Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cris Tolosana escriba una noticia?

41º aniversario de la ejecución por garrote vil de Salvador Puig Antich

28/02/2015 18:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este lunes, 2 de marzo, se cumplen 41 años de la ejecución de Salvador Puig Antich que suscitó en su época numerosas protestas nacionales e internacionales. Más de cuatro décadas después la justicia argentina tramita una causa por crímenes de lesa humanidad contra el Franquismo

El próximo lunes, día 2 de marzo, se cumplirán 41 años de la ejecución de Salvador Puig Antich (Barcelona, 30 de mayo de 1948 - 2 de marzo de 1974), el último ejecutado por el método del garrote vil en España. Salvador fue un anarquista catalán, activo durante los años 60 y principios de los 70 que murió ejecutado por el régimen franquista tras ser juzgado por un Tribunal Militar y condenado a morir, por este medieval método, como culpable de la muerte en un tiroteo del subinspector de 23 años Francisco Anguas Barragán en Barcelona.

Los episodios del mayo francés de 1968 fueron decisivos para que Puig Antich decidiera lanzarse a la lucha en la clandestinidad. Su primera militancia fue en las Comisiones Obreras y formó parte de la Comisión de Estudiantes del Instituto Maragall. Ideológicamente pronto evolucionó hacia posiciones anarquistas que rechazaban cualquier tipo de dirigismo y jerarquía dentro de las organizaciones políticas y sindicales. Después de iniciar estudios universitarios de Ciencias Económicas y abandonar porque no le gustaba su carácter matematicista, hizo el servicio militar en Ibiza donde fue destinado a la enfermería del cuartel. Una vez licenciado se incorporó a la nueva organización MIL (Movimiento Ibérico de Liberación - Grupos Autónomos de Combate), integrándose en la rama armada. Participó, haciendo de chófer, en las acciones del grupo, que consistían generalmente en realizar atracos a bancos. El botín se destinaba a potenciar las publicaciones clandestinas del grupo y a ayudar a los huelguistas y a los obreros detenidos.

Puig Antich y sus compañeros siempre se habían movido con facilidad en el mundo de la lucha clandestina y viajaban a menudo al sur de Francia donde se relacionaban con viejos militantes de la CNT.

Ahora la justicia argentina tramita una causa contra el Franquismo por crímenes de lesa humanidad

En agosto de 1973, se reunieron en Francia para el congreso de autodisolución del MIL. Al mes siguiente, tras el atraco a una oficina de la Caixa en Bellver de Cerdanya, comenzaría una fuerte ofensiva policial contra militantes del MIL. Primero fueron detenidos Oriol Solé Sugranyes y Josep Lluis Pons Llobet, y, a continuación, Santi Soler, que fue interrogado y torturado y acabó confesando los lugares de encuentro clandestinos de sus compañeros. El mismo Santi Soler fue utilizado de trampa por la policía de la brigada político-social de paisano para detener a Xavier Garriga y a Salvador Puig Antich. La operación minuciosamente preparada, se efectuó el 25 de septiembre de 1973 en la esquina entre las calles Girona y Consell de Cent en Barcelona. Los dos anarquistas fueron detenidos en el Bar Funicular donde habían quedado con Santi Soler, Jean Marc Rouillan consiguió huir y, a continuación en el portal del número 70 de la calle Girona, tuvo lugar un tiroteo a consecuencia del cual Puig Antich quedaría malherido y el joven policía Francisco Anguas Barragán resultaría muerto.

La promulgación de la sentencia de muerte generó un enorme movimiento de repulsa tanto a nivel nacional como internacional. La Comisión Europea, altos mandatarios gubernamentales como Willy Brandt e incluso el Papa Pablo VI intentaron evitar la ejecución al tiempo que numerosas manifestaciones de repulsa se sucedieron contra la injusta sentencia que sería llevada a cabo la mañana del día 2 de marzo de 1974 en La Modelo de Barcelona.

Con el paso del tiempo se acumularon las sospechas de que podrían haberse ocultado pruebas clave y de que se habría alterado el sumario para inculpar a Puig Antich como "chivo expiatorio" del Franquismo. La familia del activista al intentar infructuosamente procesar a los altos cargos que participaron en la decisión de condenar a muerte a Salvador en los tribunales españoles y europeos, llevaron los hechos hasta la justicia argentina donde ahora se tramita una causa contra el Franquismo por crímenes de lesa humanidad. La jueza argentina María Servini dictó hace unos meses una orden internacional de busca y captura contra el por entonces Ministro Secretario General del Movimiento, José Utrera Molina (suegro del exministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón), contra el exministro Rodolfo Martín Villa y contra otras 18 personas acusadas de desapariciones y crímenes cometidos durante la dictadura franquista.

La promulgación de la sentencia de muerte generó un enorme movimiento de repulsa tanto a nivel nacional como internacional

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Cris Tolosana (4 noticias)
Visitas:
3752
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.