conseguir tú a nivel personal, vas a complementar al resto.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (11320 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
245
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.