Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carolina Martin escriba una noticia?

La opaca realidad que nos rodea

22/02/2013 20:40 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La realidad actual supera ampliamente el libreto de cualquier guionista de cine catástrofe, la única diferencia radica en que seguramente el escritor podría dar un vuelco favorable a efectos de llegar a un final feliz

Los políticos continúan en su directiva de perseverar en una actitud de confusión, mentiras, verdades a medias, engaños absolutamente irrisorios y absurdos, intentado soslayar la patética realidad. Una realidad por demás lúgubre y trágica.

Inmersos en sus devaneos de corrupción, inmoralidad y escándalos dantescos van directamente hacia el declive categórico de la decadencia. Una decadencia que nos esta arrastrando a todos en un abismo que parecería no tener fin.

Una vez más el debate sobre el estado de la nación se conforma mayoritariamente de agresiones verbales entre los diferentes partidos, reproches por demás conocidos, aireados discursos y vacías palabras que no conducen hacia ninguna parte.

¿Qué hemos sacado en limpio los ciudadanos de a pie?. Pues nada, trágicamente hemos presenciado una obra teatral dramática sin ningún final. Hechos tan relevantes y categóricos como lo comprenden los diversos escándalos que involucran a muchos políticos que son los encargados de llevar las riendas del país se ven envueltos en diversas investigaciones judiciales sin que aparentemente los preocupe demasiado. Hablamos de millones de euros, que no se sabe de donde provienen, y que tienen destino desconocido.

Siguen actuado como los romanos, creando circo para el pueblo, para así poder distraer la atención del mismo de las cosas realmente relevantes que nos involucra a la gran mayoría de los ciudadanos.

Las medidas económicas, denominadas elegantemente “recortes” para lo único que han servido es para hundirnos más en la miseria y en el desempleo.

Sabiamente conocemos que esta famosa “crisis” no es únicamente nuestra, afecta a todo el mundo. Sin embargo hace unos años atrás intentaron inculcarnos que esta crisis era “nuestra” y consecuencia de un gobierno débil y inepto. Han pasado los años y los debates del congreso siguen siendo más o menos los mismos, lo único que ha variado es la postura que ahora si confirma que la crisis es mundial.

Una vez más el debate sobre el estado de la nación se conforma mayoritariamente de agresiones verbales entre los diferentes partidos

Vamos a ver, como es posible que estén tan convencidos que la mayoría de la población sea inculta, ignorante e incompetente para no darnos cuenta que las cosas en general no están mejores, sino que están peores. Nos sumergen en un mar de estadísticas y porcentajes que vaya a saber de dónde provienen y que después de anunciados resulta que cuyos valores difieren de los que maneja la UE.

La justicia investiga los casos y las personas, pero mientras tanto éstos siguen libres, realizando sus “operaciones comerciales” ajenos totalmente al escandaloso caso que los involucra. ¿Por qué?, porque están seguros que mientras el tiempo siga rodando, se iran realizando decretos, providencias o disposiciones perfectamente legales que finalmente los ampararan y aquí no ha pasado nada.

Hay dos grandes consecuencias a tener en cuenta, primero la imagen distorsionado que se esta dando a nivel mundial de un país cuyos habitantes quieren despegar, crecer, trabajar y salir adelante, pero que al existir un ambiente caótico como el tsunami que nos ataca los grandes inversionistas y las multinacionales se alejan y con ellas las posibles fuentes de trabajo que pudieran generar.

El otro terrible efecto, es el que vivimos y padecemos la mayoría de un pueblo que ve como se mancillan sus vidas sin aparente horizonte alguno. Padecemos más de un 26% de paro, el cual se agota al igual que nuestras ilusiones. Soportamos una suba imparable de todos los artículos de primera necesidad y también de los que no lo son. Los carburantes han elevado sus costes invariablemente, aun cuando el precio del petróleo en el mundo haya caído o no. Los suministros de agua, gas y electricidad se han tornado onerosos en una gráfica ascendente que solo favorece a las compañías. Ni hablar del teléfono que ha pasado de ser una necesidad a un cáncer económico, el más caro de toda Europa y el peor servicio también. Nos obligan a pagar impuestos exorbitantes, aumentan el IVA, cambian las normativas del IRPF… Cada día pagamos más y nuestros magros ingresos se diluyen como agua entre los dedos. Los salarios han bajado de forma proporcionalmente inversa a los porcentajes que han aumentado todos los productos. Y como si todo esto fuera poco han facultado a los empresarios a devaluar nuestros contratos laborales, salarios y demás beneficios a su antojo.

Si seguimos así seguramente llegaremos a trabajar a cambio de casa y comida. Ya no podemos ir al cine o a comer a un restaurante, porque no podemos permitirnos lujos. La sociedad actual está en un declive infrenable realizando un viaje en el tiempo, donde la humildad, la incultura, la ignorancia y la esclavitud era la amarga realidad. Hemos evolucionado, sin embargo creo que no lo suficiente para decir “basta ya” y poner definitivamente remedio a esta agobiante situación.

La sanidad pública que fuera ejemplificante en Europa y cuyo modelo quiere copiar EEUU ha sido mancillada restando prestaciones y beneficios que la han herido de muerte.

La educación asimismo ha sido escarnecida y deslucida gravemente, pero no de forma arbitraria podría decirse, ha sido con premeditación y alevosía por que como bien se ha dicho por ahí un pueblo inculto es más fácil de dominar. Y si las futuras generaciones reciben un legado de miseria educativa, cultural amén del austero futuro que les aguarda de no enmendar la caótica situación en que vivimos.


Sobre esta noticia

Autor:
Carolina Martin (101 noticias)
Visitas:
801
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Irurueta (22/02/2013)

Realidad pura y triste es posible que se haga algo para cambiarla, todo es cuestion de querer hacerlo de verdad