Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Paco Bono escriba una noticia?

Mercedes Milá invita a Pepe a traspasar la puerta de la "izquierda"

14/02/2010 22:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La pasada semana, Pepe, un viejo concursante del programa Gran Hermano, hubo de escuchar sin inmutarse, la siguiente afirmación de boca de Mercedes Milá: “Sal por la puerta de la izquierda, porque Pepe, aunque no lo creas, la izquierda existe”

Mercedes Milá y José Antonio Herrero (Pepe) durante una entrevista en Gran Hermano.

Un miserable ha lanzado con agresividad una manzana contra la pared. Fíjate en su piel desollada, su sangrante zumo, su inmaculada redondez desvencijada, su brillo apagado, sus vísceras vegetales esparcidas, pues se trataba en realidad de las nuestras. Ahora que lo sabes, no guardes silencio, enfréntate al delito, no lo minimices, no asumas la responsabilidad que no te corresponde, pero tampoco te escondas; cobija a las víctimas de los atropellos de la izquierda y no renuncies por miedo a tu manzana.

¿A qué vienen los manzanazos? Que cada cual lo interprete como quiera. De todas formas, hagámoslo bien y vayamos al principio de esta historia. La pasada semana, Pepe, un viejo concursante del programa Gran Hermano, hubo de escuchar sin inmutarse, la siguiente afirmación de boca de Mercedes Milá: “Sal por la puerta de la izquierda, porque Pepe, aunque no lo creas, la izquierda existe”. Frase tan premeditada se gravó al instante a fuego en mi mente. ¡Ya está bien de complejos! Pensé. ¡Es hora de madurar y de romper con las mentiras de la izquierda! ¿Acaso la televisión de hoy no es la viva imagen de la izquierda? ¿Que si la izquierda existe? ¡Claro qué sí! ¡Ni que lo duden! Como también las manzanas podridas parecen que sean boñigas de vaca cuando golpean su fofa redondez contra el suelo. Y San se acabó. Estamos hartos. Nuestra paciencia tiene un límite y ha sido sobrepasado unas mil veces o más. La izquierda existe...

La izquierda nos vilipendia, nos humilla y se cree legitimada para hacer zumo con cualquiera que no secunde su juego. La izquierda convierte los derechos en obligaciones. La izquierda sustituye a Dios por la corrupción de los hombres. La izquierda nos animaliza y confunde el amor por la vida con el amor a la tierra, inerte en sí misma. ¿Comprendes? Cientos de miles de bebés asesinados en las entrañas de sus madres tendrían que haber conocido la izquierda, pero estos ya no existen. Los más de cuatro millones de desesperados españoles sin trabajo han aprendido la lección de la izquierda. Los intelectuales refugiados en la inmensidad de internet y los encarcelados en Cuba o en China, sin ir más lejos, le han olido el aliento a la izquierda.

¡Juzguen! Los fumadores se sienten perseguidos por la izquierda. Los conductores, prudentes o no, se ven criminalizados por la izquierda. Algunos locutores de radio son comparados con los más viles asesinos de izquierdas por parte de ¡la propia izquierda! ¿Qué tal andamos de libertad en internet con ZP? Muchas madres de familia se han visto obligadas a buscar un empleo por culpa de la doble moral de una izquierda que deslegitima a las familias, promoviendo por ello el abandono de los vástagos en guarderías cuando apenas han alcanzado los cuatro meses de edad ¿acaso no han de dedicarle ningún epíteto a esa izquierda que vulnera su derecho a disfrutar de la maternidad?

Los trabajadores explotados, los empresarios arruinados o los funcionarios que se mueren de asco en sus rutinarios puestos conocen muy bien los logros de la izquierda

Los trabajadores explotados, los empresarios arruinados o los funcionarios que se mueren de asco en sus rutinarios puestos conocen muy bien los logros de la izquierda. Los soldados que han luchado por nosotros y han muerto por nada, porque la izquierda no reconoce los estados de guerra; los mendigos que se refugian en los comedores de caridad católicos, todos y cada uno de ellos se saben atrapados en la incongruencia de la izquierda.

Los padres, obligados a ingresar a sus hijos en una escuela pública en la que no se premia el esfuerzo, ni se inculcan valores, ni se fomenta el respeto, pueden dar las gracias a la izquierda. Los hijos, inscritos en centros educativos compuestos por estudiantes de primera y estudiantes de segunda, donde los "fracasados", los alumnos de las clases de compensatorio, son hacinados en guetos como víctimas de un sistema incapaz de practicar el rescate siquiera en aquellos que tan sólo han empezado a vivir, han de sentirse orgullosos de la izquierda y ensalzar por ello la figura del “Ché”, por ejemplo. Los progres se refugian en la izquierda, aplican su política amparados en un eterno victimismo y culpan de su propio fracaso a la acomplejada e inoperante derecha. ¿Recordamos más?

Refirámonos entonces a los niños con síndrome de Down, visualicemos sus sonrisas, su perpetua inocencia, su ilusión ante las cosas más sencillas, su esfuerzo por la integración... Ahora imaginen sus cuerpos descompuestos, imaginen los miembros extirpados del vientre de sus parricidas madres por las crueles garras de un cirujano sin escrúpulos. ¿Quién si no la izquierda ha amparado esta atrocidad con una ley asesina? Sí, me reitero en este asunto porque lo destaco como la mayor obra de la izquierda contemporánea: el desprecio por la vida humana. ¿Te conformas con esta breve explicación, querido Pepe? ¿Deseas que prosigamos indagando en las lindezas de la izquierda? ¿Te sientes, Mercedes, orgullosa de cada uno de sus logros? ¡Qué la izquierda existe!, ¡sentencia la tía lista! ¡Vaya si lo sabemos!, ¡tanto como lo sufrimos! Pues bien, he de decirte que, a pesar del dolor que se nos está infringiendo, te respetamos, tanto por tu condición humana, como porque ésta es la actitud natural de los refugiados en la derecha social española. Nosotros hemos evolucionado, conocemos el equilibrio entre la tradición y la modernidad, defendemos el liberalismo, nos declaramos cristianos, fomentamos el principio de la vida, protegemos valores como la familia, el Estado de derecho o la igualdad ante la ley; somos patriotas y sabemos bien por qué nunca habremos de salir por la puerta de la izquierda. ¿Hablé claro? Finalicemos entonces con un réquiem por las víctimas y otro por nuestro desolador silencio.

Escrito por Paco Bono

Más en mi blog http://elblogdepacobono.blogspot.com/

Os recomiendo http://www.espana-liberal.com, web en la que colaboro.


Sobre esta noticia

Autor:
Paco Bono (52 noticias)
Visitas:
492
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.