Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enrique Madrazo escriba una noticia?

Objetivamente

10/11/2011 22:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ya está aquí la nueva ley que agiliza el desahucio de viviendas, que elimina trámites innecesarios. Innecesarios al menos para el de siempre, el que la sufre

Uno no puede dejar de admirarse ante la objetividad a la que se debe un buen informador ante la noticia. Aunque se traten temas tan delicados hoy en día como el de los desahucios de viviendas. La noticia es la siguiente: hace cosa de una semana que entraba en vigor la reforma que agiliza el desahucio de viviendas. Se llama Ley de Medidas de Agilización Procesal y consiste en eliminar trámites innecesarios que alargaban la agonía unos meses, pudiéndose hacer efectivo el desahucio en un plazo de diez días, esto es, una vez presentada la demanda, comienza la cuenta atrás.

Hace cosa de un mes, el vocal del Consejo General del Poder Judicial, Miguel Collado, reclamaba, en la clausura de las jornadas de presidentes de audiencias provinciales de España, un "cambio urgente en muchos sentidos" para mejorar la eficacia de la Justicia española, porque ha asegurado que como está ahora no gusta. Venía a proponer una reforma legislativa de las normas que regulan el trabajo de los jueces, esto es, más herramientas menos burocráticas al servicio de la eficacia.

Echando la vista atrás, manteniendo siempre la objetividad, encuentro noticias de toda índole que vienen a refutar la teoría del Consejero del Poder Judicial. Como la ocurrida a principios de año, cuando saltaba a los medios el arresto de un presunto etarra y su posterior puesta en libertad porque la euroorden no era vigente. Posteriormente ha vuelto a suceder, esta vez porque la euroorden estaba caducada...; En mayo de este año nos hacíamos eco de los trabajadores despedidos en Mercadona. Uno de ellos, por ejercer su derecho de huelga el día 29 de septiembre de 2010, después de haber sido reiteradamente amenazado y coaccionado. Otra, por solicitar una reducción de su jornada laboral para atender a sus tres hijos (la despidieron a las tres horas de haberlo solicitado). También era noticia hasta hace bien poco el hecho de que haya despegado el último vuelo comercial desde el aeropuerto de Ciudad Real, un puro desastre ambiental y económico con una inversión de más de 1.000 millones de euros. Por otro lado, hace tan sólo unos días que se leía en los periódicos que, por orden de sus superiores, se prohibía a la Guardia Civil el poder denunciar el mal estado de las carreteras, entendidas como tal a las multas de tráfico de toda la vida, sólo que éstas se dirigirían a los responsables del estado de la vía.

Objetivamente, los ejemplos pueden ser muchos, y cada vez más en minúscula. Este cambio que sugiere el señor Miguel Collado, buscando una justicia que nos guste más, parece ser el libro de La Historia Interminable, algo que va desapareciendo porque cada vez menos gente cree en él. Es una reforma urgente, que se pide a gritos por las calles, y sin embargo lo que nos llegan son noticias acerca de recién paridas leyes que eliminan trámites innecesarios que facilitarán, en tan sólo diez días, que los propietarios de los pisos puedan disfrutar de las llaves. Bien es sabido quienes son esos nuevos propietarios, hasta hace poco "rescatados" (poco a poco, ¡cómo va desprestigiándose esa palabra!). Ellos, que se disfrazan de Pilatos, a los que tan sólo se les puede reprochar la ausencia de auxilio, dan la bienvenida a una reforma que acelera su recuperación, eliminando trámites que, todo sea dicho, sólo molestaba en el zapato de los bancos. Mientras tanto, el derecho de los ciudadanos va volviéndose cada vez más papel de váter. Papel con poca letra, para que no entretenga ni de pie a equívocos. Con manual de instrucciones que señala el camino de regreso hacia el desagüe. Y desde allí hay que gritar bien alto para que te oigan. Gritar que a la mierda todo. ¡A la mierda tanta dificultad auditiva! ¡A la mierda la objetividad!


Sobre esta noticia

Autor:
Enrique Madrazo (65 noticias)
Visitas:
1653
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.