Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gomesycia escriba una noticia?

MetrÓpolis - La Pipa

27/04/2021 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

LA PIPA

La mujer lleva todo el juicio tratando de no retorcerse demasiado las manos, incluso se ha quitado el luto para no llamar tanto la atención, aunque eso haya sido como dejar que su Óscar empiece a escaparse un poco más de su recuerdo.

Escucha y escucha alegatos, acusaciones, declaraciones interminables, y en ninguna de esas intervenciones sale a relucir el apellido de su hijo, como si con su sombra también el Wallace de los documentos arrancara a difuminarse. Mira hacia abajo y al menos le queda la pipa, aquella recogida y pequeña cazoleta en cuyo lateral todavía puede seguir acariciando las iniciales OW, como él hacía mientras pasaba sus cansados ojos por los libros de cuentas.

Fue lo poco que le entregaron, no pudo ni verle, y ni siquiera aquellas gafas juguetonas que se deslizaban por su nariz sobrevivieron tampoco, la única que resistió fue la pipa, la pipa y la placa, pero ésa no ha querido volver a tocarla, la condenó al fondo de un cajón porque el gélido metal le provoca unos temblores que indefectiblemente terminan por arrancarle el llanto y postrarla un par de días en la cama.

Ha perdido ya la cuenta del tiempo que lleva en esa sala, y ni siquiera es capaz de percatarse de que esta mañana el ambiente parece más crispado, más tenso, como si todo se acercase a su final. Ella, en cambio, no se ha podido acercar a ninguno de los dos culpables de la muerte de su hijo, ni al perfumado vanidoso que se repantinga en el banquillo de los acusados ni al hombre del sombrero y el traje gastados, en primera fila tras el estrado, que siempre frota sus manos sin remisión, casi con tanta intensidad como ella frota la pipa.

Pero son manos diferentes, las suyas nunca dispararían, ni en nombre de ninguna ley, las suyas eran sólo para acariciar la cabeza de su hijo entre balance y balance, aunque ahora haga el esfuerzo de que no le tiemblen cuando llegue el momento.

Ha logrado levantarse y parece que nadie la estuviera viendo, adelanta la mano en la que guarda la pipa de su hijo y camina por el pasillo central de la sala. Únicamente quiere que vean aquel objeto, los dos, que sepan lo que había detrás y ya no ha de volver. El juez lanza al viento su veredicto y todo explota a su alrededor.

La señora Wallace es engullida por la multitud de periodistas y curiosos, y no puede acercarse a aquellas dos barreras de cuerpos que frenan a los dos hombres que busca, gritándose uno al otro, ladrándose uno al otro. Para cuando es capaz de dar tres o cuatro pasos más, Capone ha sido sacado de la sala, así que la pipa de Óscar sólo puede recaer en las manos de un Ness a quien la pregunta de la mujer le derrumba:

- ¿Qué va a hacer ahora?, ¿eh?, ¿qué va a hacer?, dígame que con esto bastará.

image


Sobre esta noticia

Autor:
Gomesycia (605 noticias)
Fuente:
gomesycia.blogspot.com
Visitas:
1706
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.