Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Nacionalismo andaluz

16/03/2015 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El nacionalismo está latente en Andalucía. El Partido Andalucista es ya un fantasma, pero tiene relevo.

La presidenta Susana Díaz se envuelve en la bandera regional, apela a la patria con ardor y gritos de vendedora de mercadillo, y le exige a Pedro Sánchez que no interfiera sus proyectos postelectorales: el PSOE andaluz quiere ser otro PSC.

Junto a este nuevo socialnacionalismo, el PP se vuelve también nacionalista: al delegado del Gobierno, Antonio Sanz, le disgusta que Ciudadanos compita en las elecciones autonómicas del próximo fin de semana y dice que Andalucía "no quiere ser gobernada" desde Cataluña "por un partido que se llama Ciutadans y su presidente, Albert".

Sorprendente: el candidato popular, Juanma Moreno, nació en Barcelona, y un andaluz, José Montilla, presidió la Generalidad catalana entre 2006 y 2010.

Observamos con gran atención las maniobras del nacionalismo catalán para hacerse sitio como país independiente con su Diplocat, llamémosle Diplofarra, empalagosa e incompetente diplomacia butifarrera.

Pero analizamos menos la que podríamos llamar Diplostino, la diplomacia andaluza del langostino, marisco que sirven en las 16 "embajadas" que tiene la Junta mundo adelante y que Susana Díez promete duplicar: decenas de millones de gasto denunciado por UPyD.

Más sobre

Hace un año entró en vigor la Ley 2/2014, de la Acción y Servicio Exterior del Estado frente a la cual han actuado con sus embajadas, sin obedecerla, la Generalidad catalana, y desobedeciéndola parcialmente, la Junta.

Aunque aparentemente menos ideologizadas por el nacionalismo, las embajadas andaluzas quieren mostrar diferencias con el resto del país, a pesar de que gran parte de las ideas sobre España que perduran en el exterior nacen de sus tópicos y folclore.

Atentos al contagio contemporáneo de las ambiciones andalusíes: en 1918 Blas Infante y otros nacionalistas habían pedido el ingreso de Andalucía en la Sociedad de las Naciones.

Infante, inmerecido héroe regional, se decía morisco, se había convertido al islam y soñaba con ese imperio andalusí que acoge al Magreb, y reclaman personajes como Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, y el sindicalista del campo, Diego Cañamero, ambos cerca de Podemos.

-------

SALAS

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
1039
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.