Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Naps escriba una noticia?

Los primeros restaurantes anticrisis

07/06/2011 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde el comienzo de la crisis, he ido observando, un cambio, del “MENU DEL DIA” a “MENU ANTICRISIS”, donde el cambio, aunque en algunos es ínfimo, ha sido el precio del menú. Pero, aunque parezca algo nuevo, tengo que decir que no lo es

Si algo se nos da bien a los cocineros, es sin lugar a dudas, aprovechar lo que cada estación nos regala en forma de frutas, verduras, pescado… para dejarnos llevar por nuestra imaginación, y deleitar los paladares más exigentes.

Pero nuestra inventiva no solo a quedado ahí, también los cambios sociales, ambientales o económicos, nos han llevado a reinventarnos. Desde el comienzo de la crisis, he ido observando en distintos restaurantes, la transformación de los enunciados en sus carteles, del “MENU DEL DIA” a “MENU ANTICRISIS”, donde el mayor cambio, aunque en algunos es ínfimo, ha sido el precio del menú, llegando a ser de 5 a 8 €. Pero, aunque parezca algo nuevo, tengo que decir que no lo es.

Hace tiempo, remontándonos cuando la crisis tan solo era algo de otros países o simples rumores, ya había unos restaurantes, donde por estos precios tan económicos, nos ofrecían un servicio y una comida impecable. Claro que no los encontrabas en las mejores guías o en cada barrio de nuestras ciudades, pero los teníamos delante de nosotros, solo que quizás, por falta de publicidad o de atención por nuestra parte, pasaron y pasan desapercibidos.

Son los Restaurantes de las escuelas de hostelería . Ciudades como Barcelona, Zaragoza, Lleida, Alcalá de Henares, Madrid, …no solo tienen una escuela de hostelería, sino que también tienen su pequeño restaurante abiertos al público, en el turno de comidas, donde los alumnos pueden demostrar, no solo lo que han aprendido, sino que una nueva oleada de chefs y maîtres están esperando su oportunidad para impresionar a un público cada vez más exigente.

Si en vuestra ciudad, o en alguna que frecuentáis, sabéis o buscáis una escuela de hostelería, os recomiendo que os acerquéis a su restaurante, y les deis una oportunidad a esos futuros profesionales de los fogones. Lugares que, por un precio del cual ahora se considera menú anti crisis, hace ya años que se esfuerzan por deleitar a miles de comensales. Podréis deleitar buenos platos, y tendréis la satisfacción de contribuir a la formación de estos jóvenes, a la vez que podréis deleitar vuestros paladares.

Y al hablar de escuelas de hostelería y de sus restaurantes, ha hecho que mi mente viajara al pasado, cuando empecé en este mundo, cuando por primera vez entre en esa cocina silenciosa, que con el tiempo, se convirtió en mi hogar. Y es que, aun puedo recordar su olor, el murmullo de unos jóvenes nerviosos en su primer día, y como el Señor Antonio, quien se convertiría en nuestro maestro, y aunque nos diéramos cuenta tarde, nuestro amigo.

Y si hay otra cosa que no se olvida, es el primer plato que preparas. “Huevos pochés a la Florentina”. Cuando lo leí, se me quedo la cara que puede se os quede a vosotros, pero ya veréis que es una receta fácil a la vez que divertida. Pues, es otra manera de comer huevos, rompiendo la monopolización de las tortillas o revueltos, con una textura y sabor especial.

Por eso, dejadme que comparta con vosotros esa primera receta.

HUEVOS POCHES A LA FLORENTINA (4 personas)

Huevos frescos – 8 unidades.

Espinacas – 200gr.

Salsa Bechamel – ¼ lit.

· Mantequilla 50gr., harina 60gr., leche 500ml., sal, pimienta blanca, nuez moscada.

Aceite o mantequilla- 50gr.

Queso rallado- 50 gr.

Sal y pimienta.

1º- Calentamos en una olla, agua con sal y un buen chorro de vinagre.

2º-Cuando el agua está bien caliente, sin que llegue a hervir, abrimos el huevo y lo introducimos dentro del agua. Esa es la parte divertida, pues veréis como la clara, si es bien fresco el huevo, envuelve poco a poco la yema, volviendo a formar el huevo, esta vez sin cascara.

3º-Cuando la clara esta cuajada, no tardara más de uno o dos minutos, lo sacamos de la olla y lo pondremos en un recipiente con agua fría y uno cubitos de hielo para cortar la cocción. Pasados unos segundos, lo sacamos del agua y se dejan escurrir sobre papel absorbente.

4º- Hervimos las espinacas, y las escurrimos hasta que no quede nada de agua. Las salteamos con aceite o mantequilla, dependiendo de nuestro colesterol, salpimentamos y colocamos sobre una fuente de horno o en platillos de huevos.

5º- Colocamos con cuidado los huevos sobre las espinacas, cubrimos con la salsa bechamel, el queso rallado y se gratinan.

Lo podemos acompañar con un puré de patata muy suave y cremoso.

Cuando leí por primera vez esta receta, cuando hice por primera vez esta receta, no podía imaginar donde me llevaría en mi vida, y ahora, al mirar hacia atrás, comprendo que esta receta marco el inicio de un camino, que después de más de 12 años, aun me siento a medio camino, con mucho que aprender, con mas que descubrir, pero con las misma ilusiones que el primer día.

Http://www.canalcocina.es/microsites/blogueros2011/

El alimento del alma.


Sobre esta noticia

Autor:
Naps (19 noticias)
Visitas:
1154
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.