Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Libroscolgados escriba una noticia?

Oriana Fallaci entrevista a Oriana Fallaci

28/07/2011 10:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Traducido y editado por Tomás G. Muñoz, Marbella

Un comentario:

La periodista y escritora Oriana Fallaci se apaga poco a poco, devorada por un cáncer que no acaba de dar su última estocada. De rancia estirpe antifascista, es rabiosamente anticomunista [perdió su primer empleo de repórter en un diario de su Florencia nativa al negarse a escribir flores sobre Palmiro Togliatti, el dirigente comunista italiano], pero también anti-Pinochet, anti-Arafat y anti todo lo que que huela a imposición, a la mentira maquillada de verdad. Pero, se engaña quien la tache de liberal. La Fallaci es "libertaria, " moderna Quijote-Savonarola-Bruno-Mastro Cecco que en faldas o vaqueros, da igual, va por el mundo desfaciendo entuertos, sin etiquetas confesionales, políticas o filosóficas. En el México de 1968, herida y dada por muerta, la rescatan entre un montón de cadáveres durante la asonada de Tlateloco...

A caballo entre Florencia y Nueva York, los episodios del 11-S la llevan a escribir La Rabia y el Orgullo en 2002. Vuelve en 2004 con La Fuerza de la Razón, ambos best sellers, y ambos con un apasionado contenido anti-islámico.. Aparte de sus numerosos reportajes, ha escrito Nada, y así sea [1969]; Un Hombre [1974], Entrevista con la Historia [1974], Carta a un niño que nunca nació [1975] e Inshallah [1990].

Reproducimos a continuación su auto-entrevista, aparecida en el milanés Corriere della Sera en agosto pasado. Esperemos que no sea la última...

"Haremos una entrevista política, amiga mía. ¿Lo sabe?

Tal vez Oriana Fallaci sea la única persona en el mundo con la capacidad de entrevistar a Oriana Fallaci. La única persona que la escritora halle suficientemente preparada y seria para transmitir su pensar correctamente, sin disfraces, sin sucesivas turbaciones y quejas. Así nace esta entrevista, del género de las "entrevistas imposibles, " pero con una distinción fundamental: es la entrevistada quien escoge a la entrevistadora. En el ámbito de que "todo es posible, " no sólo se escoge a sí misma, sino que escoge "los mejores años."

"Usted, dice Oriana Fallaci a su entrevistadora, pertenece a mi pasado. Yo pertenezco a mi presente. Si los mezclo, sufriría traumas para los que no estoy preparada." En suma, se confía a una entrevista, tal vez la última, a la Oriana Fallaci de Entrevistas con la Historia, con el duplo objetivo de cerrar el ciclo y de entrar in extremis en la Historia escrita por las personas más significativas de la segunda mitad del Novecientos que han compartido, aparte de la época, el hecho de dejarse entrevistar por Oriana Fallaci. Así sea que, dice la entrevistadora, "esta entrevista no tendrá nada en común con aquellas que hacíamos a los poderosos de la tierra."

Partiendo de su propio mal, el tumor que ha golpeado sus vías respiratorias y que extiende sus tenazas en "Italia, el Occidente, Europa, " la escritora recorre los temas que ha desarrollado en el pasado más reciente, que la fecha del 11-S separa de los hechos que pertenecen al pasado más remoto.

Sobre las torturas en la cárcel de Abu Graib, que evidentemente le crean alguna turbación, afirma: "Quería dejar mi casa en Nueva York y devolver a Rumsfeld mi Permanent Resident Card." La diferencia entre la Derecha y la Izquierda no existe más: una única tropa que combate contra sí misma. La Derecha obscena, la Derecha reaccionaria y obtusa, feudal, no existe más en Occidente: gracias a Dios. O existe solamente en el Islam. Es el Islam. De los mensajes de estima y de reconocimiento que le llegan, se asombra: "Caramba, pensaba que la inmensa mayoría de los italianos eran fans de Alberto Sordi, y sin embargo..."

A la pregunta, "¿A quién vota?" responde: "No me identifico con ninguno, y no delego a nadie la ardua tarea de representarme." "¿Y si le ofreciesen un escaño de senadora vitalicia?" "Impensable. Inconcebible. Ciampi [el Presidente de la República] prefiere a Mike Bongiorno o Stefania Sandrelli."

"Usted gustaba de Berlinguer [Enrico, Secretario del Partido Comunista Italiano – PCI, del 1972 a 1984], eso se sabe." "Me gustaba, sí." "¿Conoce a Fassino [el actual Secretario de Demócratas de Izquierda, nuevo nombre del PCI?" "... un jovencito largo largo y seco seco [...], una de cuyas entenadas se acostó con Carlo Alberto?" "¿Pero no hay realmente nadie de la Izquierda que le traiga alguna fe?"

"Me temo que no. [...] y esto sin contar los errores y las faltas que por otra parte me desalientan y que de hecho me indignan." "¿Por ejemplo?" "... el hecho de que no hayamos tenido los cojones de dar un funeral de Estado a Quattrocchi [rehén italiano trucidado por una banda de la resistencia iraqí]."

Sigue una recua de caracterizaciones de personajes escogidos entre las tropas de la Derecha, lo que lleva directamente a Berlusconi [presidente del Milan y controvertido Primer Ministro]" "Nunca he apoyado a Berlusconi, " "¿En su opinión, cuál sería su principal error?" "El hecho de que, creyéndose un genio [...] casi siempre se rodee de personas que no valen un rábano [...] Un buen asesor lo tenía [...] era Giuliano Ferrara [Director del periódico Il Foglio" y, por afirmación propia, "colaborador de la CIA."

"He conocido a más hombres poderosos que todos los que haya conocido [Berlusconi] y puedo asegurar que de cada diez, cinco eran unos pobres comemierdas." Oriana Fallaci deja a salvo sólo a Jomeini, Deng Xiao Ping, Golda Meir y ["tal vez"] Indira Ghandi. Mientras tanto, los líderes verdaderos de nuestra época son solamente Karol Wojtyla e Bin Laden. George W. Bush "no es un águila, " John F. Kerry [candidato a la Casa Blanca] es un pequeño Carlo Alberto de Colorado."

En cuanto a las organizaciones internacionales, la Unión Europea se trata de un "club, voluntad de los jefes de este continente, o sea Francia y Alemania. Olvida la Sra. Fallaci las raíces italianas en Europa, nacidas del Manifiesto de Ventotene [1941, una especie de biblia sobre la unidad europea], de una supernación, de un superestado en el que se hablan una veintena de idiomas, aunque sólo cuenten el francés, el alemán y el árabe." Sobre las Naciones Unidas, "¿ qué haya jamás hecho sino derrochar miles de millones y vivir de la renta con las palabras Paz y Humanitarismo? [...] Del resto, la ONU nunca condenó el antisemitismo que plaga a Europa.

¿"Alguna vez se le ocurre cambiar de parecer?" "... en el tema de justicia social, no lo cambié [...] nunca podré alinearme en un equipo de fútbol que se llama Derecha."

Hay quien ve en los libros más recientes de Oriana Fallaci, que tienen un seguimiento fantástico y gloriosos resultados de venta un ataque a Europa, orquestado por una mano oculta.

Puede ser.

Nosotros, en esta entrevista, vemos la tentativa extrema de un artista que no quiere morir del todo. Como Luca Signorelli en la Catedral de Orvieto, que se autorretrata junto al Angélico en una esquina del fresco Historia y prédica del Anticristo, o como Mozart, gravemente enfermo y solo, que dictó su Réquiem a quien pasa por haber sido su peor enemigo, el músico y compositor Antonio Salieri. Pero con mayor ligereza. La muerte, después de todo, da miedo, pero es como el león de Hailé Salassié, Emperador de Etiopía: se nutría de carne, rugía, pero la gente no la comía.

El último personaje entrevistado en en ciclo de la Historia vivida y reportada por la periodista Oriana Fallaci es un símbolo de la época en que vivimos. Sombra de sí mismo, golpeado por un padecimiento terminal, arraigado en recuerdos heroicos, a ideas contradictorias y a juicios que con el tiempo devienen prejuicios, está enfermo de un envidioso rencor que se adivina venir de un pasado prometedor, salpicado de desilusiones, y transformado en una vejez sin esperanza. Pero con la dignidad y la fiereza que provienen de un origen libertario, culto, despreciante, y, en el fondo, anárquico y muy... florentino.

¿Por qué ir a buscar a un pobre diablo que se sienta en el trono de la autoridad política? ¿porque "se sacó la lotería, " un "pobre comemierda, " una "nulidad" como Chirac o Schröder, cuando se puede ir al bar de la esquina y obtener el mismo o mejor resultado? De hecho, ¿por qué no hacer todo en solitario y recoger las declaraciones espontáneas sobre ella misma, de la viva voz de la protagonista de su propia vida?

Fallaci dixit.

Octubre 15, 2004


Sobre esta noticia

Autor:
Libroscolgados (718 noticias)
Fuente:
libroscolgados.blogspot.com
Visitas:
423
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.