Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que EP-Sociedad escriba una noticia?

'Marcapasos' para el cerebro podrían ayudar a los anoréxicos severos que no responden a otros tratamientos

07/03/2013 09:23
0

image La técnica conocida como estimulación profunda del cerebro (DBS), que consiste en un dispositivo similar a un marcapasos que se implanta en el cerebro del paciente, podría ayudar a las personas con anorexia severa que no se han beneficiado de otros tratamientos. La mitad de los pacientes de un nuevo estudio con este método mostraron mejoras en el estado de ánimo y el Índice de Masa Corporal (IMC), lo que lleva a los investigadores a esperar que ensayos más grandes confirmen la eficacia de esta técnica en el tratamiento de pacientes con anorexia severa.

DBS se utiliza actualmente para el tratamiento de varios trastornos neurológicos, incluyendo la enfermedad de Parkinson y el dolor crónico, y se están realizando investigaciones sobre su uso para el tratamiento de otros trastornos, como la depresión y la epilepsia, pero esta es la primera vez que se ha utilizado para tratar a pacientes con anorexia grave que no han respondido a otros tratamientos. Aunque el tratamiento requiere cirugía, es mínimamente invasiva y completamente reversible.

Investigadores con sede en el Centro de Neurociencia y la Red Universitaria de Salud Krembil, en Canadá, usaron imágenes por resonancia magnética (IRM) para identificar un área específica del cerebro, un haz de sustancia blanca debajo del cuerpo calloso, el grueso manojo de fibras nerviosas que divide los lados izquierdo y derecho del cerebro, que se ha utilizado anteriormente para DBS en pacientes con depresión, según publica la revista 'Lancet'.

Una vez que el área objetivo se identificó, se implantaron los electrodos y se conectaron a un generador de impulsos, que se pone bajo la piel. El dispositivo se activó diez días después de haber sido colocado y los científicos mideron cuidadosamente los cambios agudos en el estado de ánimo de los pacientes y los niveles de ansiedad para determinar el nivel correcto de estimulación.

En el momento de la cirugía, las pacientes femeninas tenían entre 24 y 57 años y había estado sufriendo de anorexia entre cuatro y 37 años. Aunque el estudio piloto fue pensado principalmente para evaluar la seguridad del procedimiento en este grupo de pacientes, los investigadores también registraron cambios en el estado de ánimo de los participantes, el comportamiento compulsivo y patrones de alimentación anormales, que se miden mediante pruebas estandarizadas.

El tratamiento parece ser relativamente seguro, con sólo un paciente que experimentó un evento adverso grave tras el tratamiento, un ataque que tuvo lugar cerca de dos semanas después de la operación inicial, que estaba relacionado con un trastorno metabólico que el paciente sufría como consecuencia de su anorexia.

En las semanas previas a la cirugía, cinco de los seis pacientes habían asistido recientemente a un tratamiento hospitalario, lo que había dado lugar a algún aumento de peso. Después de dos meses, los seis pacientes habían perdido peso, volviendo a su base habitual, en línea con las expectativas de los investigadores, ya que en los estudios de estimulación cerebral profunda para pacientes con depresión por lo general se ha observado un período de latencia de unos pocos meses antes de que el tratamiento se haga efectivo.

Sin embargo, tres meses después del tratamiento, este modelo comenzó a revertirse, con cinco de los seis pacientes estabilizados o con aumento de peso, en relación a los dos meses después de la operación. Después de nueve meses, tres pacientes mantuvieron un mayor peso que antes del inicio del tratamiento, el período más largo de aumento sostenido de peso que ninguno de ellos había logrado desde el inicio de la enfermedad. Alrededor de la mitad de los pacientes también registraron mejoras en su estado de ánimo o redujeron su comportamiento obsesivo-compulsivo.

Según el doctor Andrés Lozano, neurocirujano y uno de los principales investigadores, los resultados son particularmente alentadores. "La pérdida de peso inicial es un efecto primario de la estimulación cerebral profunda en el hambre, el apetito, o la tasa metabólica". Y añade que el hallazgo de mejoras en el estado de ánimo y la ansiedad en los pacientes que todavía tenían bajo peso es "especialmente sorprendente.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en