Globedia.com

×
×

Error de autenticacin

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQU

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

Quieres recibir una notificacin por email cada vez que Juan Pardo escriba una noticia?

Mutilación Genital Femenina – ¿Derechos culturales o derechos humanos?

09/08/2012 13:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Por Luz Mara Lpez

Hay incertidumbre respecto a las razones por las cuales la prctica de la mutilacin genital femenina (MGF) persiste. Hay contradicciones entre las demandas por derechos humanos universales y la aceptacin simultnea de la autonoma de cada cultura de determinar sus propios estndares ticos. Las feministas occidentales abogan por derechos para todas las mujeres y que estos sean observados de manera universal. Crticos de esta teora argumentan que no provee para el reconocimiento de diferencias entre las mujeres porque las percibe a todas como iguales e ignoran diferencias bsicas en mujeres de diferentes culturas.

Segn las feministas de color, las mujeres occidentales juzgan la mutilacin genital femenina desde la perspectiva de la sociedad occidental y sus normas morales sin tratar de entender las normas de las diferentes culturas que la practican. Sealan que esas prcticas solo tienen significado en relacin a otras realidades en sus respectivas culturas, como por ejemplo la estructura familiar y la dependencia econmica del hombre. Estas no existen independientemente del estilo cultural de vida en esos lugares.

image Sobran las palabras. Debe tambin entenderse, segn plantean, que las nias a las cuales se les corta los genitales pueden ser consideradas como menores en Occidente sin embargo sobre cierta edad son vistas como adultas dentro de sus propias culturas. Indican igualmente que cada cultura tiene un sistema de conceptos morales y estos varan entre culturas. Estndares y valores esenciales a una cultura pueden ser inapropiados en otras.

Para muchos el mundo occidental, que ve la MGFcomo una violacin de derechos humanos, est imponiendo sus propios criterios sobre derechos legales en los miembros de culturas practicantes. Alegan que la comunidad internacional, por estar dominada por concepciones occidentales, no tiene el derecho a imponer sus estndares ticos al mundo. Kalev (2004) expresa que las feministas de color, al tratar de defender sus culturas, terminan apoyando la continua opresin de mujeres que no desean ser mutiladas o no desean que sus hijas lo sean. image Segn Kalev la idea de que la igualdad de derechos humanos se le deje al occidente y que se le permita a los que no son occidentales continuar con sus prcticas es equivalente al abandono de la lucha de la mujer por la igualdad. Muchas feministas argumentan que el relativismo cultural es en s otra forma de opresin. Gruenbaum: "Por qu las sociedades permiten y promueven acciones que interfieren con el bienestar del cuerpo?", 2001. Su respuesta: "La mutilacin genital, de cualquier tipo, viola la integridad del ser humano."

Sin duda la lucha por los derechos humanos de las mutiladas transciende cultura y lmites geogrficos. Falta de conocimiento y sensibilidad llev a un juez en Estados Unidos en el ao 1994 anegarle asilo a una mujer africana. Fauziya Kassindja, una mujer de veinte aos, pas ms de un ao en centros de detencin y prisiones en Nueva Jersey y Pennsylvania luego de haberse escapado a E.U. para evitar la circuncisin. Su madre (la cual permaneca en Togo, frica) sacrific su herencia y desafi al patriarca de la familia para ayudarla a escapar. El juez de inmigracin no acept el reclamo de Kassinja alegando que careca de "racionalidad". A Fauziya Kassinja se le otorg finalmente asilo el 13 de junio de 1996.

La ignorancia occidental y la incredulidad relacionada a la mutilacin genital femenina han hecho difcil y hasta peligrosa la vida de inmigrantes africanos de acuerdo a la antroploga sudanesa Rogaia Mustafa Abusharaf. Indica tambin que mujeres con infibulacin viviendo en lugares como Nueva Inglaterra tienen dificultades encontrando gineclogos entrenados para tratarlas. Se estima que mientras se aboga para darle fin a la prctica, los partidarios no pueden ignorar a las vctimas. Desgraciadamente, eso es precisamente lo que sucede. Innegable es que cada sociedad tiene reglas a las cuales los miembros se adhieren pero el precio para la mujer de estas culturas que se afirman en la mutilacin exige ser uno muy alto.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Pardo (3169 noticias)
Fuente:
blogdejuanpardo.blogspot.com
Visitas:
1481
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribucin gratuita
Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

An no hay comentarios en esta noticia.