Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

María Alché se reencuentra con la fotografía

17/09/2012 19:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

La actriz y directora de cine María Alché expone en la galería Cero sus microficciones autobiográficas, fotos familiares de una generación pasada -olvidadas, encontradas- en las que ella misma se incluye alterando la línea temporal. Películas de un solo fotograma, ficciones que reelabora.

Tras numerosos éxitos en Argentina como actriz, con más de una docena de películas entre ellas La niña santa que la llevó al Festival de Cannes e 2004 o como directora con cortometrajes como Noelia, galardonado en el último Festival de Cine de Buenos Aires –BAFICI- y en el Edinburgh International Film Festival, María Alche se reencuentra con la fotografía. De niña pasaba largos ratos en el laboratorio que su padre, geólogo, tenía montado en un cuarto de la casa. La experiencia del revelado era vívida como un juego familiar, un aprendizaje que luego le dio paso a sus estudios de cine y actuación.

Retrato de una vida

"El proyecto lo he realizado sobre el archivo de mis diapositivas familiares. En este anhelo por conservar la existencia, hecha de vacaciones, hogares, salidas, cumpleaños, momentos comunes, viajes, empecé a observar que en muchas de ellas se repetían espacios vacíos; zonas del cuadro que esperaban ser ocupadas. La extraordinaria posibilidad de las fotografías de ser elípticas y fragmentarias, reproduciendo la textura de la experiencia sin explicar su significado, me permitió imaginar que debía ir hacia allí. La mayoría de las personas de las diapositivas son mis familiares directos en edades en que no los conocí. Los lugares que aparecen los recuerdo borrosamente en mi memoria, o los fui recreando muchas veces a partir de relatos que allí sucedieron escuchados en diálogos familiares. Entonces, ingreso a una falla de tiempo, a una suerte de memoria inventada. Podrían pensarse como fotos de ciencia ficción, donde soy un alienígena en el pasado, perturbando el espacio y el tiempo".

Las vacaciones de sus abuelos alrededor del mundo, la boda de Bencho, las siestas de verano en la casa de fin de semana en la década de los setenta, papá con el uniforme del colegio, mamá embarazada: Ella mira las imágenes de un tiempo de esplendor buscando los vacíos, las siluetas fuera de foco, la sombras de quien quedó fuera de cuadro; signos erráticos de lo único real: lo inesperado. Luego proyecta las imágenes en diapositivas para interactuar, dentro de esa ventana metafísica que es la foto, con los fantasmas. Cuida los detalles asimilando luz, vestuario, y se vale de efectos especiales caseros, como el ventilador que le vuela los pelos igual que a su abuela la brisa del mar muerto. La artista se funde en la escena y el acto es captado en toma directa que a su vez luego es reelaborada digitalmente hasta que consigue el desteñido propio del tiempo.

Paso a la performance

El verosímil activa en el espectador el mecanismo emotivo del mirar la foto. No estamos ante una obra de arte, estamos ante la vida. Entonces la obra alcanza otro estadio, el de la performance. Ella se vale de la técnica histriónica para acceder a ese terreno entre dos campos sin nombre, un espacio en el que deambula con cautela, ingrávida, expectante, con la expresión en grado cero, dejando una estela de consciencia plena.

Su estado revela la realidad operativa de la documentación fotográfica doméstica. Queda expuesta la manía contemporánea del archivo, el deseo arcaico de preservar un momento, la ya nada inocente pretensión de fabricar un recuerdo, diseñarlo y conservarlo para siempre. María no confronta, en todo caso honra el fenómeno. Que la identidad y la Historia son construcciones no es ninguna novedad. El asunto es no olvidarlo.

Madrid. FALLAS. Diapositivas Familiares 1960-1986 : Fui a estar allí (éramos esperados entonces sobre la tierra). María Alché. Galería Cero.

Del 20 de septiembre al 11 de noviembre de 2012.

{jathumbnail off}


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7378 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
3502
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.