Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Obras de caridad con dinero ajeno

05/03/2011 16:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Según una leyenda medieval inglesa, un noble llamado Robin Longstride, más conocido con el nombre de Robin Hood, se cansa de aguantar las flagrantes injusticias, cometidas por el sheriff de Nottingham y por el príncipe Juan sin Tierra, y se convierte en un legendario forajido. Llevado por su gran corazón, se coloca voluntariamente fuera de la ley y se enfrenta de manera decidida a las ansias locas por acaparar todo tipo de riquezas del mencionado sheriff y de dicho príncipe, robando a los ricos lo que después reparte entre los pobres. No es de extrañar, pues, que el sheriff le persiguiera incesantemente con la malsana intención de insertar su cabeza en una afilada pica.

No nos hace falta ir hasta Inglaterra para encontrarnos con un tipo como Robin Hood. Aquí en España, en épocas pasadas, tuvimos también bandoleros famosos, sobre todo en la sierra andaluza. Hay constancia histórica de que se practicaba el bandolerismo desde tiempos muy remotos. Tito Livio, por ejemplo, nos cuenta que eran muchos los salteadores de caminos que asediaban a las caravanas que se aventuraban a comerciar en la Bética. El bandolerismo es un fenómeno muy complejo, enmarcado siempre en un contexto histórico y social de suma pobreza, por eso proliferó tanto a principios del siglo XIX. Entre los bandoleros famosos de esa época tenemos al barquero, llamado Andrés López, y sobre todo a José María el Tempranillo. José María el Tempranillo, al igual que Robin Hood, repartía de inmediato entre los pobres lo que robaba a los ricos.

En la actualidad, el bandolerismo también ha echado raíces en la clase política. Y estos nuevos bandoleros ya no necesitan ni de trabucos ni de pistolas para tener acceso a lo ajeno. Les basta con una pluma o un bolígrafo. El socialismo, con su obsesión enfermiza por torpedear la economía de mercado para que su negocio ideológico no se vaya al traste, se dedica afanosamente a repartir las riquezas, pero siempre las riquezas de otros. Los que profesan semejante doctrina suelen ser arrogantes en exceso y se creen moralmente superiores al resto de los mortales, a quienes culpan de las miserias que padece la humanidad. Y por lo tanto se creen con todo el derecho del mundo a ser ellos los que se dediquen a la redistribución de la riqueza ajena.

Aunque no siempre, hay veces que en ese reparto se distraen cantidades, y de una manera u otra se aumenta el patrimonio personal o el de los amigos con quienes se comparten afinidades políticas. Un caso muy reciente lo tenemos en la trama de los ERES falsos de Mercasevilla que cito de pasada, y otro el destapado recientemente en Asturias por la "operación Marea". Hace ya unos cuantos días que han sido imputados el ex consejero de Educación del principado de Asturias, José Luis Iglesias Riopedre, la ex "numero dos" del consejero, María Jesús Otero Rebollada y la funcionaria Marta Renedo Avilés, además de los propietarios de Igrafo y de Almacenes Pumarín.

Será la Justicia la que determine si en el caso de la Consejería de Educación hubo realmente cohecho, tráfico de influencias, fraudes y exacciones fiscales o si, por el contrario, son inocentes. De momento centraremos nuestra atención exclusivamente en la llamativa postura, adoptada por María Jesús Otero, la ex directora general de Planificación, Centros e Infraestructuras del Gobierno del Principado. Es evidente que María Jesús Otero, por las declaraciones que hace ante la juez que está llevando este caso, Ana López Pandiella, quiere aparecer ante la sociedad como una persona sumamente desprendida y misericordiosa. Según su propia confesión, los ingresos periódicos que recibía en sus cuentas corrientes de los dueños de Igrafo y de Almacenes Pumarín, eran destinados casi íntegramente a obras de caridad. Ni Robin Hood, ni el propio José María el Tempranillo lo hubieran hecho mejor que ella.

La ex directora general de Planificación reconoció ante la juez instructora, eso si, que había ayudado económicamente a Almacenes Pumarín en una época en que esta empresa tenía abundantes problemas de liquidez. Su ayuda consistió en girar efectos a esta empresa, "favor" del que nunca sacó beneficio económico alguno. E insiste María Jesús Otero, en la declaración prestada en el Juzgado de instrucción número 4 de Gijón, que ella jamás se ha dedicado a beneficiar a ninguna empresa de manera ilegal, y mucho menos con ánimo de obtener determinados lucros. La ayuda prestada a Almacenes Pumarín, según dice ella, hay que enmarcarla como una obra de caridad más.

Los dineros que periódicamente recibía de Almacenes Pumarín e Igrafo eran debidos, parte de ellos, a que les alquilaba apartamentos, e incluso su piso de LLanes; el resto, a juzgar por sus palabras, eran donaciones que los empresarios hacían a título personal para realizar acciones solidarias de caridad en países desfavorecidos. Y de hecho, según ella, todo ese dinero se destinaba puntualmente para colaborar en la financiación de diversos proyectos de cooperación solidaria en Cuba y en la República Democrática del Congo. La propia María Jesús sabrá hasta que punto es esto verdad, aunque va a tener muy complicado explicar convincentemente que su enorme patrimonio inmobiliario con que cuenta en el oriente de Asturias, fue hecho de manera exclusiva con su sueldo. Sus vecinos y conocidos naturalmente no se lo creen. Y de hecho la habían puesto un apodo muy significativo que, por si mismo, ya dice mucho: la llamaban "la Roldana".

José Luis Valladares Fernández

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1594 noticias)
Visitas:
312
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.