Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La medusa se apropia del mar, los peces disminuyen por la sobrepesca, el calentamiento... para 2090 sólo habrá un 10% de peces

17/06/2013 20:32 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Al desaparecer de los mares los peces por la sobrepesca masiva y especies como las tortugas, las sardinas y los arenques, la medusa tiene el nicho ecológico para ella sóla y prolifera en bancos gigantes y las larvas de medusa crecen libremente

Un estudio señala a la mala administración de los recursos pesqueros por parte del ser humano es la causa directa de la proliferación de medusas en los mares y playas.

A la gente le preocupa el asunto de la proliferación de medusas pero no le parece importante hasta que sufre la picadura de alguna. El dolor y la señal duradera que deja sobre la piel en seguida le hacen cambiar de opinión. A partir de entonces sólo las medusas del famoso lago, una de la isla de Palaos, que no han picado hasta ahora, le parecen vistosas al buceador.

Pero con o sin picadura, la medusa está generando graves problemas a la industria pesquera, ya que las medusas son depredadoras y se alimentan de larvas y huevos de pez; pero también a la turística, provocando incluso que los turistas «cancelen sus reservas o reduzcan su estancia».

El archipiélago de las Palaos es el mejor santuario del buceo con sus preciosos arrecifes de coral, que no se sabe hasta cuando durarán. También está el famoso lago de las medusas que aquí se menciona, proliferan allí las medusas en gran cantidad porque quedaron aisladas en sus tranquilas aguas sin poder salir y el único depredador que tienen como enemigo son unas anémonas. Se dice que son inofensivas pero en realidad tienen veneno, aunque en una cantidad mínima

En el Mediterráneo sobre todo cada vez hay más de estos animales primitivos (más antiguos que los dinosaurios) sobre todo en las playas, y son noticia últimamente al llegar el verano. La tendencia hacia un aumento de la invasión de medusas empezó en el año 2000 y no se ve el final. Conforme el tiempo mejora en el hemisferio boreal, la gente pasa más tiempo en las playas del Mediterráneo, por ejemplo, y con la gente y las picaduras vuelve el problema a las noticias en primera plana.

Lo malo es que la invasión se se está sufriendo también en otros mares del mundo como el mar Negro, el mar de Japón y hasta el mar del Norte.

La biodiversidad rica de algunos está amenazada. Es muy notable la biodiversidad que se da en el Este de la costa sudafricana donde confluyen la corriente fría de Benguela citada con otra caliente con un nombre difícil de recordar. Esta coincidencia hace que en esta zona se puedan ver peces típicos de zonas subárticos nadando junto a otros típicos de zonas tropicales, que son señal de peligro futuro. Es el lugar del mundo donde se puede ver más especies diferentes de tiburones nadando en la misma zona, pero estos depredadores no molestan a las medusas en que también se ha notado un aumento.

La mayoría de los tiburones son carnívoros, es decir, que se alimentan de una gran variedad de tipos de carne, principalmente de animales marinos. Pero existen algunos tiburones no carnívoros, que comen vida acuática pequeña, incluidos los moluscos y las almejas, plancton y productos como carbón, aceite, latas, cuero, papel, plástico y hasta ropa que encuentran en su camino en el agua. La cantidad de alimento que un tiburón come por día depende del tipo de tiburón que sea; generalmente consumen alrededor del 2% del total de su peso corporal por día. Pero las medusas no están ante un depredador.

¿Es un fenómeno solamente cíclico producido por cambios en las corrientes marinas debidas al calentamiento global?, se interrogan algunos observadores del fenómeno. Hasta ahora no se sabían las causas del aumento de las medusas los tres últimos años aunque se sospechaban.

Un nuevo estudio más detallado en todo el mundo apunta a la sobreexplotación de las reservas pesqueras como la principal causa de esta proliferación.

Los depredadores de las medusas, como la tortuga marina, están desapareciendo de nuestros mares por culpa de la pesca incontrolada. Pero lo corroboran otros factores: los peces pelágicos como las sardinas, arenques y anchoas que también se alimentan de zooplancton al igual que las medusas, se pescan masivamente. Estas especies compiten entre sí por este alimento, pero al desaparecer de los mares de esa competencia esas especies de peces, debido a la repetida sobrepesca masiva, entonces las medusas tienen muchas más comida disponible. Tienen el nicho ecológico prácticamente para ellas solas y reinan y proliferan libremente en él. Además, el número de peces pequeños que suelen comer larvas de medusa y con ellos se regula su población, en su ausencia, no hay nada que detenga la proliferación de larvas de medusas que se hacen grandes.

Para demostrar esta teoría los investigadores compararon dos ecosistemas pertenecientes a la misma corriente oceánica: la Benguela que circula por el sur de África. Uno de los ecosistemas está localizado en las costas de Namibia. En ese lugar la administración de las reservas pesqueras es muy pobre, por lo que la pesca no está controlada. El segundo ecosistema está a 1000 Km más al sur en Sudáfrica. Ahí ocurre lo opuesto y se ha controlado la pesca cuidadosamente en los últimos 60 años. En el primer caso la población de medusas se ha disparado, mientras que en el segundo la población de estos animales gelatinosos no ha aumentado.

En ciertas áreas se ha producir un círculo vicioso. En los océanos las cadenas tróficas son más flexibles que en tierra y en esas regiones ha llegado a ocurrir una inversión de papeles en la que la presa ha pasado a ser el depredador. Las medusas son ahora las que limitan la población de peces al alimentarse de sus larvas y estar su población descontrolada. Son las medusas las que ahora amenazan también las reservas pesqueras.

FAO ha propuesto desarrollar productos alimenticios a base de medusas para hacer frente a su proliferación, que se ha convertido en "una amenaza para la pesca".

La agencia de alimentación de la ONU señala que algunas especies de medusas "son una fuente de alimentos en diversos países". De la misma forma, apuesta por usarlas en productos médicos, ya que, entre otras posibilidades, el descubrimiento de una "medusa inmortal", con el nombre técnico de 'Turritopsis nutricula', capaz de revertir su proceso de envejecimiento, "encierra la promesa del desarrollo de productos de rejuvenecimiento de gran alcance para los seres humanos".

Un nuevo informe de la Comisión General de Pesca para el Mediterráneo, entidad que pertenece a la FAO, advierte de que "el rápido aumento del número de medusas puede ser una de las causas del descenso de las poblaciones de peces observado en el Mediterráneo y el Mar Negro".

"La sobrepesca, que elimina a los principales depredadores marinos, es uno de los factores detrás de la proliferación de medusas, cuya presencia ha aumentado de forma repentina", añade el texto, que alerta de un posible "círculo vicioso" en el que un gran número de medusas se alimentan de larvas de peces y juveniles y "reducen aún más la capacidad de recuperación de las poblaciones de peces ya afectadas por la pesca excesiva".

La FAO alerta de que las medusas "son ya abundantes en casi todos los océanos del mundo", lo que lleva a algunos expertos a hablar de "un cambio de régimen global, de un océano de peces a otro de medusas, en el que las estas últimas habrían sustituido a los peces, en parte porque la sobrepesca ha dejado a las medusas un mar sin peces”.

Como consecuencia de la sobrepesca la FAO considera que esta perjudica al ecosistema y que puede causar graves perjuicios

Por ello, la organización considera que las medusas "deben tenerse en cuenta en cualquier enfoque ecosistémico de la gestión pesquera". Así, ha recordado que el "el grave impacto que pueden tener las medusas sobre las poblaciones de peces se demostró en la década de 1980 cuando la 'Mnemiopsis leidyi', una especie que reside normalmente en el Atlántico, fue introducida accidentalmente en el mar Negro y tuvo un impacto arrollador en las poblaciones de peces".

En el Adriático también se observó hace unos 20 años un fuerte descenso de las poblaciones de peces con la llegada de oleadas sucesivas de 'Pelagia noctiluca', medusas de color malva y de picadura muy dolorosa. "El efecto combinado de depredación y la sobrepesca humana jugó un papel importante en la reducción de peces en edad reproductiva a un umbral que dificultó la recuperación de sus poblaciones", según recoge el informe.

El informe recoge otras posibles razones para explicar esta proliferación: el calentamiento global, que incrementa las especies que prosperan en latitudes tropicales; la eutrofización, que hace aumentar los nutrientes en el agua; o el uso generalizado de diques para evitar la erosión costera y los puertos turísticos, que constituyen un hábitat ideal para las medusas".

Ante estos hechos, la FAO añade otra serie de recomendaciones, entre las que destaca la incorporación de una investigación sobre las medusas en la investigación pesquera; el establecimiento de sistemas de alerta temprana ante la proliferación de medusas, con barreras de protección para las granjas acuícolas; o la adopción de medidas para reducir la sobrepesca, las emisiones de gases de efecto invernadero y las causas de eutrofización.

La presencia de medusas puede significar asimismo una amenaza al turismo en las playas de moda pero también en las costas de ciertas regiones costeras de países pobres del Tercer Mundo. El no tener turismo por culpa de las medusas supone un problema económico para países pobres aun teniendo en cuenta el aumento de ingresos por la sobrepesca. Sus gobiernos tienen que poner en la balanza la pesca en uno de los dos platillos y el turismo en el otro, aunque es difícil que lo hagan sin más información sobre todo esto. Además son un síntoma o indicador de lo mal que los poderes de los estados están administrando nuestros mares y el planeta en general.

Para evitar el problema de las medusas y otros similares urge organizar lo antes posible medidas para una buena administración de las reservas pesqueras, medidas que tengan en cuenta los detalles de las redes tróficas. Al parecer es la única manera de evitar que las medusas terminen sobre el plato de la comida como único remedio en un próximo futuro. ¿Pero quien puede comer medusas en vez de sardinas?

El informe, «Review of jellyfish blooms in the Mediterranean and Black Sea», es un detallado estudio sobre el llamado «plancton gelatinoso» (que incluye todos los tipos de medusas) y advierte sobre la gran proliferación de todas sus variedades en el mar Mediterráneo y en el mar Negro.

Se observa que los ejemplares de este año son mayores y más abundantes que en los últimos tres años, según han comprobado los componentes del proyecto Jellyrisk, dentro de una campaña oceanográfica promovida por la UE y que han estado navegando durante un mes para detectar el comportamiento de estos animales.

La investigadora del Instituto de Ciencias del Mar (CSIC) Verónica Fuentes, que participa en este programa internacional, ha explicado que se han visto grandes cantidades de la medusa luminescente «pelagia noctiluca“, especialmente tóxica y urticante de este mar. Había bancos en las costas valenciana y catalana; son las mayores jamás detectadas en las campañas realizadas hasta el momento. Esa una especie que realiza todo su ciclo de vida en el Mediterráneo, y una de las que generan mayor alerta en las playas. “Hemos visto bancos de varios kilómetros de extensión con una densidad de 30 ó 40 medusas por metro cúbico en las playas. Su tamaño significa que tuvieron un buen periodo de alimentación durante el invierno para llegar al tamaño actual en verano- según la bióloga.

La FAO ha propuesto desarrollar productos alimenticios a base de medusa en vista de que la pesca se acaba

Aunque estudios previos apuntaban que en años de inviernos lluviosos suele haber menor presencia de medusas en la costa, esta temporada veraniega el pronóstico no se cumple. Claro que no sólo es la lluvia la que influye sino también las temperaturas, pero paradójicamente estas les han sido adversas. Pero con las medusas las predicciones sirven de poco.

Además, se han encontrado otros tipos de organismos urticantes, como la “carabela portuguesa“, otra especie tóxica que procede del Atlántico y que, según explica Verónica Fuentes “este año se ha visto mucho en Baleares“. Las zonas donde más medusas se han detectado durante la campaña son concretamente Baleares, la costa de Barcelona, el Golfo de León y el estrecho de Mesina (Italia), aunque “se han visto prácticamente por todo el Mediterráneo”.

Para intentar amortiguar el impacto de las medusas en la gente que acude a las playas, se ha reanudado una campaña de “ciencia participativa” en toda las costas afectadas para obtener la mayor cantidad de datos posible sobre la presencia de este organismo en las playas. El objetivo es establecer mapas de riesgo por proliferación de medusas, y hacer un modelado espacial y temporal (movimientos y fechas) de la dinámica de estas especies. Para obtener los datos se requiere que quienes avisten bancos de medusas envíen esa valiosa información que se incorporará a una base de datos, con la que confeccionar el mapa de riesgos que será accesible al público por medio de la web o de una aplicación para móviles.

Cuando pican las medusas dejan en la piel miles de aguijones diminutos denominados nematocistos. Estos aguijones pueden seguir liberando veneno de medusa en el cuerpo. A veces, pueden enjuagarse con agua de mar o se pueden raspar para sacarlos.

Pero los expertos recomiendan, también enjuagar con vinagre. El vinagre es un ácido débil que, para muchas clases de picaduras de medusas, puede evitar que a los nematocistos "se aviven" o liberen veneno.

Aunque quizás no sea este el lugar para consejos, pues estamos ofreciendo información, reproducimos unos consejos sobre cómo actuar ante una picadura de medusa, ya que este verano, son muy comunes las picaduras especialmente en las playas de aguas más cálidas. Estos animales, al verse atacados o ante algún peligro, a través de sus tentáculos sueltan un veneno que cuando entra en contacto con nuestra piel genera una reacción urticante… La sensación de dolor es muy parecida a la de una quemadura y aparece una erupción cutánea en la zona afectada que provoca picor y escozor, aunque la reacción puede variar en función de la persona. En caso de sufrir una picadura de medusa, deberemos tomar medidas para calmar el dolor y evitar complicaciones. Podemos acudir al puesto de vigilancia o socorro de la playa, pero en caso de que no lo haya deberemos conocer las acciones a llevar a cabo personalmente y de inmediato, y se pueden seguir instrucciones muy simples y fáciles de captar porque hay webs que complican la vida del atacado en potencia.

- Los niños pequeños son un grupo de riesgo. Vale más prevenir con ellos que curar y estar vigilantes de las zonas en que se les baña.

También lo son los asmáticos, las personas con problemas dermatológicos, cardiacos o neuronales. La virulencia va en función de la cantidad de piel que ha estado afectada. Hay que ir al tanto pero difícilmente en la zona mediterránea una medusa puede causar daños graves… aunque nunca se sabe.

- Lo primero que se debe hacer en caso de sufrir una picadura de medusa, es salir inmediatamente del agua.

- No rascarse ni fregarse la zona afectada con toallas u otro tipo de ropa.

- Retirar de la piel los restos de tentáculo.

- Lavar la herida en la misma agua salada. No utilizar nunca agua dulce, ya que activa las células y aumenta la cantidad de toxina inyectada.

- Llenar una bolsa de plástico con hielo y aplicarla cuanto antes mejor, durante unos cinco minutos, sobre la zona de la picadura. No se debe poner nunca el hielo directamente sobre la piel.

- Si el escozor molesto sigue, se puede aplicar frío de nuevo, durante cinco minutos más.

- Para evitar la infección de la herida, se aconseja aplicar sobre la piel un antiséptico (alcohol yodado) tres o cuatro veces al día, durante 48-76 horas.

- Tomar estas medidas cuanto antes mejor. Si las molestias continúan o generan temblores, náuseas, mareos o un dolor intenso, acudir a un centro de auxilios.

- Algunos expertos recomiendan, también enjuagar con vinagre. El vinagre es un ácido débil que, para ciertas clases de picaduras de medusas, puede evitar que a los nematocistos "se aviven" o liberen veneno.

- La crema solar protege eficazmente de la picadura de medusa, especialmente las cremosas. Es una película que ponemos entre la piel y el cuerpo que hace que el tentáculo no detecte tanto el cambio de temperatura y no se enganche. Así la mejor prevención contra el sol y contra las medusas es abusar de las cremas solares.

-No escuchar falsos mitos de esa señora desconocida que se acerca a ayudar y aconseja por ejemplo que lo mejor es utilizar agua dulce u orina para limpiar la herida remedio infalible para mejorar o reducir el dolor. O de otro señor espontáneo que afirma, que a él le fue bien “el uso de arena para cubrir o frotar la herida“, etc. lo cual está también contraindicado, ya que solo se consigue extender la erupción cutánea mucho más, porque se va a extender el tóxico lo que hace es extenderse. Nada de escuchar consejos de espontáneos bienhechores, en momentos de apuro y nervios.

- Se necesita sobre todo si hay medusas donde uno se va a bañar, llevar en el equipo o la bolsa de baño: hielo, antiséptico, crema, pinzas o guantes.

Por cierto que para eliminarlas no es efectiva la técnica de intentar matarlas cortándolas en trozos y después volverlas a arrojar al mar ya que la muerte actúa como una suerte de afrodisiaco en estos animales y lo que hacen es liberar su esperma y óvulos de forma masiva. Es mejor pescarlas y deshacerse de ellas en tierra firme.

Otra solución para deshacerse de las medusas que nos topamos en vacaciones, es, sencillamente: comérselas. De hecho, ya se consume en países como China, Corea o Japón. El comer medusas en España puede parecer una locura por una cuestión cultural pero no es una idea nueva ni descabellada.

El investigador del Instituto Español Oceanográfico (IEO), Julio Mas, asegura que las especies asiáticas “se parecen bastante” a algunos tipos de las que se encuentran en el Mediterráneo, por lo que es posible pescar medusas comestibles en aguas españolas, según ha informado a los medios. Para su consumo, explica, deben ser sometidas a un proceso laborioso que garantice su salubridad y a tratamiento con aditivos, liofilización o deshidratación.

En Madrid y Barcelona hay establecimientos en los que se puede degustar la medusa como si se estuviera en Sanghai y con precios que dicen son parecidos, una vez que se supera el efecto de estar comiendo algo tabú

Sin embargo, ya son muchos los restaurantes que tienen en sus cartas apetitosos platos (o eso parece) que incluyen a la medusa como ingrediente. El restaurante La Sopa Boba, en Alpedrete (Madrid) tiene varias opciones con medusas: ensalada con medusa, ramallo de mar y wakame; rabo de toro con medusa de guarnición; tempura de medusa, e incluso licor.

Fernando Limón, chef y propietario del restaurante La Sopa Boba dice: “Nosotros la traemos de China en salazón; la hidratamos para quitarle la sal y la volvemos a deshidratar para que quede dura y seca; la molemos y hacemos harina. Pero la primera para llevarla a Madrid, la tuve que comprar en una farmacia de Shangai”.

Para cualquier futuro comensal el chef dice: “El sabor de la medusa se parece al de un alga fuerte, al ramallo de mar; y la textura puede recordar mucho al seso de cordero o a las manitas de cerdo, es muy gelatinosa”. La medusa, tiene otro valor no conocido: no es cara. “Un buen plato vale 10 euros”.

Pero Fernando Limon, el chef de La Sopa Boba aunque no es médico, insiste en la importancia de la medusa por sus propiedades medicinales: “Tiene mucho colágeno, por lo que es buena para la piel incluso durante el embarazo», también es buena para los huesos, etc.

En Barcelona el restaurante asiático Dos Palillos también incluye la medusa en su carta desde que abriera hace unos años en dos platos: un aperitivo típico de la región china de Xihuan, acompañada de aceite layu (de guindilla y sésamo), vinagre de arroz, unas gotas de soja y sésamo tostado; y con el kimchi coreano, una col fermentada.

FUENTE: DIASPORAweb ESPECIAL PARA GLOBEDIA


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1456 noticias)
Visitas:
13480
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

bombetus (18/06/2013)

Hace años que vengo denunciando la sobrepesca, pidiendo la prohibición de la pesca de arrastre, que se aumenten el tamaño de las tallas mínimas permitidas y que se aumente la luz de las redes, para que puedan escapar los alevines