Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-sociedad escriba una noticia?

Niega intentar matar a su novia golpeándola con una sartén en la cabeza en Gran Canaria

25/11/2009 15:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un hombre negó hoy haber intentado matar a su novia golpeándola con una sartén "reiteradamente" en la cabeza y "por todo el cuerpo" durante una discusión en su vivienda en Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria), cuando ella le comunicó su decisión de dejar la relación sentimental.

"En ningún momento tuve intención de matarla, sólo la golpeé con la sartén una vez en el hombro", afirmó J.G.L., de 27 años y sin antecedentes penales, durante el juicio celebrado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas, donde la Fiscalía solicitó para él una pena de 12 años de cárcel por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa en concurso con un delito de lesiones. Por su parte, la acusación particular reclamó 15 años de prisión y la defensa pide un año y dos meses de prisión, al considerar que se trata de un delito de lesiones en el ámbito familiar y no de tentativa de homicidio.

El procesado recordó que la discusión se produjo sobre las 22.00 horas del día 23 de septiembre de 2008 en la casa de su pareja cuando la mujer le comunicó su decisión de dejarle. "La relación no era mala, pero ella estaba jugando conmigo", indicó J.G.L., que señaló que su entonces compañera sentimental le dijo que quería volver con su anterior pareja y padre de su hijo, algo que ella negó posteriormente en su declaración.

Igualmente, rechazó que "preso de gran excitación" comenzara a insultarla, cerrara con llave la puerta principal de la vivienda y se la guardara.

Además, dijo no saber por qué la mujer "se dirigió a una de las ventanas con el fin de fumar un cigarrillo" y desmintió que la insultara mientras tanto. Según el Ministerio Público, ella le imploraba que le diera la llave de la puerta y la dejara salir del domicilio. Ante la negativa del hombre, la mujer comenzó a gritar pidiendo auxilio, momento en el que el procesado presuntamente la empujó y la tiró al suelo, acción que ella le recriminó. En cambio, J.G.L. lo negó.

"ME OBCEQUÉ"

"Yo no le había hecho nada, tenía la sartén porque iba a preparar la cena como todas las noches, no sé por qué salí de la cocina con la sartén en la mano. Me obcequé", agregó el joven, que, no obstante, reconoció que "sólo" propinó a la chica "un golpe en el hombro" con dicho recipiente metálico. Así pues, negó haberla "pegado por todo el cuerpo mientras ella estaba en el suelo".

Por su parte, la víctima indicó que tendida en el suelo gritó: "Ayúdenme, socorro, que me mata, no me deja salir, me va a matar", dirigiéndose de nuevo el procesado a la cocina donde tomó un cuchillo de mesa que puso en el cuello de la mujer logrando lesionarla.

En cambio, el procesado argumentó que cogió el cuchillo para autolesionarse y las heridas de la mujer en el cuello fueron fruto de un "forcejeo" que hubo entre ambos, ya que, según él, ella intentaba quitarle el arma para que no lo hiciera.

La chica, "presa de terror", trataba de calmarlo diciéndole que pensara en su hijo, que ambos eran padres, mientras él le decía "esto se acabó", colocando de nuevo el cuchillo en la barbilla de ella y produciéndole varios cortes, relató emocionada la mujer, que en aquel momento pensó que él "quería acabar" con su vida.

"NO ERA CELOSO"

La mujer señaló que en cuanto el procesado vio cómo ella sangraba abundantemente trató de autolesionarse. En ese instante, ella aprovechó para acercarse a la ventana a pedir nuevamente auxilio, momento en el que el procesado abrió la puerta de la vivienda y la mujer logró huir hasta la calle, donde fue auxiliada por varios vecinos, quienes, al oír los gritos, dieron aviso a los dispositivos de emergencia.

El acusado confesó que fue a entregarse a la Guardia Civil porque "había agredido" a su entonces novia. "Yo no era celoso y en ningún momento tuve intención de quitarle la vida", reiteró.

La mujer manifestó en su declaración que le comentó a J.G.L. que iba a dejar la relación y que se iba a vivir con su madre, al tiempo que aseguró que "en ningún momento" le dijo a su entonces novio --con el que convivía desde hacía cinco meses-- que quería regresar con su anterior pareja.

Por todo ello, el Ministerio Fiscal reclama para el acusado la pena de 12 años de prisión y que se le imponga la prohibición de acudir al lugar de trabajo o domicilio de la víctima, así como aproximarse a ella a menos de mil metros o comunicarse con ella de cualquier modo durante 10 años. Por su parte, la acusación particular solicita la pena máxima de 15 años de cárcel y la defensa un año y dos meses de prisión por un presunto delito de lesiones.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-sociedad (107905 noticias)
Visitas:
95
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.