Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

Las obras más caras de la historia

05/05/2010 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La obra Desnudo, hojas verdes y busto (1932) de Pablo Picasso vendida en la casa de subastas Christie´s de Nueva York por 81 millones de euros se ha convertido en la obra de arte más cara jamás vendida en una subasta y también en el Picasso más valioso hasta la fecha.

El malagueño supera de esta forma a Alberto Giacometti, que ocupó ese puesto durante apenas unos meses con su escultura El hombre que camina I (1961), subastada en la sede de Sotheby's en Londres el pasado febrero por 74, 3 millones de euros. Hasta esa puja, Picasso ostentaba el récordo absoluto con su Muchacho con pipa (1904), subastado en 2004 en Sotheby's por 104, 1 millones de dólares (74, 1 millones de euros).

Tras este nuevo récord para el mercado del arte hacemos un recorrido por las obras más caras de la historia.

Number 5 de Pollock. El número uno

El ranking de las obras más caras está encabezado por uno de los artistas norteamericanos más valorados y con más proyección, Jackson Pollock. Un lienzo abstracto titulado Number 5 (1948), de 2, 66 m. de alto y 1, 03 m. de ancho, realizado en 1948, fue vendido mediante una transacción privada por el coleccionista y productor musical y cinematográfico David Geffen al multimillonario mexicano David Martínez por 140 millones de dólares (109 millones de euros) en 2007.

La figura de Pollock cuenta con una serie de características únicas que le convierten en un "superventas". Tuvo una vida breve –tan sólo 44 años–, es decir, realizó un número de pinturas limitado. Está rodeado de una gran leyenda –neurótico, loco, atormentado, borracho, solitario...– pero, aún así, fue un referente en su tiempo liderando la corriente del Expresionismo abstracto e influyó en el devenir de la historia del arte inventando una nueva técnica conocida, desde entonces, como dripping (que consiste en dejar gotear o chorrear la pintura desde un recipiente con el fondo agujereado o desde un palo, espátula, pincel...). Utilizó, por primera vez este recurso en 1947 para sustituir a la pincelada, casualmente un año antes de realizar Number 5, la obra más cara de la historia... por ahora.

De Kooning y Woman III

El mismo vendedor, David Geffen; el mismo movimiento, Expresionismo –abstracto el primero, figurativo el segundo– y el mismo país, Estados Unidos. Está claro que la hegemonía norteamericana en la compraventa de arte no es un hecho aislado. Son los dueños del 46% del mercado global, es decir, están presentes en la mitad de las operaciones que se realizan anualmente en el sector.

Woman III (1952-53), un óleo sobre lienzo donde Willem de Kooning retrata de cuerpo entero a una corpulenta mujer en tonos azules y ocres, fue vendido al magnate Steve Cohen por 137, 5 millones de dólares (107, 2 millones de euros) en noviembre de 2006, también a través de una transacción personal. Se trata del único lienzo de la serie "Womans" del pintor neerlandés nacionalizado estadounidense que se encuentra en manos privadas –Woman I y Woman II son propiedad del Museo de Arte Moderno de Nueva York–. Woman III tiene el privilegio de ser, actualmente, la segunda obra más cara de todos los tiempos.

Picasso vuelve a la cumbre

La obra Desnudo, hojas verdes y busto (1932), subastada por 81 millones de euros, es el cuadro más caro jamás subastado y también en el Picasso más valioso hasta la fecha. El cuadro, que ocupa el tercer puesto en este ranking -aunque el primero en el de las subastas-, es un retrato de Marie-Thérèse Walter, joven a la que Picasso conoció mientras estaba casado con la bailarina Olga Khoklhova y que se convirtió en su amante con apenas 17 años.

Hacía cinco décadas que el cuadro no se mostraba en público. En 1951, fue adquirido por Sydney F. Brody, un constructor enamorado del arte moderno que amasó una de las mejores colecciones de EE.UU., la que ayer protagonizaba la subasta de Christie's. Entre otras joyas de dicha colección se vendió una escultura de Giacometti, Grande tête mince, (1954-1955) por 53, 2 millones de dólares y otra del mismo autor titulada El gato por 20, 8 millones de dólares.

Ayer, mientras los millonarios hacían sus ofertas en la sala de Christie's del Rockefeller Center, en el Museo Metropolitano de Nueva York, largas colas de amantes del arte esperaban con paciencia para visitar la muestra que le ha dedicado al malagueño con obras de su propia colección.

El hombre que camina: 75, 5 millones de euros

L'Homme qui marche I, de Alberto Giacometti, que ahora ocupa el privilegiado cuarto puesto representa el punto culminante de la experimentación del escultor suizo con la figura humana y pertenece a su etapa de madurez. La escultura estaba destinada a formar parte de un proyecto público encargado a Giacometti para una plaza del distrito financiero de Nueva York. Giacometti creó entonces varias esculturas, de las que sólo unas pocas subsisten: entre ellas, L'Homme qui marche I y II. Al darse cuenta de que tardaría muchos años en llevar a cabo el proyecto, el escultor terminó abandonándolo.

Esta era la primera vez en más de veinte años que salía a la venta una figura de Giacometti de un hombre que camina de gran tamaño. El pasado 9 de noviembre, en Sotheby's de Nueva York, otra obra de Giacometti, titulada L'Homme qui chavire, se adjudicó por 19, 3 millones de dólares (13, 2 millones de euros), muy por encima del precio estimado: entre 8 y 12 millones de dólares.

Hasta ahora, la obra pertenecía a la colección corporativa de Dresdner Bank AG, llegando a las manos del Commerzbank AG después de la última adquisición de Dresdner Bank en 2009. Commerzbank tiene la intención de utilizar los beneficios de la venta para reforzar los recursos de su nuevo Centro de Fundaciones, así como para proporcionar fondos a los museos asociados a los trabajos de restauración y programas educativos.

Klimt y Picasso, los más grandes

Sin duda, los verdaderos protagonistas del mercado. 135 millones de dólares fue la cantidad que desembolsó, en junio de 2006, el empresario de cosméticos Ronald S. Lauder por el retrato de Adele Bloch-Bauer (1907) de Klimt, la obra maestra del siglo XX austríaco, situándose, así, en una notoria quinta posición.

Este lienzo fue incautado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial por ser considerado "arte degenerado" y devuelto a la sobrina de la retratada tras siete años de batalla judicial con el Gobierno austríaco. El éxito de esta pintura hizo que Adele decidiera volver a posar para Klimt cinco años después. El resultado fue Adele Bloch-Bauer II (1912), subastado en la sede de Christie ´s en Nueva York por 87, 9 millones de dólares y situado, desde noviembre de 2006, en el octavo lugar entre los más caros.

Para ver a Picasso de nuevo hay que esperar hasta los puestos sexto y séptimo, donde se encuentran, respectivamente, Niño con Pipa (1905) y Dora Maar con gato (1941). El primero, perteneciente a la época rosa del pintor malagueño, muestra a un melancólico joven parisino que alcanzó, en mayo de 2004, la cifra de 104, 2 millones de dólares en una subasta de Sotheby´s en Nueva York. El segundo, un retrato de quien fuera su compañera sentimental durante siete años, la fotógrafa y pintora Dora Maar, fue subastado en la misma casa por 95, 2 millones de dólares.

Bacon, en el top ten

En mayo de 2008, el ruso Roman Abramovich –magnate petrolero y dueño del equipo de fútbol inglés Chelsea– llevó a cabo una operación multimillonaria comprando, en menos de una semana, dos pinturas de auténtica relevancia: Benefits Supervisor Sleeping de Lucian Freud (pintor de 86 años y nieto del creador del psicoanálisis) y Triptych de Francis Bacon. Esta última, realizada en 1976, consiguió entrar en el noveno puesto de la lista de los más caros gracias a los 86 millones de dólares que alcanzó en una subasta de Sotheby´s en Nueva York, cifra mucho más significativa si se tiene en cuenta el momento de recesión que vive la economía internacional aunque, actualmente, el cambio de la libra esterlina al dólar permite una rebaja sustancial del precio final de la venta para empresarios, como Abramovich, que tienen su sede en Inglaterra. Este tríptico fue la última obra que realizó el autor británico de origen irlandés antes de la gran exposición celebrada en el Metropolitan de Nueva York en 1974, convirtiéndose, de esta forma, en un icono de Bacon en la década de los setenta y una de las obras más importantes de toda su producción.

Van Gogh, desbancado

En una discreta décima posición aparece el Retrato del Dr. Gachet (1890). Es la primera versión de los dos retratos que Vincent Van Gogh realizó a un médico parisino amante del arte y amigo íntimo. En 1990 un millonario japonés pagó 82, 5 millones de dólares (alrededor de 12.000 millones de las antiguas pesetas) por este lienzo en una subasta realizada por Cristhie´s en Nueva York. Retrato del artista sin barba (1889), también del pintor holandés, ocupaba, hasta hace poco, un puesto doce que, además de cerrar la lista, permitía a Van Gogh situarse, con dos obras, al lado de los prestigiosos Klimt y Picasso. Sin embargo, fue desbancada en otoño de 2006 por un óleo abstracto del estadounidense Jasper Johns titulado False Start (1959), vendido por 80 millones de dólares, como no, por David Geffen –el mismo de Number 5 y Woman III–. False Start se convirtió, de esta forma, en undécima obra más cara de todos los tiempos; además, sitúa a otro autor estadounidense en el punto de mira del mercado y entre los pintores más rentables del mundo.

Renoir, En el Molino de la Galette

Una de las grandes víctimas por la reciente incorporación del nuevo Picasso y Giacometti a la lista de las obras más caras es esta obra impresionista que del décimo puesto pasa al duodécimo y sale del prestigioso 'top ten', Au Moulin de la Galette (1876) de Auguste Renoir. La obra representa a la célebre escuela francesa de la segunda mitad del siglo XIX, donde artistas, escritores, prostitutas y obreros acudían todos los domingos y festivos al famoso baile del Molino de la Galette del barrio de Montmartre de París donde una orquesta amenizaba la fiesta. Renoir estuvo allí y pintó del natural este lienzo para representar la vida moderna –verdadera obsesión del Impresionismo– y, de esta forma, inmortalizar, mediante el juego de luces y sombras, a la bohemia francesa de fin de siglo. En 1990 salió a subasta en la casa Sotheby´s de Nueva York y alcanzó los 78, 1 millones de dólares (en torno a los 11.300 millones de pesetas de la época).

Otros por encima de los 70 millones

Rothko, Rubens, Warhol, Tiziano, Eakins, Cezanne... son algunos de los artistas que no cuentan con obras dentro de las diez más caras pero que han logrado superar la cuantiosa cifra de los 70 millones de dólares. Mark Rothko y su obra maestra White center (yellow, pink and Lavender on Rose...), realizada en 1950 y subastada en Sotheby´s Nueva York por 72, 8 millones de dólares en 2007.

Dos días después de esta adquisición, Green Car Crash (Green Burning Car) de Andy Warhol se vendió por 71, 7 millones en una subasta récord de 384 millones de dólares en Christie´s Nueva York. La matanza de los inocentes (1611-12) de Rubens, Retrato del artista sin barba (1889) de Van Gogh o Retrato de Alfonso d'Avalos (1533) de Tiziano son las dos últimas obras que han logrado superar los 70 millones.


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
2942
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.