Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Potencia escriba una noticia?

Las buenas intenciones, para cuándo

01/05/2008 00:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No son pocos los medios de comunicación, entre los que nos incluimos, que hemos cacareado el impulso que tanto el Gobierno central como las CC.AA. pretenden dar a la obra pública, especialmente para compensar la caída de la construcción residencial y aminorar el daño económico y social que sufrimos por la crisis; que no es crisis, que es desaceleración, pero debe ser que está más desacelerada que nunca. Pero ¿para cuándo? ¿a qué esperan sus ilustrísimas? El sector de la construcción está cuasi paralizado y, con él, las ventas de maquinaria. Los "antipatriotas" avisan de una caída que podría rondar el 40% en el primer trimestre de 2008 (esperamos que los datos de Andicop desmientan esta previsión por el bien de todos). Aunque esto no es lo malo, ya que estaríamos hablando de volver a cifras de venta similares a las de hace tres o cuatro años, que no eran precisamente malas. Quienes lo pasarán mal serán aquellos que se dimensionaron en función de las ventas de 2005-06, en vez de ser prudentes y entender que aquella coyuntura era insostenible en el tiempo. Lo que es realmente malo es que los mensajes de apoyo e impulso a la obra pública sean sólo eso, mensajes y buenas intenciones que no terminan de materializarse en nada concreto.

¿Cuándo salen las nuevas licitaciones para el AVE que cubrirá todas las capitales de España? ¿Cuándo se retoman los proyectos ya aprobados en infraestructuras terrestres? ¿Cuándo se vuelve a poner en marcha el plan de carreteras de primera generación? Ya han pasado las elecciones, ya tenemos a todos los nuevos cargos públicos trabajando y ya es hora de que la Administración se ponga las pilas.

Curiosamente en las últimas semanas el nombramiento de David Taguas como presidente de Seopan ha levantado muchas críticas que, independientemente de las consideraciones políticas y de posibles incompatibilidades legales, la más ridícula es la de que se va a un lobby. Precisamente los países con más número de lobbys por metro cuadrado (EE.UU. y Gran Bretaña) son dos de las economías más fuertes y dinámicas del planeta, con crisis incluida. Y en España, máxime con el tema que hemos planteado en el comienzo de este editorial, necesitamos precisamente de los lobbys para que nuestros cargos públicos actúen cuándo y cómo deben. Porque las empresas a las que representan organizaciones como Seopan saben mejor que nadie cómo les va y lo que necesitan, cosa que no tiene que ser incompatible con las políticas gubernamentales, y de hecho lo que han reclamado hasta la fecha no lo es. Así que ánimo a todos los Seopan, Ancisa, Andicop, Anmopyc, Acex... y demás asociaciones empresariales, no sólo porque protegen los intereses de sus asociados, sino porque ayudan a que sus respectivos sectores de negocio sean viables y competitivos.

Pero no nos despistemos. Todas las notas de prensa ministeriales, las declaraciones políticas y las buenas instituciones de los cargos públicos deben materializarse en planes concretos y ya. Cuanto más se demoren más nos costará remontar la coyuntura actual. Y debemos ser optimistas, porque sólo con cumplir las obras proyectadas en las legislaturas pasadas habría suficiente mercado como para mantener niveles razonables de venta de maquinaria y ocupación de alquiler.

Y por las empresas no hay que preocuparse, que éstas están preparadas, con la maquinaria a punto.


Sobre esta noticia

Autor:
Potencia (26 noticias)
Fuente:
potenciainfraestructuras.blogspot.com
Visitas:
75
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.