Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Memoria histórica sesgada

12/10/2010 19:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Ley de Memoria Histórica, además de inoportuna, es una ley tremendamente sectaria, cuyos objetivos políticos son claramente revanchistas. Además de cuestionar peligrosamente el consenso ejemplar de nuestra transición política, nos devuelve a aquella época trágica de la historia hispánica en que había buenos y malos peleándose entre sí. La Disposición adicional tercera de dicha ley lo dice bien claro: se trata de recuperar "la memoria histórica de la Segunda República, la represión de la dictadura franquista y la lucha por las libertades". Me rio yo de las libertades de aquel estalinismo feroz que, a toda costa querían implantar en España, para lo que trataban de embaucar al pueblo incauto de entonces, ofreciéndole un paraíso utópico e imposible.

La memoria histórica, además, nos ha salido muy cara. En los últimos 5 años, el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha incrementado un 180% las subvenciones supuestamente destinadas para recuperar los restos mortales de las víctimas del franquismo y para ayudar a los represaliados por la dictadura. La realidad de este dispendio sectario, sin embargo, es muy diferente a lo que se dice en los medios oficiales. Todas esas subvenciones, como otras muchas, han ido a parar a manos de ciertos sindicatos y de determinadas asociaciones ligadas o afines al propio PSOE. Y lo han gastado exclusivamente, como era de esperar, en simple propaganda y no en ayudar a las familias que desean recuperar los restos de sus seres queridos.

Es normal que, sin aspavientos ni acusaciones, se recuperen todos los restos humanos que aún sigan en esas fosas comunes, sin distinción de bando o de colores, y se les restituya su dignidad, dándoles una sepultura más digna. Todos ellos merecen nuestra consideración, ya que fueron víctimas de la barbarie bélica que se desató desgraciadamente en nuestro país. Pero la Ley de Memoria Histórica no fue redactada para eso. Tiene esta ley una clara intencionalidad política. Se trata de reintroducir nuevamente la peligrosa discordia que dio al traste con el entendimiento entre unos ciudadanos y otros. Está claro que aún no hemos sido capaces de abandonar toda la carga ideológica que propició el infierno bélico de aquellos años. De ahí que haya todavía ayuntamientos como el de Córdoba que, a pesar de la terrible crisis económica, invierta 160.000 euros en la recuperación del camino histórico que utilizaban los maquis en aquella provincia.

Es claramente injustificable también el comportamiento del Ejecutivo, ante el hallazgo casual, el 11 de febrero de 2008, de una fosa común en Alcalá de Henares, en terrenos del cuartel de la Brigada Paracaidista. Se trata previsiblemente de una fosa común de la Guerra Civil. Como apareció dentro de unas instalaciones militares, el Ministerio de Defensa, de manera preceptiva, debiera haber informado inmediatamente de semejante hallazgo. Tampoco Rodríguez Zapatero hizo honor a su promesa solemne, durante la promulgación de la Ley de Memoria Histórica, de facilitar toda la información disponible sobre los terrenos en los que se localicen restos de víctimas de la guerra civil.

Aunque, según todos los indicios, se intentó ocultar la aparición de estos restos humanos, un soplo al diario ABC lo hizo imposible. Este periódico publicó los primeros datos el día 5 del mes de Marzo de ese mismo año. Y, si seguimos la cronología de los hechos, podemos pensar fundadamente que trataron de que la memoria histórica, se trocara, sin más, en una auténtica desmemoria histórica. Querían evitar, a toda costa, la molesta aparición de víctimas debidas, según todos los indicios, a la represión inmisericorde de la NKVD, con la aquiescencia culpable del Gobierno de la República.

Es de suponer que esta fosa común, hallada en Alcalá de Henares, tenga su origen en la inhumación de las víctimas masacradas en esa zona durante la guerra civil. Se da la circunstancia que dicha fosa apareció en unos terrenos, conocidos con el nombre de Barberán y Collar, donde tenía su asiento el cuartel general de la aviación republicana. Y no es solamente esto. En esa zona operaba, además, la 46ª División, bajo el mando, nada más y nada menos, que de Valentín González, alias "el Campesino", que imbuido de los modos y maneras estalinianas, se distinguió precisamente por su agresividad y dureza.

El hallazgo casual de esta fosa tiene, sin lugar a dudas, un morbo muy especial, ya que es muy posible que, entre esos restos, se encuentren los del troskista Andrés Nín. Aquí es donde, efectivamente, se pierde su pista. Andrés Nín fue detenido en Barcelona el 16 de Junio de 1937 y trasladado a Alcalá de Henares donde fue salvajemente torturado por el estaliniano Orlov, jefe a la sazón del NKVD, sin que el gobierno republicano mostrara ningún reparo. Ni huyó a Salamanca, ni fue raptado por agentes de la GESTAPO, como quiso hacernos creer el propio Juan Negrín. Sencillamente fue asesinado después de ser salvajemente torturado.

Supimos de la existencia de esos restos por el diario ABC, pero aún hoy día no sabemos qué se hizo con ellos. Por lo que parece volvieron al mundo del silencio y del olvido. De todos modos, con Andrés Nín y sin Andrés Nín en esta fosa, las personas a las que pertenecen esos restos merecerían, creo yo, una reparación o recuperación histórica de su memoria, tal como propugna dicha ley. Debiera ser así con ley y sin ley de Memoria Histórica, ya que todos fueron víctimas lamentables de la Guerra Civil. Da igual que fueran nacionales o republicanos, o que perdieran la vida simplemente por odio y envidias, o por asistir a actos religiosos o por el enorme delito de creer en Dios. Todos ellos murieron por defender una idea determinada, acertada o no, en una época demasiado convulsa. Y todos ellos forman parte de esa supuesta Memoria Histórica, diga lo que diga Zapatero. Pues no solamente hubo represión en la parte dominada por los franquistas. En ambos bandos se cometieron bastantes atrocidades que, vistas en perspectiva y desapasionadamente, no encuentran justificación alguna.

Este Gobierno que padecemos, al frente del cual está Rodríguez Zapatero, se empeña en mirar al pasado que les ha sido ideológicamente adverso. Creen que retirando estatuas, placas y escudos y cambiando el nombre de muchas plazas y calles, ya se cambia la historia. Con esa su fijación por revolver el pasado, están arruinando su futuro y el de todos los españoles. Los hechos pasados nos pueden gustar más o menos, nos pueden afectar muy directamente o tocarnos de refilón. Pero están ahí y debemos respetarlos, ya que, de una manera u otra, han contribuido a fijar nuestra propia idiosincrasia.

José Luis Valladares Fernández

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
124
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.