Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

Cuando el orgullo no te deja decir lo siento

04/06/2019 18:52 7 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es normal que al principio cueste mantener la mente fría, pero una vez pasado el momento inicial, lo mejor es saber decir lo siento

Cuando nos enfadamos con la persona amada, es normal que aparezca un poco de orgullo. No obstante, hay que saber lidiar con él, ya que querer llevar en todo la razón absoluta, lo único que hará será alejarnos de la comprensión y de la comunicación con la otra persona.

Tenemos que intentar dejar el orgullo en un segundo plano, sólo así el respeto fluirá entre ambos. Es verdad que no siempre es fácil controlar este sentimiento, podemos hasta llegar a vivir una auténtica lucha interna al procurar calmar esta emoción. El orgullo es un sentimiento que aparece siempre en aquellos momentos en que sentimos que tenemos que defendernos. Es muy habitual que pueda aparecer a causa de una discusión en la que creamos que tenemos razón. Pero no nos podemos quedar en esa posición, tenemos que practicar la empatía, procurar entender qué ha vivido y experimentado la otra persona durante el conflicto. Seguro que nos llevamos una sorpresa al experimentar la situación desde la otra perspectiva.

Es natural que, en un principio, aparezca el sentimiento de orgullo, sin embargo, somos seres racionales, debemos aprender a controlar esta emoción y comprender que no tenemos la razón universal. En una discusión las dos partes tienen su porción de razón y su dosis de culpa, por tanto, es esencial bajarse de la posición de superioridad a la que solemos elevarnos.

Pero, ¿qué es lo que nos empuja al orgullo? El origen de este sentimiento es totalmente emocional. Quizás a veces tendemos a ser demasiado tercos y nos cuesta abrir la mente y entender que no todo gira en torno nuestro. Debemos por lo tanto evitar posicionarnos como si tuviéramos la razón absoluta, en la vida, no todo es blanco o negro, también hay grises como alguien me dijo una vez.

Somos seres racionales, debemos aprender a controlar esta emoción y comprender que no tenemos la razón universal

Para poder dejar el orgullo es esencial fomentar la comunicación. Es decir, entender que el otro también tiene algo que decir. Se trata de aprender a escuchar. Tal vez, una de las causas por las que una persona puede posicionarse en la cima de la razón sea porque esa situación ya se haya dado en varias ocasiones y nunca se ha resuelto. Resultaría interesante ver estas discusiones como la oportunidad perfecta para mejorar nuestra relación y avanzar. En realidad esto hace que una pareja se pueda conocer de forma mucho más profunda.

También suele pasar que se está constantemente discutiendo sobre lo mismo. Pero no hay un objetivo claro en estos conflictos, no se resuelve el problema. Y por ello, debe nacer un compromiso por parte de los dos que abogue para disfrutar de una convivencia más próspera y positiva.

En definitiva, la causa más habitual de que haya orgullo es que no nos ponemos en la posición de nuestra pareja. No queremos ver más allá de nuestra verdad y no entendemos que, la otra parte, también vive y siente las cosas de otra manera. Se trata de quitarse de encima ese ego acaparador e intentar comprender los sentimientos de la otra persona en la discusión.

Igual deberíamos sentarnos tranquilamente un rato y preguntarle a nuestra pareja acerca de sus razones. Seguro que nos dará sus motivos, esos que le han hecho actuar de una determinada manera. Escuchar es el paso esencial para que la relación sea mucho más positiva y beneficiosa para ambos.


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (281 noticias)
Visitas:
5460
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Susana (05/06/2019)

Una de las cosas que más nos cuesta a todos es reconocer cuando hemos cometido un error.A veces pareciera que nos creemos perfectos en todo. buen artículo.

0
+ -
Responder

Usuario anónimo (05/06/2019)

Sí mejor es sentarte frente a tu pareja y hablar de lo que te a echo tanto daño, si tienes la oportunidad de hacerlo. Pero no siempre es orgullo.
Un saludo

0
+ -
Responder

Aicrag (05/06/2019)

Pues será tozudez, una idea errónea en la que cabeza. O quizás inseguridad, en cualquier caso, orgullo o no, es un arma para defenderse. Pero, ¿de qué? ¿No debería el amor estar por encima de todo?
Un saludo

0
+ -
Responder

Usuario anónimo (06/06/2019)

Si esta claro que el amor está por encima de todo

0
+ -
Responder

Aicrag (07/06/2019)

Entonces sólo habría que demostrarlo y dejar de lado el orgullo.En teoría sería así de sencillo.

0
+ -
Responder

Usuario anónimo (07/06/2019)

Pues sí estoy contigo sería solo cuestión de demostrarlo
Un saludo

0
+ -
Responder

Aicrag (07/06/2019)

jejejjej, claro pero aquí surge el dilema. ¿Quién da el primer paso?