Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gomesycia escriba una noticia?

MetrÓpolis - TannhÄuser

30/04/2020 08:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

TANNHÄUSER

La paloma sigue allí, presa de unos dedos engarfiados, peo nada teme, porque no está aferrada, sólo es sujetada diríase que hasta con cierta delicadeza. El hombre rubio, casi albino, la tomó en su mano sin apenas esfuerzo, sin que la lluvia le impidiera hacerlo.

Luego llegó el primer golpe, y a ése le siguieron otros muchos, el hombre moreno, con los ojos llenos de miedo, comenzó a embestirlos, pero ningún embate fue suficiente. Ella no se alteró, en aquella azotea nunca pasaban cosas como ésa, eso ocurría siempre abajo, en la calle, entre los charcos, el humo y las carreras.

Allí tampoco hay comida, como ella pensó al caer en aquellas manos, allí no se toma nada salvo agua, allí se dirime algo mucho más intenso, que la sangre parece corroborar aunque se diluya al poco de ir brotando. Su anfitrión sufre, pero menos que su oponente, y sólo necesita la otra mano para frenarle. ¡Qué grandeza de hombre! No ha visto muchos así.

De súbito, el oponente salta hasta el edificio de en frente, en cuya azotea ella también ha pasado muchas noches. Salta pero no alcanza a cubrir la distancia y queda suspendido de una de las gárgolas. Ella mira hacia arriba, hacia aquellos ojos azules, calmados, que la fijan, y entonces sabe qué va a ocurrir.

Entonces sabe que el hombre rubio, su hombre, va a saltar también, y él sí llega sin problemas al otro lado. Sabe que mirará a su enemigo colgando en el vacío y que, tras comprobar una vez más el terror de sus ojos, levantará su cuerpo con la otra mano, a pesar del hierro que la atraviesa desde hace ya unos cuantos golpes.

Sabe que le permitirá vivir, que le mirará con la claridad de lo inevitable, que terminará por desvanecerse. Lo ha visto en otras ocasiones. Ya nota que la presión de los dedos va aflojando, y al fin echa a volar cuando aquellas lágrimas de lluvia dejan paso a un cielo azul, aunque no tan azul como sus ojos.

image


Sobre esta noticia

Autor:
Gomesycia (610 noticias)
Fuente:
gomesycia.blogspot.com
Visitas:
1495
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.