Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Cómo los manifestantes de Chile se equivocan en cuanto a la desigualdad y la pobreza

01/03/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa desigualdad de ingresos ha sido un tema candente durante algún tiempo y es un factor impulsor del deseo de reforma de la política económica en todo el mundo. Una distribución desigual de los ingresos parece justificar una solución de arriba abajo si redistribuye las asignaciones injustas de la riqueza. Sin embargo, no se trata de una estrategia inteligente, ya que la atención debe centrarse en qué tipo de políticas económicas aumentan el bienestar y las libertades individuales de todos, no sólo de la élite. El aumento de la libertad económica y el fomento de las políticas de mercado de laissez-faire son las únicas formas de sacar a los más pobres de entre nosotros de la pobreza abyecta y de disfrutar de una calidad de vida significativamente mejor en relación con los que sufren las plagas de las economías planificadas.

La libertad económica

La libertad económica, que se mide a nivel mundial tanto por el Instituto Fraser como por la Fundación Heritage, muestra cuán libres son los particulares y las empresas en la economía de un país. El Instituto Fraser determina la libertad económica basándose en cinco factores: tamaño del gobierno, sistemas legales y derechos de propiedad, dinero seguro, libertad de comercio internacional y regulación. Para poner las cosas en contexto, Hong Kong es el primero, Estados Unidos es el quinto, y Venezuela es el país menos libre medido. Aunque estos datos son importantes, lo que realmente importa es cómo la libertad económica se traduce en una vida mejor para aquellos que la disfrutan.

En primer lugar, los mercados sin trabas permiten que los recursos satisfagan las necesidades de los consumidores de una manera muy personal. El Instituto Fraser describe las piedras angulares de la libertad económica como

elección personal, intercambio voluntario, mercados abiertos y derechos de propiedad claramente definidos y aplicados. Los individuos son económicamente libres cuando se les permite elegir por sí mismos y participar en transacciones voluntarias siempre que no dañen la persona o la propiedad de otros. Cuando hay libertad económica, las elecciones de los individuos decidirán qué y cómo se producen los bienes y servicios.

Imaginar un sistema económico en el que el consumidor es el rey debería atraernos y excitarnos. Tú y yo decidimos qué productores florecerán y qué empresarios se convertirán en nombres familiares basados en sus méritos, no en su noble linaje o en alguna otra designación arbitraria de poder. Con nuestras preferencias de consumo, cada uno tiene la libertad de perseguir sus propios fines con cualquier acción que considere más adecuada.

La libertad económica y desigualdad de ingresos

La libertad económica y la desigualdad de ingresos no tienen una relación clara. La investigación realizada por Bergh y Nilsson (2010) reveló que ochenta países que experimentaron un aumento de la libertad económica entre 1970 y 2005 también registraron un mayor nivel de desigualdad de ingresos. ¿Se trata de un subproducto injusto del capitalismo o es una ilustración de que los consumidores recompensan a los productores que satisfacen mejor sus necesidades? Aunque parece ser esto último, muchos siguen siendo ciegos a este hecho y, en última instancia, ignoran el hecho de que cada consumidor se benefició de las transacciones voluntarias. La riqueza no es un juego de suma cero y los ricos no se hacen ricos quitándole a los pobres. En su lugar, crean más riqueza y valor para la sociedad en su conjunto.

Inquietud social en Chile

Una consecuencia importante de la desigualdad de los ingresos es el malestar social que se ha sabido causar, particularmente en los últimos tiempos en América del Sur. Chile ofrece la oportunidad de examinar el impacto de la libertad económica en la desigualdad de ingresos. El país ha sido devastado por los disturbios y protestas que se vienen produciendo desde el 18 de octubre de 2019, en respuesta a una multitud de injusticias sociales, algunas reales y otras supuestas. Aunque los chilenos tienen todo el derecho a sentirse molestos por las verdaderas injusticias, exigir una nueva política económica que empobrece a todos seguramente agravará los problemas. El escándalo político y la corrupción están muy extendidos en toda América del Sur, lo que indica que muchos de estos problemas no son exactamente exclusivos de Chile. Pero lo que es especial en Chile son las últimas cuatro décadas de política de mercado.

Permitir que el mercado opere con una mínima intervención del gobierno ha ayudado a Chile a convertirse en uno de los países más libres y ricos de Sudamérica, especialmente en comparación con sus vecinos directos. Chile tiene salarios medios significativamente más altos, medidos en USD (ajustados por la paridad del poder adquisitivo). Los salarios del vecino más cercano de Chile son casi un 44% más bajos que los niveles nacionales, y los salarios chilenos sólo seguirán creciendo si el capital sigue acumulándose y se permite que el capital humano se siga desarrollando.

Más sobre

Otro fenómeno que tanto los manifestantes como los medios de comunicación parecen ignorar es la histórica disminución de la desigualdad de ingresos que se ha producido en el mismo período de tiempo mencionado anteriormente. Esto queda ilustrado por el coeficiente de Gini del país, una medida estadística de la distribución de la riqueza en un país, donde un 0 es una distribución completamente igual y 1 (100) sería toda la riqueza que reside en una persona. En 1990, el Gini de Chile era de 57, 20 frente a 46, 6 en 2017.

Es difícil determinar si esta reducción de la desigualdad de ingresos fue el resultado directo de la libertad económica. También se puede lograr una distribución más equitativa mediante políticas coercitivas como la aplicación de altas tasas impositivas marginales, aunque esto perjudica la riqueza general del país a largo plazo. En cambio, si ese dinero se reinvirtiera o ahorrara, la acumulación de capital generaría ganancias positivas para los ciudadanos más pobres. Con el tiempo, esto crea una presión a la baja sobre los precios, ya que las empresas pueden operar con herramientas más eficientes y la población desarrolla cada vez más su capital humano, creando una fuerza de trabajo más productiva. Aunque en algunos casos la libertad económica puede reducir la desigualdad de los ingresos, en otros puede aumentarla, pero eso es aceptable siempre y cuando todos (incluido el 10% más pobre) puedan disfrutar de los beneficios de una sociedad más rica.

Aunque el coeficiente de Gini y los salarios medios pueden indicar que las condiciones medias son mejores que en los países vecinos, estas mediciones no nos dicen nada sobre los que están peor. El Banco Mundial estima que el 10 por ciento más pobre de la población de Chile tiene una participación del 1, 9 por ciento en los ingresos del país, una tasa más alta que la de todos los países vecinos. Aunque Chile no tiene el PIB más alto de la región, los chilenos más pobres siguen teniendo ingresos más altos que sus homólogos inmediatos.

País

PIB total en USD

El 10 por ciento inferior de la participación en el PIB

El 10 por ciento inferior del PIB en USD

10 por ciento de la población total

Promedio de la participación individual en los ingresos del 10 por ciento más pobre del país

Chile

$277.746.000.000, 00

1,90%

$5.277.174.000, 00

1.847.043, 90

$2.857, 09

Argentina

$624.696.000.000, 00

1,80%

$11.244.528.000, 00

4.404.481, 10

$2.552, 97

Perú

$211.007.000.000, 00

1,20%

$3.587.119.000, 00

3.144.429, 70

$1.140, 79

Bolivia

$37.509.000.000, 00

1,7%

$450.108.000, 00

1.119.285, 40

$402,14

Fuente: El Banco Mundial, aquí y aquí. Todas las cifras de 2017.

Los manifestantes tienen todo el derecho de sacar a la luz las atrocidades cometidas por su gobierno. Sin embargo, es un error suponer que el mismo gobierno, o cualquier otra mezcla de burócratas, puede ofrecer libertad financiera a través de una política intervencionista y una acción coercitiva. En lugar de ello, la atención debe centrarse en facultar a los individuos para que persigan sus propios fines mediante el libre ejercicio del mercado. Es cierto que esto podría distorsionar la distribución de los ingresos, pero a expensas de ningún intercambio individual-voluntario no es un juego de suma cero. Otorgar a los consumidores el poder de recompensar a los productores que mejor sirvan a sus intereses permite concentrar los ingresos, pero todos, independientemente de su participación en esos ingresos, salen ganando. Como señala Ludwig von Mises en Liberalismo (1927):

Sólo porque la desigualdad de la riqueza es posible en nuestro orden social, sólo porque estimula a cada uno a producir tanto como pueda y al menor costo, la humanidad tiene hoy a su disposición la riqueza anual total disponible para el consumo. Si se destruyera este incentivo, la productividad se reduciría tanto que la porción que una distribución igualitaria asignaría a cada individuo sería mucho menor que la que reciben hoy en día incluso los más pobres.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
2334
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.