Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

El máster espurio de Cristina Cifuentes

21/03/2018 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un máster cursado por Cristina Cifuentes está en «la cuerda floja». La cronología y los datos podrían demostrar que a la presidenta de la Comunidad de Madrid le aprobaron más de la mitad del máster

Al Partido Popular de la Comunidad de Madrid le siguen «creciendo los enanos». Si el estar ya enfangado por la corrupción – Caso Púnica y Trama Gürtel – no fuese suficiente, ahora nos enteramos, leyendo El Diario, que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, falsificó sus notas para lograr el título de Máster.

Cifuentes se matriculó, en el curso académico 2011 / 2012 en el Máster en Derecho Autonómico en la Universidad Rey Juan Carlos, y al finalizar el periodo lectivo dos asignaturas quedaron como pendientes.

Todo quedaría ahí de no ser porque en la intranet de la citada universidad, quedó registrado como una funcionaria de otro campus universitario, accedió a las notas de la política del Partido Popular y cambio los dos «no presentado» por sendos «notable».

Una política con afición por los másteres

 

Cristina Cifuentes presume, como se puede ver en el sitio web de la Comunidad de Madrid, de haber cursado dos másteres, uno de ellos el que ahora se encuentra bajo la «lupa» de la opinión pública.

La polémica ha surgido, después de que el periódico que dirige Ignacio Escolar, haya desvelado que a la por entonces delegada del gobierno en Madrid, una funcionaria de un centro universitario que no era la Universidad Rey Juan Carlos, cambio sendos «no presentado» por dos «notable».

Lo sorprendente del asunto, es que la modificación de sus notas se produjo dos años después de que esta hija de militar se hubiese matriculado de la citada maestría.

Además, la modificación la hace una funcionaria, que no trabajaba en el departamento de posgrados, y que tampoco ejercía sus funciones en la Universidad Rey Juan Carlos.

La irregularidad es manifiesta

Además de haber pagado las correspondientes tasas universitarias, 1.586, 39 euros, en su expediente académico muestra que Cifuentes aprobó el citado tercer ciclo en el curso académico 2011 / 2012.

Sin embargo, tal como refleja el sistema de gestión de alumnos de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), en el citado año lectivo, dos materias del citado máster aparecían con la calificación de «no presentado», que correspondían a las asignaturas “La financiación de las comunidades autónomas” y el “Trabajo de Fin de Máster”.

Sin embargo, dos años después, una funcionaria del campus de Getafe, accede al sistema de gestión de alumnos de la URJC, y cambia los dos «no presentado» del máster que cursó Cifuentes, a dos «notable».

Baste decir que las dos asignaturas tienen un valor de 27 créditos, algo menos de la mitad de los créditos de ese tercer ciclo, siendo un máster tiene una carga lectiva de 60 créditos.

Para aprobar se tendría que haber matriculado de nuevo

Fuentes de la Comunidad de Madrid, no niegan que Cristina Cifuentes no se hubiera presentado a dos asignaturas, pero aseguran que las aprobó en el año 2014.

Con ello, no justifican como en el expediente académico de la presidenta de la Comunidad de Madrid, aparecer reflejado que esas dos asignaturas fueron aprobadas en el curso lectivo 2011 / 2012.

De hecho, inclusive asumiendo que la cabeza visible de la Comunidad de Madrid hubiese aprobado esas dos asignaturas en el 2014, solo podría haber sido, si hubiese vuelto a matricular en el citado Máster de Derecho Autonómico, cosa que no sucedió.

Reducción al absurdo

El único pago de tasas universitarias que realizó Cifuentes en el 2014, tuvo que ver con el precio de expedición del título de máster cursado en la URJC, un total de 176, 27 euros.

Dicho pago se produce, sospechosamente, una quincena después de que, misteriosamente, las ya citadas dos asignaturas, pasasen de «no presentado» a «notable».

A pesar de que las pruebas son evidentes, desde la Comunidad de Madrid, se sigue manteniendo que la que fuera delegada del gobierno en Madrid, aprobó el máster en el año 2014.

Inquirido el gobierno autonómico sobre la imposibilidad de volverse a presentar a los exámenes sin que mediase matrícula, el gabinete de prensa de la dirigente popular, califica de error que esos pagos en el 2014 no aparezcan en los sistemas informáticos de la URJC.

Sin embargo, dos años después, una funcionaria del campus de Getafe, accede al sistema de gestión de alumnos de la URJC, y cambia los dos «no presentado» del máster que cursó Cifuentes, a dos «notable

Ante el callejón sin salida para poder justificar lo que los datos niegan, desde la Casa de Correos, sede del gobierno regional, se explica que "No confirmo que fuera en 2014, no se acuerda del hecho de haber pagado o no, pero pagó y se sacó las asignaturas que le faltaban y que no había aprobado en primera instancia"

Las normas de la URJC no lo permiten

Inclusive si se diese por cierto que Cristina Cifuentes se volvió a matricular en el 2014, con la normativa de la Universidad Rey Juan Carlos, sería imposible que Cifuentes hubiese accedido al título de máster.

Y esto porque para la defensa del Trabajo de Fin de Máster, es necesario que se hayan superado el resto de las asignaturas, de manera que sería imposible que esta licenciada en derecho hubiese podido aprobar una asignatura, y al mismo tiempo, haber aprobado el “Trabajo de Fin de Máster”.

De hecho, según quedó reflejado en el sistema de gestión de alumnos de la URJC, Cifuentes tardó un minuto exacto, entre que aprobó la asignatura “La financiación de las comunidades autónomas” y se le aprobó el “Trabajo de Fin de Máster”.

Además, todavía no se sabe es ante que comisión presentó Cifuentes su “Trabajo de Fin de Máster”, y que tutor hizo un seguimiento de su trabajo. Por ahora la URJC tampoco ha sabido dar explicación sobre ese particular.

La funcionaria se defiende

La funcionaria que cambió las notas de Cristina Cifuentes, se escuda en que solo ejecutó la petición que le hizo por escrito uno de los profesores del máster.

De hecho, la funcionaria en cuestión ni siquiera trabajaba dentro de la plantilla de la URJC, sino que estaba trabajando en el campus de Móstoles, donde ahora es la jefa del Rectorado.

Otro dato a tener en cuenta, es que la Universidad Rey Juan Carlos, depende directamente, en su financiación, de la Comunidad de Madrid.

Los interrogantes se suceden

Ante la pregunta de quién hizo que cambiase la nota de un máster de otra universidad, la funcionaria se escuda en que no se acuerda, y se justifica diciendo que aunque ahora no, hace cuatro años era moneda común, que se realizasen labores burocráticas sobre expedientes de alumnos de otras universidades.

Inclusive el profesor de una de las asignaturas que pasaron de «no presentado» a «notable», reconoce que Cifuentes era su alumna, pero se niega a dar más información, justificando la negativa en que se trata de una información reservada.

Otra de las incógnitas es quién era el tutor y quienes formaban parte de la comisión evaluadora del Trabajo de Fin de Máster de la actual presidenta de la Comunidad de Madrid.

Las reacciones no se han hecho esperar

La noticia ha levantado un vendaval de reacciones, inclusive de docentes de la propia Universidad Rey Juan Carlos, como es el caso del vicerrector de tercer grado, José María Álvarez Monzonillo.

Este miembro de la administración de la URJC, afirma que solo los profesores pueden cambiar las calificaciones de los alumnos, pero no una funcionaria, y menos si pertenece a una institución universitaria que no es la URJC.

Monzonillo, al saber la noticia ha iniciado gestiones, infructuosas hasta este momento, sobre quién era el profesor de las asignaturas, quién era el tutor del trabajo y quiénes formaban la comisión que evaluó el “Trabajo de Fin de Máster”.

Si se demuestra que el expediente académico de Cristina Cifuentes se cambió de manera ilegal, podríamos estar a las puertas de un proceso legal: de demostrarse estaríamos hablando de falsificación de documento público, penado con entre tres y seis años de cárcel.

En lo que tiene que ver con el propio reglamento interno de la Universidad Rey Juan Carlos, de probarse los hechos, nos encontraríamos frente a una falta calificada como grave.


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (197 noticias)
Visitas:
4936
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.