Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pirlo De Félix escriba una noticia?

A las cinco y media writted and narrated by Pirlo de Félix

28/09/2010 17:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Escribo sobre como puede encontrar pareja un hombre solo y ya en edad de estar casado o como cambia el sentido de la realidad del pensamiento al hecho

A LAS CINCO Y TREINTA narrated by Pirlo de Félix

Buscando inspiración para hacer un nuevo post me encontré sorprendentemente con una joven de unos diecisiete años, bajando de un autobús de transporte escolar, yo siempre estoy dándole vueltas a mis pensamientos, dentro de mi cabeza, y no me había percatado de ella, hasta que finalmente, una tarde me fije en ella.

Creo que voy a apostar fuerte por ella, la joven vive cerca de mi casa y el fin de semana pasado la vi por primera vez sin el uniforme, vestía traje de paseo, además de joven la encontré bonita, el vestido que llevaba la hacia más mujer, este dato fue el detonante por el cual me di cuenta que la joven podría atender a mi persona. Yo tengo treinta y siete, y no estoy demasiado desengañado por la vida.

Encontrarme con ella, no significa exactamente que pueda luego salir a pasear con ella, debe de ocurrir algún percance o se deben cruzar varias casualidades para que ella, y yo, nos hablemos y nos indiquemos qué sentimientos tenemos el uno sobre el otro, demostrarnos realmente si queremos estar unidos.

Yo en esta misma semana he anotado mentalmente, la hora en la que baja del autobús, las cinco y media post meridian, ésa es la hora en la cual a partir de ahora, y hasta que se caiga nuestra relación estaré esperándola allí todas las tardes.

Los días sábado, y domingo, me estaré a esa hora esperándola para que ella vea que podemos hablarnos, yo quiero indicarle bien que existe una forma de vernos. Esperaré hasta que llegue ése fin de semana, en el cual, ella baje con naturalidad, hasta el portal del piso donde vive y se acerque a mí vestida con ropa de paseo.

Si yo tenía pensamientos incoherentes dentro de mi cabeza, por estar simplemente sentado en una terraza viendo a los coches pasar, o escuchar a las gentes sentadas a mi alrededor hablando de sus cosas, en soledad, y si al verla, al fijarme en ella, éstos desaparecen, y veo un hilillo de luz que me mejora la vida, ha sido por que la figura que en mi se representa estando con ella, a mi lado, haciéndome compañía, es mejor que la soledad con mis malos pensamientos, cuando de nuevo vuelvo a pensar después de verla pasar y entrar por el portal de su casa, son sentimientos de ternura, noto dentro de mí un cambio a mejor y una mejor calidad de vida, debo obligatoriamente esperar hasta el final.

Estas diferencias en mi pensamiento, son las que me han ayudado a decidirme y esperar el bus de las cinco treinta, en la terraza de una cafetería, para verla bajar a ella del autobús.

Una mochila color negro, una pegatina con la bandera de la Gran Bretaña pegada, una falda a cuadros corta hasta la rodilla, de la rodilla hasta los pies unas calzas rojas, a juego con la falda a cuadros negros y rojos, una camiseta blanca, unos zapatos de vestir color Burdeos, forman el uniforme del instituto, mas un montón de pulseras en cada muñeca, una estatura mediana, el pelo largo y suelto de un color marrón castaño pero con unas pequeñas mechas rubias y una cara de joven y morena, que contrasta mucho con la cara de hombre mayor y semblante serio que yo tengo.

Estas cosas de esperar a chicas jóvenes a que bajen del autobús, no están bien vistas, pero yo lo hago con cariño, por seguirle el juego, no hay nada que me obligue a pensar que ella y yo podemos tener un proyecto común, sólo quiero saber su nombre, para encontrar otro medio más privado en que el poder hablar, de poder conocernos, saber cada uno el sentimiento del otro, y ver si como pareja podemos funcionar.

El sábado pasado la pude ver con traje de calle, ella iba acompañada de su madre, nos miramos muy fuerte, yo aguanté toda su mirada y ella aguanto toda la mía, en el momento en que nos mirábamos sopló un viento fuerte durante muy pocos minutos, el viento tiró por los suelos mi lata de refresco y una botella de agua de plástico de una mesa ya vacía de al lado. Yo no pestañeé ni me moví de la silla no quise levantarme para recoger las botellas, ella no debió escuchar el sonido del la lata, y la botella al chocar contra el suelo puesto que ella tampoco pestañeó, ni apartó su mirada de mi cara. Ese día fue el primero en el que yo intuí que podíamos seguir jugando a ver si entre los dos encontrábamos la forma y manera de poder hablarnos en la intimidad.

.

Creo que después de vernos en la tarde del sábado, justo cuando había un poco de ventisca, y al ver cómo con mí mirada, mis gestos, y mí intenciones iban dirigidas a ella, pudo ver en mí a un hombre que sólo busca su inocencia de su para recuperar mí vida para que ella que me ayude a mí a sobrellevar los rigores, los sufrimientos, los sin sabores de la vida diaria, quiero olvidarme del trabajo y de mis otras obligaciones cuando estoy parado ésos son mis sentimientos por ella.

Ella lleva días mirándome y seguramente se habrá formado una idea de mí en su mente, y el hecho que yo ahora lo sepa, y el hecho que nos soportemos la mirada a ella, también le habrán aclarado pensamientos, ideas y acciones que tenía dentro de su cabeza. Creo que si hay sentimientos interiores de amor, cuando uno destapa el sentimiento del otro se consigue cierto placer, es el placer que el otro nos da, a través de su comprensión.

Luego cuando vuelvo a mi soledad muchas veces, veo el mundo, de un modo paralelo, con esto quiero decir que la vida, puede ocurrir como en dos líneas paralelas las cuales nunca se ajuntan, o no se cruzan jamás nunca la una con la otra.

Mi relación con la joven del autobús puede ser una relación paralela, esto no lo sabré hasta que extenuado de verla a las cinco y media, durante el curso escolar o esperando a que baje al portal de su casa, o durante algún fin de semana, coincidamos en ese momento exacto, en el que ella salga a pasear.

Será entonces cuando pueda comprobar si yo, realmente le intereso, o si mi relación con ella, era sólo una relación de carácter paralelo.

Yo comprendo esta relación como una búsqueda, y una forma de encontrar pareja aunque yo vea y sienta que ella se interesa por mí, pueda ser que su interés por mi, haya sido únicamente producto de mi imaginación, o de una mala enfermedad que me hacen creer en cosas, y actos que no tienen nada que ver con la realidad.

Puede que haya conflicto, ya que yo voy a esperar mi oportunidad para decirle que me gustaría tener una relación con ella, pero si todo lo que veo, no ocurre realmente, de la forma en la que yo pienso ella, luego puede hablar con sus padres, y decirles que a las cinco y media, cuando el autobús escolar la deja en la parada, hay un hombre que todos los días se fija ella, la sigue con la mirada hasta, que entra en el portal, y además tiene pretensiones.

Si los padres lo ven oportuno bajarán mientras yo la estoy esperando en la terraza, y tomarán seguro cartas en el asunto, de la forma en como sigo con la mirada a su hija. Pero yo si la sigo es simplemente porque noto que ella también me mira, y quiero enseñarle cómo se abre una puerta en el interior de un hombre, aunque lo primero de sentaría como si me derramaran un jarro de agua fría en pleno invierno.


Sobre esta noticia

Autor:
Pirlo De Félix (64 noticias)
Visitas:
696
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.