Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mi Pluma escriba una noticia?

Las lunas de la Tierra, y la Psicología

28/04/2014 17:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los dioses y las diosas con los pies de barro caerán por mucho que hagan agujeros donde enterrar lo que no les gusta

El avión llega con algo de retraso a Barajas, y son ya las nueve y media de la mañana cuando el taxis me deja frente a las oficinas de mis socios en la calle de Goya. La secretaria me ofrece esperar en uno de los despachos, pero yo decido quedarme en la salita común donde se encuentran dos señoritas que llaman mi atención. Pelambrera postiza, pestañas idem, taconazos...e interesante conversación.

Hablan de demandar, por lo menos, a tres faránduleros. Quieren mucho dinero porque, según ellas, todo lo que se ha dicho es mentira.

Allá ellas con lo que se traen entre manos, lo que realmente me interesa es cuando dejan de hablar de sus pretensiones legales y se las quieren dar de intelectuales. Una de ellas dice que su curso de Astronomía la trae de cabeza porque “jolin, es muucho más complicado” de lo que ella pensaba. Ella pensaba que le iban a enseñas a leer “cosas de los astros y esas cosas.” No sabía según comentó, cuantas lunas tiene la tierra. Estudiante de Astronomía, que piensa que estudia Astrología, y que no sabe cuantas lunas tiene la tierra.

La otra señorita habla de psicología, pero lo que a ella le gustaría hacer sería grabar xicofonías en un cementerio. O sea, que estudia psicología, pero lo tiene confundido con parasicología, otra lumbrera de la farándula. Yo, perversamente, comento. “Vosotras posiblemente conozcáis a alguien que estudie medicina y se dedique a la acumputura...” No, joer, que mala suerte. Me muerdo la lengua para no preguntarles si conocen a un banquero, o economista, que venda globitos en la Puerta del Sol, después de todo los ingresos, son los ingresos.

Fuera de bromas ya, vamos todos a atarnos los machos. Ahí está el futuro de la nación. Ya no hay gente interesada en estudios, estas dos, por ejemplo, están tramando como sacar una buena tajada de una demanda, en la que ganarán o perderán, cualquiera sabe, pero a la vista está donde tienen el cerebelo.

Los médicos están cansados, tienen demasiados pacientes, no pueden más ¿quién será su relevo? ¿El de las enfermeras? ¿El de los cirujanos? ¿El de los investigadores criminales? ¿El de los jueces? ¿El de los asistentes sociales? Habrá que ir a buscarlos a los platós de teleba...o a los concursos, porque en los colegios y en las universidades no va a poder ser. Estamos asistiendo al genocidio del intelecto y cuando nos queramos dar cuenta será demasiado tarde.

Es que no hay más que decir, realmente no hay más. Los colegios, hoy en dia, se han convertido en campos de batalla y no centros de enseñanza. Los insultos, las vejaciones, hacen que muchos jovenes prefieran quitarse la vida, antes de seguir sufriendo una tortura que para ellos es más poderosa que su instinto por la supervivencia.

Los dioses y las diosas con pies de barro caerán, porque tienen que caer, no tienen ni la fuerza ni el poder para mentenerse en pie, por mucho que hagan agujeros en la tierra para esconder lo que no les agrada. Lo malo es que en su caída arrastrarán cosas muy valiosas; lo malo es que lo que han corrompido, no se podrá volver a poner sano; lo malo es que les dejaron hacer de las suyas por mucho tiempo, y lo malo es que la podredumbre crece, mientras los hombres de bien callan.   


Sobre esta noticia

Autor:
Mi Pluma (62 noticias)
Visitas:
385
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.