Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gema Ganza escriba una noticia?

Los niños y el miedo a los animales

09/06/2009 13:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para muchos niños, los animales son sus compañeros, sus amigos y, en muchas ocasiones, sus protectores. Otros pequeños, sin embargo, pasan su infancia atemorizados cada vez que un animal se les acerca

Pueden ser múltiples las causas por las que un niño llegue a tener miedo a algo. Que sea por una mala experiencia personal es comprensible. Pero la mayoría de los miedos que llegamos a tener son herencia de nuestro entorno familiar; nos trasladan sus propios miedos, aversiones y desagrados.

Esos miedos “heredables” abarcan también a los animales. Si alguno de los padres tiene miedo a determinada especie animal, lo trasladará ( consciente o inconscientemente)a sus hijo.

Un niño de hasta un año, no tiene miedo a los animales, siente curiosidad por todo aquello que le rodea, y dirigirá su mirada y su mano hacia el animal sin ningún temor. Esto es un comportamiento espontáneo. Los animales no provocan en el niño ninguna reacción primitiva de temor.Pero si en ese momento, sufre algún tipo de experimentación negativa, un movimiento extraño del animal, un arañazo, un ladrdo agudo, o una reacción defensiva de sus progenitores, su respuesta será un comportamiento condicionado. Este comportamiento condicionado, no es siempre negativo. Estas experiencias podrían enseñarnos, por ejemplo, que algunos animales pueden ser dañinos. Un niño que haya sido mordido po un perro, tendrá miedo a todos los perros. Pero los temores del niño pueden estar influidos en un grado considerable por el ejemplo de sus padres.

Muchas veces hemos podido observar como algunos progenitores, le dicen al niño, la mayor parte de las veces de forma inconsciente y a modo de juego, cosas como:" que te come el perro""que viene el perro"etc..

En otras ocasiones es la actitud de los padres frente a un animal la que pone en alerta al niño. Si cada vez que se acerca, por ejemplo, un perro al niño, los padres corren a protegerle o le cogen en brazos, o intentan alejarlo del animal, el niño recibirá la idea de que el animal es peligroso ya que eso es lo que sus progenitores le está transmitiendo.

La mayoría de los miedos que llegamos a tener son herencia de nuestro entorno familiar

. Existen muchas cosas que los padres pueden hacer para minimizar el miedo del niño para que éste pueda compartir tranquilamente su vida con los animales domésticos.

Demuéstrele con acciones firmes más que con discusiones que usted no se asusta de los animales.

Cuando usted y el niño s encuentren con un perro no se refiera de ningún modo a la preocupación del niño. Muestre una atitud tranquila ante el animal, si este es desconocido, continúe su camino sin demostrar ninguna actutu defensiva, simplemente ignore al perro. Si el animal es de confianza, acérquese al perro, tóquelo o juegue con él normalmente. Tampoco se debe insistir en que el niño haga lo mismo, pero muéstrele sus sentimientos positivos hacia el animal.

Es importante que desde pequeños, los niños se acostumbren a ver o estar con animales; para ello, puede también enseñarles fotos o contarles algún cuento sobre perros, gatos.

Como el miedo aparece porque hay alguien que lo enseña, desaparecerá cuando haya alguien que lo disuelva.


Sobre esta noticia

Autor:
Gema Ganza (12 noticias)
Visitas:
1500
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.