Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elgrumete escriba una noticia?

Un país de mariquitas ciegas

19/03/2010 12:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nueva incursión en el país de nunca jamás

Por petición popular, tanto ha sido el interés despertado por mi anterior narración descriptiva, voy a seguir dando a conocer los hábitos contraídos por la gente de aquel país, ubicado en la Europa del sur. Ruego se abstengan de seguir leyendo, aquellos que consideren que su sensibilidad puediere resultar lesa, dado el realismo que se desprende del relato, basado integramente en hechos reales Lo cual puedo acreditar con la pertinente documentación.

Recorriendo sus diferentes provincis, fui constatando progesivamente, que sus habitantes estaban trastocados en lo más profundo de sus seres. Hombres y mujeres aparecían separados existencialmente como cabras y ovejas. Tuve dificultad en discernir, si esta mutación o fenómeno, se les comunicaba por transmisión genética o por inculcación de hábitos y modales.

Habían llegado a dominar de maravilla el arte de la simulación, como si esa división en dos bandos no existiera. Seguían haciendo, de una manera automática, vida aparentemente normal. Hombres y mujeres se casaban entre ellos y tenían dscendencia. Esto creo que lo hacían instintivamente, para perpetuar la especie, aparte de para simular normalidad... Pero, a ellos, se les veía el plumero... No se daban cuenta, y los veías circular arriba y abajo como pavos reales, que exponen un gran abanico de colores en sus plumeros traseros.

Patético sería poco, yo definiría de lamentable el espectáculo que ofrecían aquellos pobres hombres. Tanto por sus hábitos invertidos como por su ceguera. Al parecer, todos creían fírmemente, no se por cual regla de tres, que el apareameniento homosexual era obligatorio. Y así lo llevaban a cabo sin pestañear, convirtiendo la sociedad en una conejera. Al punto que, si alguien se negaba a esas prácticas irracionales, era rechazado en bloque por todo el resto.

Creo saber que, esos insectitos llamados ‘ mariquitas’ , son ciegos. Y no encuentro mejor apelativo para definir la población masculina de ese país, que el de ‘ mariquitas ciegas’ , ya sea por su colorido indiscreto como por su ceguera.

Se preguntarán que suerte corrían las mujeres de aquel lugar. Quisiera olvidar la impresión que me produjeron, pero no he podido. Al revés que sus congéneres ‘ las mariquitas ciegas’ , que llevaban plumero y voz cantante, ellas estaban, simplemente, obligadas a presenciar el espectáculo ofrecido por sus maridos, sus hijos, sus amigos, sus propios padres... No tenían más remedio que visualizar como todos ellos se buscaban y se apareaban entre si.

Creo que la sensación que llegaban a tener ellas, es la de sentirse como una subraza, desprovistas de incitación a la libídine. Y supongo que muchas decidieron, antes que secarse, buscarse entre ellas y aliviarse entre si mismas.

Gran maravilla es que, ni en unas ni en otros, se intuía la menor toma de conciencia del revés que había tomado su existencia. Algo hacía pensar en una alienación provocada por un ente desconocido. Y el general mutismo e irreflexión a que fueron sometidos, impulsaba y potenciaba el nuevo orden establecido.


Sobre esta noticia

Autor:
Elgrumete (10 noticias)
Visitas:
600
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.