Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Angelace escriba una noticia?

Marrakesh y el desierto de Sahara

07/09/2009 22:21 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un viaje increible que se lo recomiendo a todo el mundo

Hola a todos,

Acabo de volver hace unas dias de un viaje a Marruecos. Ha sido un viaje increible que se lo recomiendo a todo el mundo. He escrito un diario resumiendo nuestro viaje

Nuestra ruta fue la siguiente:

Dia 1: Llegada a Marrakech.

Dia 2: visita a Marrakech.

Dia 3: Marrakech- Essaouira- Marrakech

Dia 4: Marrakech-Ouazarzate

Dia 5: Ouazarzate-Erg chebbi.

Dia 6: Desierto Dia 7: Erg chebbi -Ait Benhaddou.

Dia 8 Ait Benhaddou-Marrakech

Día 1: Llegada a MARRAKECH. Viajamos en avión con Easyjet, y llegamos a Marrakech como a las ocho y media de la tarde-noche. Lo primero que teníamos que coger era un taxi que nos llevara al RIAD. Para eso seguimos los consejos del foro y conseguimos que no nos cobrasen más de lo debido. Casi todos los riad que nos aconsejaban en el foro estaban ocupados para esos días y al final mirando en Internet contratamos el riad

Está situado dentro de la medina aunque para nuestro gusto un poco alejado de la plaza de Jemaa el Fnac y de los zocos. Nos costaba 60 euros la noche por habitación doble. El precio no es excesivamente barato pero por lo que pudimos investigar en internet son todos más o menos por un estilo. El sitio es acogedor y bonito, las camas son bastante nuevas y cómodas, y además están limpias. Pero lo que más nos gustó de todo fue la terraza de la azotea, ahí nos tomamos unas coca-colas españolas por la noche para descansar del viaje.

Dia 2: Visita a MARRAKECH. Nos levantamos trempranito para poder aprovechar lo máximo el día y visitar todo los monumentos posibles. Dejamos la parte de los zocos para visitarla el último día y hacer todas las compras para no cargar con ellas el resto del viaje. Empezamos la ruta por la Koutoubia. Luego seguimos el plan de la guía Loney planet. Pasamos a ver el museo de Marrakech aunque solo vimos el edificio por fuera y después a la Medersa de Ben Youssef. Por recomendación de lo que habíamos leído en el foro pasamos a tomar unas cervezas al café Árabe, que nos gustó bastante lo de la terraza. Después visitamos el palacio de Badi, el barrio judío El Mellah y el palacio de Bahia. También estuvimos paseando por los jardines de la Menara. Todos estos monumentos los vimos por encima sin pararnos a ver demasiados detalles. Al atardecer nos fuimos a tomar un fantástico zumo de naranja a un precio de risa comparado con lo que valen aquí en la plaza más" loca de marruecos" la de Djemaa el fnac para ver la puesta de sol detrás de la Koutoubia. Es todo un espectáculo a lo que hay que sumar los encantadores de serpientes, cuenta cuentos, predicadores, tatuadoras de henna… Marrakech es una ciudad caótica pero engancha. Volvimos al riad para cambiarnos y por la noche quedamos con el guía con el que contactamos a través del foro, Ali, para hablar del viaje que empezábamos al día siguiente. Cenamos en el restaurante Atanjia un lujoso y romántico restaurante . Cuando terminamos estábamos tan cansados que volvimos en taxi. Lo de los gran taxi también son toda una experiencia, porqué por lo menos los que nosotros cogimos daba la sensación de que no llevaban ni luces, pero llegamos bien al riad que es lo importante.

En cuanto al transporte de todo el resto del viaje nuestra primera opción cuando llegamos a Marrakech como fuimos cuatro personas era alquilar un coche y hacer todo el viaje por nuestra cuenta. Pero por un lado los precios de los coches de alquiler nos parecían exagerados, por otro no nos fiábamos mucho de nuestro sentido de la orientación, y además desconfiábamos un poco del estado de las carreteras. En este aspecto nos llevamos una sorpresa porqué quitando que había muchos controles policiales en todos los sitios no nos parecieron que estuvieran tan mal.

En cualquier caso no hay nada mejor que contratar un guía con un buen 4x4 que es como poner el piloto automático y te olvidas de problemas. Además el que contratamos es el Ali de adrouinaventure " www.adrouinaventure.c.la un bereber muy simpático que habla muy bien español y que tiene un coche bastante nuevo y muy confortable.

Dia 3: visita a ESSAOUIRA. Quedamos a una hora temprana con Ali para que nos viniese a recoger para ir a Essaouira. Como en casi todo el viaje le toco esperar hasta que estuviéramos listos. Podríamos a ver ido en autobús porque antes de ir nos contaron en la oficina de turismo de Marruecos que hay una línea de autobuses regular. Probablemente nos habría salido más barato pero esta vez preferimos la comodidad de que te recojan y te traigan hasta la puerta del riad. Además así íbamos cogiendo confianza con Ali para lo que restaba de viaje, que por otra parte es bastante fácil simpatizar con él, sabía más chistes en español que cualquiera de nosotros entre otras muchas cosas que nos dejo como se dice de broma en dos palabras "im-presionados" a todos.

El camino a Essaouria nos pareció bastante monótono, mucha carretera con poco paisaje que destacar al rededor y con mucho control policial. Lo único reseñable es que paramos en un sitio donde venden todo tipo de productos fabricados con aceite argan. Unas mujeres pelaban los frutos del árbol del argan, otras las pican, otras las amasan… es una cadena de cosas bastante larga lo que tienen que hacer para conseguir el líquido, es bastante laborioso. Lo que me llamó la atención de lo que nos contaron es que es mejor que no llueva mucho para tener más producción de aceite, no llegue a entender muy bien el porqué. Al final se sacan un motón de productos, que si cosméticos para el pelo, para la cara, para el cuerpo, aceite para comidas…, nosotros cada uno compramos una cosa. Para mi Essaouria es una ciudad preciosa. La playa es larga y ancha y con arena fina. Vimos a mucha gente haciendo deporte, jugando al futbol, baloncesto, voleibol… y sobre todo para el que es aficionado a los deportes náuticos como surf, winsurf y kitesuft es muy recomendable visitar esta ciudad. Aunque llevábamos bañador decidimos no bañarnos en la playa, no por falta de ganas ni porque el agua estuviese muy fría sino porqué el tiempo era más bien fresquito, y probablemente al salir del agua nos hubiésemos quedado como un pájaro tieso, eso se lo dejamos a los ingleses que están más piraos que nosotros y se atreven con el frío. Así que nos quedamos un rato relajados, tumbados en la arena jugando a las cartas y después nos fuimos a pasear por la ciudad. La ciudad está llena de callejuelas y de tiendas pintorescas, a mi me pareció muy divertido pasear por allí. En cuanto al ambiente a mi me encanta porqué se ven muchos pintores mezclado con hippies, rastas, guiris como nosotros…, que al final le dan un aire muy bohemio a la ciudad. Seguro que por la noche es mucho más divertido que por el día. También es interesante ver las murallas con los cañones, desde esa zona hay unas vistas al mar muy bonitas. Después del paseo por la ciudad fuimos a comer al puerto, no recuerdo bien cuanto nos cobraron porqué yo no llevaba las cuentas en ese momento pero estaba todo el pescado buenísimo y además nos pusieron mucha cantidad. Más tarde volvimos a pasear por las calles viendo las tiendas y quedamos con Ali para volver a Marrakech. Nos fuimos a dormir prontito para levantarnos temprano otra vez hacia nuestro siguiente destino: Ouazarzate.

Dia 4: De MARRAKECH a OUAZARZATE. El camino a Ouarzazate lo hicimos bastante lento porque hay que atravesar el atlas para llegar hasta allí. Además hicimos muchas paradas para tomar fotos, porqué en esta ruta los paisajes si que son espectaculares y merece la pena no hacerlo con prisa (porque la prisa mata) y disfrutarlo. Cuando terminas la parte de las curvas del atlas los paisajes son también muy espectaculares, se suceden uno a otro sin parecerse entre sí, el contraste llama mucho la atención. Además atravesamos un montón de pueblos largos. Antes de llegar a Ouarzazate nuestra siguiente parada más reseñable fue a Telouit, un pueblo auténtico y una casbah que data de fines del siglo 18 .

Después de dejar Telouet nos dirigimos a Ouarzazate crusando pueblos bereberes . Lo primero que hicimos allí fue parar en un supermercado para provisionarnos de cervezas, coca-colas y pan para comernos un bocadillo del kilo de jamón que nos llevamos desde aquí por si acaso pasábamos hambre. Fuimos previsores y llevamos un motón de embutido porque a dos de las personas que iban en el grupo no les gustaba ni el talline, ni la sopa, ni el cuscus, que es lo que más se come por allí. A mí sin embargo me encantaba aunque al final se me hizo un poco monótona la poca variedad de menús que tienen en esa zona. Dormimos en un hotel que Ali se encargó de reservar en media pensión. Un sitio muy bonito y cómodo en el que se cenaba bastante bien, el talline de carne picada y las brochetas de pavo estaban muy buenas. Nos faltó podernos bañar en la piscina pero hacía frío. Por la noche un poquito de fiesta otra vez con las cervezas y las copas, y a dormir que al día siguiente nos esperaba el desierto.

El desierto del sahara, Marruecos

Dia 5: OUARZAZATE desierto de ERG CHEBBI. Empezamos el día no demasiado temprano esta vez, más bien tarde, porque habíamos pasado la noche de fiesta otra vez y ya el cansancio se iba acumulando. No queríamos llegar demasiado agotados al desierto de Merzouga (Erg chebbi) por eso no madrugamos. Antes de ir a Marruecos toda la gente que conocemos y que han viajado allí nos recomendó que guardásemos días para ir al desierto. Decían que las montañas de atlas y los valles están muy bien pero que hay cosas parecidas en Europa. No estamos de acuerdo porqué los paisajes son muy distintos a los que nosotros hemos visto. Lo que no tenemos nada ni parecido es el desierto, en eso si estamos de acuerdo

En el camino paramos a ver el lago de Ouarzazate y luego atravesaremos el valle de palmerales de Skoura, visita de la kasbah de AMRIDILE, luego seguimos recorrido por el camino de las Mil Kasbahs, atravesaremos el valle de ROSAS y varios pueblos

bereberes hasta llegar a las famosas Gargantas del Todra, aquí almorzamos y descanso. Consiste en conjunto montañas escarpadas de unos 300 metros de pared de alto, y con un río estrecho de aguas cristalinas que las atraviesa, una vista natural muy bella. Abundan los guiris como nosotros en general, y los aficionados a la escalada en particular porqué debido a la adherencia de la roca es fácil trepar por ellas. Nos hubiese gustado también visitar las gargantas del Dades pero el tiempo se nos echó encima.

Se nos hizo de noche y de camino al desierto nos desviamos para parar a tomar las cervezas que habíamos comprado en Ouarzazate y hacer una "foto guiri" con la luna llena y el desierto de fondo. Llegamos al albergue que está pegado al desierto. El albergue como todos los alojamientos a los que nos ha llevado Ali nos pareció una maravilla, con sus habitaciones individuales, ducha individual, todo muy limpio, piscina, aire acondicionado

Además, los dueños son familia de Ali, y en la cena y el desayuno pudimos comprobar que la simpatía y la alegría la llevan todos en los genes. Después de cenar nos ofrecieron un pequeño recital de percusión con djembes para alegrar el ánimo, y después fuimos con el todoterreno a visitar las jaimas para conocerlas antes de dormir en ellas la noche siguiente. Un poco de risas y de empujones por la arena y a dormir que al día siguiente tocaba paseo en camello entre otras cosas.

Dia 6: DESIERTO. Desierto… da un poco de vértigo mirar y ver que no tiene límite, arena ardiente, arena hasta perderse de vista, colores cambiantes, … es fascinante y grandioso. Difícil de explicar. Nos levantamos con las vistas del desierto, desayunamos en el albergue con la familia de Ali, y a continuación nos llevó al poblado de los negros. Su origen es de Mali, y se establecieron en esa zona hace un tiempo. Nos ofrecieron un concierto, al que le guste la percusión como a mí estaría encantado de hacer esta visita, al que no probablemente le dejará un poco frío. Después nos fuimos a ver el mercado de Rissani

Lo que más nos gustó fue el mercado de los burros, allí no parece que estén en peligro de extinción, había montones y podías comprar uno por unos cien euros. A continuación fuimos a comprar una pizza bereber a una tienda touaret que hay en Merzouga para comer, y volvimos al albergue para emprender la ruta hasta las jaimas en dromedario. Como a las cuatro de la tarde cuando acabamos de comer la pizza montamos en los dromedarios para ponernos en camino por el desierto. Nos compramos un turbante cada uno para parecer más auténticos, a la vez parecíamos más guiris. Los dromedarios son un poco incómodos, pero es preferible a ir andando, yo lo intenté andar un rato pero a los veinte pasos ya estaba que me caía de agotamiento.

Es más duro de lo que parece andar por el desierto. A pesar de las incomodidades el camino fue muy divertido gracias a los camelleros Moha y Lahcen "Jonas ", que son más salaos que las pesetas. Cuando llegamos al campamento de las jaimas estuvimos de chachara con ellos hasta las tantas, primero antes de cenar (cenamos talline de pollo y sopa) y después entorno a una hoguera, con la gran duna de fondo, la luna llena y el cielo lleno de estrellas. Nos amenizaron el rato con algo de percusión y acabamos con agujetas en la tripa de reírnos con los chistes e historias que cuentan camelleros. Después a dormir, con concierto de ronquidos de alguno de los acompañantes

Dia 7: DESIERTO – AIT BENHADDOU pasando por el VALLE DEL DRAA. Nos levantamos muy temprano para ver el amanecer y ver salir el sol, el contraste de colores y las sensaciones no se pueden explicar con palabras. Lo suyo es ir a verlo. La vuelta en dromedario hasta el albergue está vez se hizo menos dura, y como íbamos un poco dormidos el ambiente era más bien relajado. Echamos mil "foto guiri" pero las cámaras no pueden captar todo lo fascinante del desierto. Cuando llegamos nos dimos una ducha en el albergue, recogimos las cosas y nos despedimos de la familia de Ali para empezar la ruta de vuelta a Marrakech.

A la vuelta pasamos por el valle del Draa. Ali se tiró el rollo y se metió por unas pistas para que pudiésemos ver sitios un poco menos conocidos y menos explotados por el turismo. Lo frondoso de los palmerales en torno al valle unido a los campos de cultivo, kasbash y la arquitectura de las casas de adobe hacen del paisaje en un entorno muy bello y original, aconsejable de visitar. Así llegamos a Ait Benhaddou situada a 30 km de la ciudad de Ouarzazate, hay que salirse unos kilómetros de la carretera para ir por pistas. La Casbah es algo así como si fuera un castillo de arena que como por arte de magia aparece en un campo de almendros. Para verlo bien hay que cruzar un rio, que se puede cruzar andando o en burro. Nosotros cruzamos andando y volvimos en burro. Es un poco agobiante pasear por allí porqué se ofrecen muchos niños como guías y es casi imposible negarte, pero como está también conservada y es tan bella no se puede pasar de largo, hay que verla. Además han rodado muchas películas allí, la última creo que ha sido Jesús de Nazarezt de Mel Gibson. Pasámos una noche muy divertida jugando al mentiroso y acabando con las existencias de alcohol que nos quedaban.

Dia 8: vuelta a MARRAKECH. Visitamos la kasbah de Ait Benhaddo a primera hora. De vuelta a Marrakech no paramos, hicimos todo el recorrido del tirón para que nos diese tiempo a pasear por el zoco y hacer las compras antes de que saliera nuestro avión, que era lo único que nos quedaba por a hacer. Lo de perderse por los zocos es una locura pero lo de regatear nos alegró el día porqué ya estábamos un poco tristes pensando en el fin de nuestro viaje. A las seis y media teníamos que estar en el aeropuerto porqué la salida estaba programada para las ocho y veinte, así que no nos dio tiempo a comprar mucho. Ali se ofreció para llevarnos al aeropuerto, sin cobrarnos nada, una suerte haber dado con él


Sobre esta noticia

Autor:
Angelace (1 noticias)
Visitas:
801
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Rafa Mora (22/06/2010)

El Sáhara más oriental
EL DESIERTO DE TUNEZ
Os lo recomiendo para viajar al desierto de Túnez y con niños, no lo olvidarán jamás la sensación de libertad, paz, es un viaje inolvidable.
Toda la familia hemos viajado con la agencia de viajes Desertia Travels, son los mejores para viajar al desierto!!!