Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Moradores del planeta oscuro, , lo etéreo y astral se unen en una momia

15/09/2017 05:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este cuerpo crece de una manera natural y progresivo

Fuente Literaria. /Relatos de Ciencia- Ficción. 1. 8

Los moradores de ese lugar, buscaban afanosamente sus elementos y, comían larvas y alrededor de ellos se percibían los fantasmas y espectros, al otro lado del planetoide habitaban los espíritus desencarnados y cascarones con vida que flotaban en el mar. Alrededor de la nave, las sombras pasaban a cada momento, para dominar nuestra conciencia, pero, a pesar de la oscuridad reinante, había una luz que nos cubría dada por Jehová. En realidad, todos los cuerpos son fantasmas porque es el espectro de lo real, somos el reflejo de una vida. Hay un cuerpo etéreo, uno astral y, por último, un cuerpo mental. En este sistema solar, estos cuerpos físicos son abandonados, primero los más densos, como las telas de una cebolla. Cuando son arrojados fuera de la mónada espiritual, cada uno de estos desechos, flota en su propia esencia o existencia, durante un tiempo considerable, antes de desintegrarse completamente, en estas esencias de la naturaleza, viven también seres que se visten con esos cuerpos que se disuelven lentamente, estos disfrazados son generalmente los elementales del éter.

Los fantasmas que se ven, son generalmente cuerpos etéreos de los cuales huyo la conciencia espiritual y, que ora son arrastrados ante los ojos de los hombres. como los restos de un naufragio que flota en el mar, animados en parte por las sustancias sutiles de los éteres, ora son vitalizados (a veces humanizados) por una inteligencia de uno de estos planos sutiles. Manly Palmer Hall – Fuerzas Invisibles 18 La gente dice: “La visión que vi no era un cadáver que flotaba; se movía, levantaba las manos, me miraba”. No comprenden que esa masa de protoplasma etéreo que se arrastra, que se mueve está flotando en la superficie y en medio de un mar de éter. Si alguien pudiera caminar en el fondo del océano y ver las ondulantes ramas de las algas destacarse vagamente en la pálida luz verde, vería una sustancia que en sí misma es incapaz de locomoción o animación más allá del principio vital de propagación. Esta sustancia ondula y se mueve, se retuerce y gira como si estuviese viva. Largas guedejas de algas, que se parecen al cuerpo de una boa, hacen ondular sus sinuosas ramas, de la misma manera que los fantasmas que aparecen de noche señalan con el dedo o fijan su ojo vidrioso hacia la víctima que los contempla.

Allí ve esas formas cubiertas de flotantes ropajes hechos con los sutiles átomos de ese mundo, hirviente y retorcido. Formas dantescas, en infinitas nubes. Millones de estas formas se extienden tan lejos como puede alcanzar la vista, flotando en grupos o en líneas ondulantes en el mar de éter donde se conservan. En la interminable marcha del tiempo, poco a poco se desvanecen, por cuanto los átomos vuelven al mundo etéreo de la misma manera que los átomos físicos vuelven al polvo. Así como los átomos físicos se incorporan otra vez en los siempre cambiantes cuerpos, y lo que constituía el cuerpo de un hombre puede aparecer en el organismo de una planta o un animal, el éter que había sido atraído por los centros de conciencia etérea para construir un cuerpo, cuando lo dispersa el tiempo, finalmente se une en nuevas formas. Las partículas del cuerpo etérico del hombre están hechas con los átomos que se desintegran de los millones de fantasmas que han estado flotando en los éteres desde que empezó la eternidad. A este mar de éter ha de volver cuando hayan terminado su trabajo, y cuando las impresiones que el hombre ha implantado en él, y que son necesarios para el progreso de su alma, hayan sido extraídas e incorporadas a sus vehículos más elevados. Manly Palmer Hall – Fuerzas Invisibles 19 El hombre tiene un cuerpo relacionado con cada uno de los reinos de la Naturaleza que luego se combinan en la cuádruple conciencia. Toda la gama de su expresión - tal como se manifiesta por medio de la forma, desarrollo, movimiento y pensamiento - es inspirada por un organismo completo, que en el hombre se llama cuerpo, y en el Hombre Universal un plano de la Naturaleza. Cada uno de estos cuerpos actúa en su despectivo nivel. El hombre nace en cada uno de estos planos a medida que el átomo sutrátmico desciende y, por la ley de atracción, polariza un cuerpo. A. Luego, cuando fallece, muda sus vehículos en el estado de desencarnación, desechando cada uno de estos cuerpos hasta que sólo queda el átomo gonádico en el plano Arupa. Estos cuerpos desechados se convierten entonces en los fantasmas o cascarones del mundo superfísico, de la misma manera que el cuerpo físico, cuando el ego espiritual ha desaparecido, se transforma en una cosa carente de vida, conservando la forma de una criatura viviente, pero desprovista de conciencia o inteligencia. En la antigüedad este proceso tenía como símbolo a la Luna, la que en verdad es un fantasma, por cuanto su inteligencia se reencarnó en la tierra. Es un cuerpo muerto, desprovisto de vida, impulsado por el poder del gran desintegrador de la Naturaleza, el Señor de los Fantasmas o Espectros; en otras palabras, el Regente de la Luna. Volviendo al mismo tema, hay una conciencia espiritual ligada a la tierra que a veces visita a los seres vivientes, pero en este caso lo hace generalmente por medio del cuerpo astral más inferior.

En la antigüedad este proceso tenía como símbolo a la Luna, la que en verdad es un fantasma, por cuanto su inteligencia se reencarnó en la tierra. Es un cuerpo muerto, desprovisto de vida, impulsado por el poder del gran desintegrador de la Naturaleza, el Señor de los Fantasmas o Espectros; en otras palabras, el endo al mismo tema, hay una conciencia espiritual ligada a la tierra que a veces visita a los seres vivientes, pero en este caso lo hace generalmente por medio deRegente de la Luna. Volvi cuerpo astral más inferior. En consecuencia, nunca se la puede ver a menos que el individuo esté parcialmente dormido. Las personas que han visto estos espectros siempre afirman por todos los santos que estaban completamente despiertas. La conciencia está completamente despierta, pero actúa en ese momento en el cuerpo astral más inferior. De ahí que el cuerpo físico no se mueva en todo el tiempo de la visión. La persona no puede levantarse y aproximarse al espectro. Piensan y están vivos y despiertos, pero es siempre un estado semejante al ensueño en el que están parcialmente bajo el imperio del sueño. En ese momento, el cuerpo físico está descansando, y las cualidades físicas más inferiores no se interponen ni se expresan en forma alguna. Entonces mucha gente se vuelve ligeramente clarividente y ve los fantasmas y espectros en este mundo.

Entonces mucha gente se vuelve ligeramente clarividente y ve los fantasmas y espectros en este mundo

 El espectro por lo general adopta una forma de un color grisáceo, cubierta por una vestidura oscura, y rodeado por una luz de un gris azulado. Luego de haber estado la persona desencarnada algunos años alejada del plano físico la parte inferior de su cuerpo se convierte en un colgajo y finalmente desaparece, por cuanto en el plano astral más elevado conserva sólo la conciencia de la cara. Estos espectros aparecen generalmente debido a que están ligados a la tierra por fuertes ataduras, tal como los celos y el daño que causaron. Un amor o un odio muy grande también los atrae. Por lo tanto, el avaro vuelve a su tesoro llevado por la codicia. Estas formas fantasmales son las que con su presencia llenan los antiguos castillos, como el hermoso fantasma de Hampton Court. Una vez que están libres de los remordimientos de su conciencia o de alguna obra que dejaron sin terminar, estos espectros desaparecen porque la conciencia se desvanece con el cuerpo astral, y este cuerpo se convierte meramente en un cascarón. A menudo el cascarón es animado por los elementales que siguen frecuentando los lugares donde iba antes el espíritu. Un gran porcentaje de las visiones vistas por los médiums son meramente estos cascarones etéreos vitalizados por un elemental de los mundos astral o etérico.

 Las ligaduras que atan a la tierra, tal como los conceptos mezquinos, la ignorancia, propósitos dirigidos hacia una sola finalidad, o actitudes similares se hallan en muchos ejemplos. Muchos meses después del cese de las hostilidades de la última guerra mundial, los soldados de ambos bandos que habían muerto en la lucha, se levantaban de los campos de batalla y combatían en los éteres, completamente inconscientes del hecho de estar muertos Se herían y mataban unos a otros, maldecían y proferían palabrotas, y vivían otra vez entre las explosiones de los proyectiles como en el pasado. Otros vagabundean entre los bosques de cruces de los cementerios de Europa, preguntándose muchos años después de su muerte qué les sucedió. El mar está poblado de buques fantasmas cuyas tripulaciones, muertas desde hace mucho, siguen navegando hacia el puerto al que nunca pudieron llegar cuando vivían. A bordo de los antiguos galeones del plano etéreo, el viejo bucanero español todavía sigue contando su oro, atado por la ligadura de la materialidad y el egoísmo al mundo del cual ya no forma parte. El fumadero de opio sigue frecuentado por los espíritus de los que murieron esclavos de la maldición de este vicio, y que vuelven para inhalar el malsano humo y regocijarse en su desdicha. Como grandes vampiros, buscan gozar otra vez las pasiones de su antigua vida terrenal apoderándose de la mente y el alma de los vivientes y obsesionándolos con sus insatisfechos deseos. Todos estos hechos nos enseñan una importante lección. La respuesta al problema de los que siguen atados a la tierra presenta dos reglas principales la vida honrada y el desapego. Los que han cumplido su deber en este mundo no tienen que preocuparse en volver y pedir perdón, ni tienen que seguir los pasos de las personas a quienes hicieron daño, esperando la liberación. Los que no tienen apego a las cosas de este mundo van a cumplir el cometido que les confía su Maestro en otros mundos.

Otra vez, si la gente de este mundo pudiera, en espíritu y en verdad, liberar a los muertos, no estarían rodeados de espectros que se lamentan y ruegan, mantenidos por una fuerza que no está a su alcance comprender. Cuando lloramos por los muertos, cuando deseamos que retornen a este mundo, los arrancamos del cometido que les confió su Maestro y nos rodeamos de fantasmas que nunca más regresarán a la vida, pero a quienes mantenemos aquí e impedimos que cumplan su deber. Esos cascarones que flotan en el éter y las regiones inferiores del plano astral, son tan incapaces de ayudarnos y guiarnos en la búsqueda de nuestra salvación como lo es un cadáver de salvarnos en este mundo. Estos cascarones son las cosas que más a menudo se ven en las visiones. Están obsesionados por los más bajos elementales y las larvas del plano astral más inferior.

 Hacen mover las mesas y las sillas, realizan materializaciones y pintan cuadros, y el hombre en su imbecilidad hace dioses de entes que no son siquiera humanos. Que el estudioso investigue esos mundos por su propio placer; o si es incapaz de investigarlos, que aprenda la gran verdad de que el hombre no debe rendir homenaje a lo que no conoce. Solamente a su Dios debe rendir el homenaje que el despertar de su conciencia le indica que éste merece. Solamente con una conciencia perfecta vendrá una comprensión perfecta y una perfecta cooperación con el obrar de la Naturaleza. Los fantasmas de los viejos cementerios y los espectros de los sueños deben volver a los planos de donde han venido, donde flotarán como desechos hasta que la eternidad termine de disolverlos; ya que, los vehículos de conciencia del espíritu, han de ser liberados para aprender las lecciones del nuevo mundo donde vive. Allá, sin sufrir la influencia de las emociones humanas, absorberá los frutos de sus respectivos cuerpos y con ellos constituirá una historia-

En la antigüedad este proceso tenía como símbolo a la Luna

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (169 noticias)
Visitas:
3031
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.