Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eduardo Chico escriba una noticia?

Mi visión del Coaching

10/07/2009 19:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Coaching y la Programación Neurolingüística se dan la mano en los procesos de crecimiento personal

Eduardo José Chico Ortega

Arquitecto y Especialista en Coaching con PNL por el Instituto de Potencial Humano (IPH)

eduardojchico@ya.com

www.coach-building.es

El Coaching siempre trae satisfacción personal y éxito, y esto a veces con sólo unas pocas sesiones. Todos tenemos en nuestro interior los recursos necesarios para obtener lo que deseemos, siempre que esto sea realizable.

Según la Federación Internacional de Coaching, un proceso de esta disciplina, es la relación profesional continuada que ayuda a que las personas produzcan resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios u organizaciones.

A través de este tipo de proceso, los clientes ahondan en su aprendizaje, mejoran su desempeño y refuerzan su calidad de vida.

El Coaching es completamente personalizado y confidencial, y en él, el/la coach, gracias a un valioso conjunto de herramientas y un continuado y profundo trabajo de desarrollo personal propio, facilita y guía al cliente a definir su objetivo, a explorarlo y generar un puente de conexión entre donde está ahora una persona y donde desea estar. El coach le ayuda a definir sus metas y actuar de la forma más adecuada para conseguir vivir el tipo de vida que el cliente desea.

Es fundamental establecer al principio del proceso una alianza entre el cliente y el coach. Esta alianza se debe basar en la confianza y el compromiso. El coach garantiza la confidencialidad de todo lo que conozca de la persona a la que ayuda y de lo que ocurra durante el proceso. El cliente debe autorizar al coach a que le desafíe con sus preguntas y observaciones. Éste le debe hacer siempre consciente de sus auto sabotajes.

Pero el único responsable de obtener sus propios resultados es el cliente, ya que el Coaching no es un asesoramiento ni terapia. El Coaching es cambio, y el cambio es un proceso psicológico. El Coach debe ser capaz de abordar los aspectos psicológicos satisfactoriamente, pero al estar trabajando en el plano mental puede darse el descubrimiento muy personal e íntimo y, si el coach lo cree necesario, debe orientar inmediatamente al cliente a un especialista.

Los principios del Coaching son: ser consciente del presente, asumir la responsabilidad de las elecciones y la auto creencia.

Nuestros valores sustentan nuestras creencias. Este hecho es fundamental. Los valores son los conceptos particulares que todos tenemos interiorizados en relación con lo que nos parece importante, bueno o malo, justo o injusto, etc. El coach debe ayudar a la persona a definir sus valores y a priorizar dentro de ellos. Los objetivos del cliente en un proceso de Coaching deben estar alineados con sus valores. Se deben encontrar caminos para relacionarlos.

Las creencias son juicios generales hondamente arraigados, basados en una experiencia previa. Si profundizamos vamos a encontrar las creencias de la persona. Ellas van conformando nuestra personalidad. Se sitúan en capas, como una cebolla, desde las nucleares en el centro, difíciles de cambiar, las moderadas, más fáciles de cambiar, y las inconscientes, fáciles para el cambio. En Coaching se trabaja muy frecuentemente con las creencias limitadoras. Todos las tenemos y son un obstáculo para la consecución de nuestras metas. Afortunadamente, las creencias pueden ser cambiadas por medio de técnicas. Esto se acomete en muchas ocasiones durante los procesos de Coaching, siempre que no se trate de las creencias nucleares, muy difíciles de tratar con Coaching, y que deberían someterse a psicoterapia. Las creencias del resto de tipos pueden ser cambiadas, siempre utilizando preguntas poderosas y técnicas para desmontar las “patas” que las sustentan.

De Pirké Avot:

Cuida tus valores porque se convierten en tus pensamientos.

Cuida tus pensamientos porque se convierten en tus palabras.

Cuida tus palabras porque se convierten en tus acciones.

Cuida tus acciones porque se convierten en tus hábitos.

Cuida tus hábitos porque se convierten en tu carácter.

Cuida tu carácter porque se convierte en tu destino…

Para que la persona tenga la imprescindible motivación que le dirija hacia su objetivo, ésta debe encontrar dentro de sí sus auténticos sueños. El Coach tiene que descubrir por los indicios en la conversación con su cliente, cuáles son las cosas que realmente le motivan. Deberá también conocer sus valores y lo que es importante para él. A partir de aquí se diseñarán conjuntamente las estrategias y acciones que ayuden a progresar al cliente.

Los objetivos definidos deben ser específicos, medibles, realizables y definidos en el tiempo. Estas son las condiciones de un buen objetivo para poder ser abordado mediante un plan de acción en el proceso de Coaching.

Las sesiones de Coaching se pueden llevar a cabo tanto en persona como por teléfono, chat o videoconferencia. Existen diferencias en la manera de utilizar las herramientas de esta disciplina pero el proceso es igualmente realizable. En las sesiones no presenciales casi se va más a la esencia del proceso, que es marcar objetivos y dar los pasos necesarios para alcanzarlos.

El Coach debe reconocer los talentos y capacidades naturales de su cliente, que le hacen distinto a otros, y centrarse en trabajar sobre ellos. El cliente, de esta manera, a su vez trabajará desde su centro, desde quien realmente es.

Madrid, Julio 2009


Sobre esta noticia

Autor:
Eduardo Chico (2 noticias)
Visitas:
1177
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.