Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

La música y el cómic se unen en el espectáculo 'La historia del soldado', de Stravinski

13/06/2009 09:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La música y el cómic se unen hoy en el espectáculo 'La historia del soldado', de Igor Stravinski, en el Teatro Real. La versión escénica, concebida por Rita Cosentino, contará con proyecciones del dibujante de cómic Kenny Ruiz y narración de Fernando Palacios, además de la interpretación y dirección del violinista Ara Malikian, que actúa junto a diez jóvenes instrumentistas y dos actores.

Esta obra de Stravisnki basada en el mito de Fausto reúne diversos géneros -como marchas militares, fanfarrias, pasodoble, tango argentino, vals, ragtime y coral- articulados a través de un lenguaje musical puro, incisivo, picante e incluso disonante. En la obra está presente lo infernal y lo inevitable, representando una alegoría de la actualidad, una alusión a la forma de vida de hoy y una crítica al "hoy todo puede comprarse".

Considerada una especie de 'antiópera', de pequeño teatro con música de barraca de feria (aunque estilizada), 'La historia del soldado' supuso una revolución en la música de su tiempo. Su humor negro, su fugaz alegría y la amargura de su mueca están presentes en las proyecciones de Ruiz y en la puesta en escena de Cosentino.

EL SOLDADO Y EL DIABLO

Para construir la trama de esta obra, Stravinski (Oranienbaum, Rusia, 1882 - Nueva York, 1971) y Ramuz (autor del texto) siguieron la tradición de unos cuentos rusos (recopilados por Afanasiev) en los que el diablo engaña a una persona, le compra su alma y al final se la lleva a los infiernos.

Más sobre

La historia trata de un soldado que vuelve a su casa después de terminada una guerra. Lo único que le consuela de las amarguras pasadas es su violín. En esto se le presenta el diablo disfrazado ofreciéndole un libro mágico que le proporcionará todo lo que quiera a cambio de su instrumento. De propina también le propone intercambiar unas clases de música por una buena juerga de tres días en su casa.

El soldado acepta, pero no han sido tres días sino tres años. Ya nadie le reconoce en su pueblo y las riquezas no le hacen feliz. Sin rumbo y sin fortuna, el soldado llega a un poblado, donde un anuncio real promete la mano de la princesa a quien sea capaz de curarla. El soldado le echa una partida de cartas al diablo, le deja ganar, le embriaga, le vence (al menos provisionalmente) y recupera el violín. Con la interpretación de tres danzas cura la enfermedad de la princesa y se enamoran. Todo parece ir bien hasta que ella le pide que le lleve a su tierra, pero el soldado sabe que si atraviesa la frontera caerá bajo el poder diabólico.

VIOLÍN Y PERCUSIÓN

El alma del soldado está representada por el violín de Malikian. Algunos han tachado este violín de barriobajero, enclenque e incluso de poco violinístico, pero era ésta la intención de Stravinski, crear de un sonido de bajos fondos, poco elegante y distante del virtuosismo habitual.

El diablo está representado por la percusión y los tambores infernales despedazan a los otros instrumentos sobre los cuales acaban imponiéndose. Llama la atención también la mezcla de agresiva tosquedad y de gracejo inocente, como si sonara una orquestina desafinada en un desfile de 'majorettes'.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
302
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.