Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Orlando González Alonso: el talento contemplativo

07/01/2013 20:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Orlando González Alonso es un hombre paciente y contemplativo; da la impresión de que lo observa todo con discreción y mesura. Su mundo profesional ha sido el de los seguros pero desde chico tenía una gran inclinación hacia el dibujo, vinculado a la Escuela Luján Pérez con Felo Monzón, a comienzos de los años 80 comienza a experimentar sobre la realidad. En los noventa ya hacía bodegones y paisajes a los que se les puede atribuir un carácter romántico. No es rara esta vinculación con el paisajismo puesto que Miró Mainou, Juan Betancor y Emilio Machado fueron sus orientadores en el mundo de la plástica. imageimageimage A Orlando la pintura se le ha afianzado en la madurez, y -pese a esta tardía iniciación- su pintura tiene fuerza poética y visual. En su recorrido destacan sus imágenes del interior de la isla, con unas cumbres, unos caseríos y unos valles idealizados. También se ha aplicado al serialismo en su tratamiento de variantes sobre la idea de la columna, elemento arquitectónico clásico que él sabe potenciar. Algunos de sus cuadros más misteriosos y elogiados son sus interpretaciones de Manhattan, pues Nueva York es una ciudad que conoce y ama a través de sus museos, de su arte callejero, de su poderosa iconografía. En los últimos trabajos Orlando González evoluciona desde una mirada realista hacia propuestas que lindan con el expresionismo. En sus presentaciones Rosario Valcárcel ha sabido interpretar sus mensajes. image Puede que Orlando sea un hombre de aspecto abstraído y melancólico, pero en realidad este soñador lleva consigo un mundo interior bien amueblado, esa isla que alumbra desde su casa-cueva en la zona alta de San Mateo. Imbricado en la naturaleza, siente que la isla le proporciona cielos, mares, barrancos, umbrías, pinares, soledades y reencuentros. Su relación con el promotor cultural Diego Casimiro le ha impulsado a participar en recientes exposiciones colectivas, y se puede decir que es ahora cuando Orlando está consiguiendo nuevas vías de afianzamiento artístico, podría afirmarse que es en estos últimos años cuando acomete su trabajo pictórico -siempre sosegado y silencioso- con un mayor nivel de seguridad expresiva. En su depuración estética, el descriptivismo de décadas anteriores llega a desembocar en el abstracto. Quizá el problema de Orlando sea su aparente timidez, esa humildad del insular, aparentemente maguado pero que en realidad está lleno de sueños, de imágenes que poco a poco suben a la superficie y, cuando afloran, nos hablan de un talento que se ha ido consolidando con el paso del tiempo. Y este hombre que lo observa todo sabe que lleva consigo una fuerza creadora capaz de seguir aflorando con la fuerza de un volcán.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (1057 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
3434
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.