Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tiburciodelasal escriba una noticia?

Nuevas miradas surgidas entre espejos y maderas

14/10/2012 22:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los artistas aragoneses Javier Almalé y Jesús Bondía presentaron su 'Donner á voir' en la Ciudadela donde los bosques son los protagonistas

Europa  Press El bosque es su guarida, su refugio. En él encuentran todas las ideas que darán forma a sus futuras composiciones. Buscan lugares de fácil acceso en esa huida de las cuatro paredes que componen su estudio para encontrar "las miradas más sinceras". Miradas sinceras y personales las de los artistas aragoneses Javier Almalé y Jesús Bondía que ayer inauguraban en la Ciudadela de Pamplona Donner á voir, una reflexión "donde lo real se hace presente cuando aparece mezclado con lo imaginario". Los dos construyen su propio espacio valiéndose de espejos, marcos y maderas que recuperan tras ser utilizados en obras deconstrucción y arrojados a la basura. Los protagonistas de esas composiciones suelen ser amigos y conocidos suyos que "eligen el espacio en función de la mella personal que haya supuesto en sus vidas". Un proyecto donde se emplea el concepto de bosque como "sinónimo de laberinto" en un conjunto de 25 fotografias de gran tamaño y un vídeo resumen de toda la obra, aunque tal y como reconocía Jesús Bondía, cada uno de esos elementos forman parte de un "todo mayor donde se coloca al espectador en una posición indefensa desde la que no se sabe qué va a acontecer". Esta pareja de artistas coincidió en sus respectivos caminos artísticos hace ya doce años y, sin dejar de trabajar sobre las bases plásticas dejando claro que "ellos no son fotógrafos", han recuperado la pintura clásica desde una perspectiva completamente inusual y novedosa. De forma individual es la primera vez que exponen en Pamplona, después de haber paseado su arte por Valencia, Zaragoza, Barcelona, Italia, Burdeos, Cádiz o Toulouse. Para Almalé y Bondía, el peso del protagonismo en su trabajo recae en la "naturaleza ya que no utilizan el retrato sino que crean sombras que realzan esos espacios". Es un reto para ambos, "desplazarse hasta el sitio elegido", acceder con el material queocupa mucho espacio, arañarse con la maleza y llegar incluso a "sangrar para conseguirlo". Tal y como indicaba Bondía, en esas "excursiones de trabajo" prefieren la última hora de la tarde porque alcanzan una luz que "invita al espectador reinventarse". "Lo divertido es hacerlo, que el arte sea reto y funcional, donde la mayoría de las veces sale bien", confesaba Bondía. Esta obra abierta que cada vez irá ganando en tamaño y riqueza a partes iguales busca la reacción del "que mira para poder mirar al que mira también". Un experimento donde la pureza de los bosques que se sitúan en los límites de la frontera a ambos lados de los Pirineos logran "fundir la mirada y la representación artística llegando incluso a confundir la percepción de la obra realizada".

Atrapar las miradas


Sobre esta noticia

Autor:
Tiburciodelasal (105 noticias)
Visitas:
2064
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.